¿El FAFSA del próximo año ya está fuera de control?

Delahunt echoed that sentiment, noting that a delay in the release date would not be as concerning as a repeat of last year’s technical glitches and delays.

“I think most folks in the field would rather have a well-functioning form that’s delayed than a rushed form that’s problematic,” he said.

So while many in higher ed are cautiously optimistic about the department’s ability to meet the Oct. 1 deadline, there is also a sense of resignation that another rocky rollout could be in the cards.

“We’re hopeful that they’ll get it right this time,” Reddy said. “But we’re also prepared for the worst.”

Only time will tell if the Education Department can deliver on its promise of a smooth FAFSA rollout this fall. And for now, enrollment managers and financial aid professionals are left to wait and see, hoping for the best but bracing for the worst.

Si el departamento necesita más tiempo para que funcione correctamente, preferiría que lo hicieran, siempre y cuando no sea un retraso continuo en la fecha de lanzamiento. Y preferiría que comunicaran eso ahora mismo.

Planes de respaldo

Una vez que los estudiantes envíen sus formularios, es crucial que las universidades actúen rápidamente, dijo Feldman, señalando que la brecha entre la disponibilidad del formulario y el acceso de las instituciones a los datos fue un factor importante en el fiasco de este año.

“El día en que lo lanzan para que las familias ingresen datos debería ser el mismo día en que la funcionalidad esté disponible para enviar esos datos a la escuela para que las escuelas puedan ser buenos socios en ayudar a los estudiantes a completar el FAFSA y comprender los resultados”, dijo Feldman. “Realmente no tiene sentido que los estudiantes comiencen un FAFSA y luego, si quedan atascados, nadie pueda ayudarlos.”

LEAR  Enfrentando el mito de la educación con el Dr. Jon Shelton

Muchas universidades están preparando una opción de respaldo en caso de que el departamento no tenga un formulario funcional para octubre.

Cuando los retrasos se volvieron insostenibles esta primavera, tanto las Universidades de Southwestern como de St. Louis lanzaron sus propias versiones del formulario para impulsar el proceso de empaquetamiento de ayuda financiera. Delahunt y Reddy dijeron que la medida evitó algunos de los peores impactos en la inscripción del lanzamiento fallido, y ambos planean usarlo nuevamente este otoño.

“Creo que nuestro formulario, que creamos por necesidad, se convertirá en una herramienta regular a partir de ahora”, dijo Delahunt.

Que las universidades sientan la necesidad de este tipo de medida de seguridad refleja cuán profundamente el lanzamiento fallido ha erosionado la confianza de la comunidad de ayuda financiera en el departamento. La mejor manera de recuperar esa confianza, dijeron varios funcionarios de ayuda financiera, es que el Departamento de Educación sea transparente sobre cualquier retraso potencial y transparente sobre lo que causó el desastre del año pasado.

“Necesitamos comunicaciones claras y honestas. Y necesitan asumir el problema”, dijo Reddy. “Hasta ahora, eso no ha sucedido.”