Chuzazos al corazón

Dos heridas en el pecho le bastaron para acabar con la vida de quien se suponía era su amigo