¿Una boda sin marido?

Una agencia de viajes japonesa ofrece la posibilidad de vivir el sueño de sentirse como una novia