De ranas, abejas, avispas y mariposas

Estamos viviendo una crisis mayúscula, y no por política, economía o democracias, sino porque la tierra y sus recursos tal y cual la conocemos, se va transformando, en una agonía progresiva