Aaron Rupar: ¿Qué hay detrás del Proyecto 2025?

El blogger Aaron Rupar, escribiendo en “Public Notice”, resume el objetivo del Proyecto 2025, que es un extenso documento que describe los planes de la próxima administración de Trump. El objetivo principal, escribe Rupar, es abolir la 22ª Enmienda, la que establece límites para los presidentes en dos mandatos. Su esperanza: Trump de por vida. En los últimos días, Trump insistió en que no sabe nada sobre el Proyecto 2025 o quienes lo escribieron. Es difícil de creer, ya que los autores sirvieron en su administración, y el proyecto fue patrocinado por la Fundación Heritage. Hay una foto de Trump estrechando la mano de Kevin Roberts, el Presidente de la Fundación Heritage, en el feed de Twitter de Heritage. Trump debe haber olvidado que lo conoce.

Rupar escribe:

El Proyecto 2025, el plan republicano para aniquilar funcionalmente no solo al gobierno federal sino también a la democracia si Trump gana en noviembre, es un desfile incesante de horrores.

¿Prohibir la píldora del aborto a nivel nacional? Comprobado. ¿Revertir las protecciones para las personas LGBTQ? Comprobado. ¿Deportar literalmente a millones de inmigrantes indocumentados? Comprobado. Pero entre cada objetivo objetivamente horrible hay uno aún más insidioso: abolir la 22ª Enmienda, que limita a los presidentes a dos mandatos. Es un plan descarado y claro para mantener a Trump en el cargo mucho más allá de 2028.

No es como si esto fuera genuinamente inesperado. Para julio de 2019, Trump había “bromeado” al menos seis veces sobre ser presidente de por vida. Flotar esa posibilidad, como lo hizo Peter Tonguette la semana pasada en The American Conservative, es una gran oportunidad para mostrar lealtad a un candidato que valora la lealtad por encima de todo.

The American Conservative es un “socio” del Proyecto 2025, junto con luminarias como el bufete de abogados America First Legal de Stephen Miller (actualmente demandando a todos por los esfuerzos más suaves de diversidad) y el Instituto Claremont, que nos dio a Christopher Rufo y a las Mamás por la Libertad.

Como señala Media Matters, el razonamiento en el artículo de Tonguette es dudoso en el mejor de los casos, pero eso realmente no importa. El Proyecto 2025 no se basa en leyes sólidas, respeto por la democracia o una comprensión de la historia. Se basa únicamente en la noción de que Trump debería tener permitido exhibir un poder crudo, vicioso y descontrolado.

El artículo de Tonguette ni siquiera se molesta con la pretensión de que deshacerse de la 22ª Enmienda fortalecería la democracia en general. En cambio, el artículo se basa en la noción absolutamente infundada de que cuando se aprobó la enmienda, nadie podría haber previsto que un presidente sería elegido para términos no consecutivos.

LEAR  El programa de educación sobre pesticidas regresa a las aulas del Condado de Washington

Aunque Tonguette menciona a Grover Cleveland, a quien cada niño de la escuela aprende que de hecho sirvió dos mandatos no consecutivos, parece pensar que tal vez la gente no estaba al tanto de él cuando se aprobó la 22ª Enmienda en 1951. Tonguette desestima la existencia de Cleveland simplemente escribiendo: “En tiempos modernos, es virtualmente inconcebible que alguno de los presidentes de un solo mandato destituidos hubiera pensado seriamente en postularse de nuevo contra el mismo oponente (ahora ocupante de la Casa Blanca) que los había vencido cuatro años antes.”

También es inconcebible que millones de estadounidenses se alineen para un candidato que incitó una insurrección, enfrenta 91 cargos criminales, fue encontrado responsable de abusar sexualmente de E. Jean Carroll y que recientemente estaba mendigando dinero para pagar su enorme fianza y apelar su pena por fraude civil en un caso diferente, pero aquí estamos.

Al igual que muchos otros proyectos del Partido Republicano moderno, el nuevo odio a la 22ª Enmienda es increíblemente hipócrita.

Aunque hubo múltiples intentos fallidos de establecer límites de mandato presidencial antes de la aprobación de la 22ª enmienda, la mayoría republicana de la Cámara de Representantes priorizó el tema después de la muerte de Franklin Delano Roosevelt en 1945. Ningún republicano rompió la línea del partido durante votos clave del Congreso sobre la enmienda, pero fueron apoyados por demócratas sureños que estaban enojados porque el presidente Harry Truman continuaba las políticas económicas liberales de FDR.

Para ser justos, vagamente discutir la idea de un tercer mandato ha sido un procedimiento estándar para muchos presidentes de dos mandatos, con el presidente Barack Obama diciendo que probablemente habría ganado una tercera elección y el presidente Bill Clinton diciendo que probablemente se habría postulado para un tercer mandato si fuera posible. Sin embargo, el único impulso serio por un tercer mandato vino del presidente Ronald Reagan, que dijo en 1987 que “le gustaría iniciar un movimiento” para derogar la enmienda porque interfería con el derecho a “votar por alguien tantas veces como quisieran hacerlo”. Reagan dijo que no quería esto para él, pero presionaría en ese sentido en el futuro, pero como muchas cosas que dijo, eso fue algo menos que veraz, ya que los republicanos recaudaron fondos en base a la posibilidad de un tercer mandato de Reagan a partir de 1986.

Volviendo al argumento de Tonguette, se basa en gran medida en su afirmación de que Trump es increíble y históricamente popular, por lo que debería obtener un tercer mandato. Esto, por supuesto, ignora el hecho de que Trump en realidad no es tan popular. Perdió el voto popular tanto en 2016 como en 2020. En 2016, Hillary Clinton lo derrotó por 2.87 millones de votos, mientras que en 2020, Biden lo venció por más de 7 millones.

LEAR  El bailarín Graziano Di Prima de Strictly Come Dancing de la BBC es eliminado del programa.

Gran parte de la discusión posterior a 2020 de los republicanos, las partes que no son teorías de conspiración desquiciadas, se ha centrado en la indignación de que cualquiera pudiera ignorar los 74 millones de votos de Trump. No está claro qué quieren decir los conservadores con eso, salvo que incluso cuando tienen menos apoyo y no ganan elecciones, aún deberían dirigir las cosas.

Y de eso se trata el Proyecto 2025. Los republicanos quieren consagrar permanentemente sus políticas minoritarias en la ley a pesar de que lo que quieren es ampliamente impopular. El cincuenta y nueve por ciento de los estadounidenses quieren que el aborto sea legal. Más de la mitad de los votantes registrados y probables no quieren votar por alguien que convierta en su principal problema el robo de la atención médica a los jóvenes transgénero. Casi tres cuartas partes de los adultos estadounidenses quieren que el gobierno tome medidas audaces para combatir el cambio climático.

El Proyecto 2025 se trata de promulgar el gobierno de la minoría en Estados Unidos inmediatamente después de la elección de Trump. Para hacerlo, Trump primero tendría que debilitar las protecciones del servicio civil, que garantizan que los empleados federales no tengan que adherirse a la política de ningún presidente dado.

Trump intentó esto al final de su mandato, emitiendo una orden ejecutiva que habría convertido a miles de empleados civiles federales en empleados a voluntad. Cuando no ganó un segundo mandato, no tuvo tiempo de implementarlo. Esos empleados apolíticos, hasta 50,000 personas, serían reemplazados por leales a Trump. El poder se consolidaría completamente en el poder ejecutivo.

Por supuesto, a los republicanos no les gusta que el poder ejecutivo, actualmente liderado por un presidente demócrata, tenga algún poder y han estado comprometidos en un proyecto de décadas para desmantelar el estado administrativo. Los conservadores en la Corte Suprema están ayudando bastante con este proyecto. Pero ese péndulo se movería rápidamente en la otra dirección si Trump retoma el poder, momento en el que los conservadores volverán a amar la consolidación de todo el poder en el poder ejecutivo porque el estado administrativo estará completamente subordinado a Trump.

LEAR  Candidatos del telégrafo reciben plazo del 19 de julio en guerra de ofertas de £600 millones | Noticias de negocios

Las comparaciones con líderes fascistas históricos una vez se sentían exageradas, pero con Trump declarando que sería un dictador el primer día de su presidencia, esas comparaciones ya no parecen tan hiperbólicas. Sin embargo, Trump tiene análogos mucho más modernos. El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha destrozado los intentos nacientes de democracia en ese país, enmendando la constitución dos veces para permitirle quedarse en el poder todo el tiempo que quiera. Con su victoria más reciente el mes pasado en una elección que realmente no fue una elección debido a la coerción y la censura generalizadas, Putin podría terminar siendo gobernante de por vida.

Luego está Benjamin Netanyahu, primer ministro de Israel. En el verano de 2023, forzó una votación para reducir el poder de la Corte Suprema de Israel, un proyecto que su gobierno conservador había estado persiguiendo durante meses porque la corte no vota al unísono con sus objetivos. También está el hecho de que Netanyahu, al igual que Trump, enfrenta cargos de corrupción y necesita asegurarse de que los tribunales no puedan tomar medidas en su contra.

Y finalmente, está el primer ministro húngaro Viktor Orbán. Orbán ha sido el rey de las guerras culturales de una manera que a los republicanos les encanta. En 2022, dio un discurso bromeando sobre cámaras de gas y advirtiendo contra que los europeos se conviertan en “pueblos de raza mixta”. No sorprendentemente, esto no resultó en que fuera desinvitado a la Conferencia de Acción Política Conservadora poco después. En cambio, a los republicanos les encantó su retórica nacionalista al punto de que ahora hay un CPAC Hungría, donde en 2023, Orbán se quejó de “el movimiento despierto y la ideología de género”.

Si quieres una vista previa de lo que sucedería en un segundo mandato de Trump, mira a Hungría, que ahora prohíbe que cualquier cosa con contenido LGBTQ sea compartida con menores, y donde la constitución fue enmendada en 2020 para definir “familia” solo como “basada en el matrimonio y la relación padre-hijo. La madre es una mujer, el padre es un hombre.” Orbán también odia a los migrantes y refugiados, diciendo que las personas que huyen de la guerra en lugares como Siria son una amenaza para el cristianismo. Ha dicho que defenderá a Hungría contra “decenas de millones” de inmigrantes.

La visión de Trump para Estados Unidos es imposiblemente sombría. Está alimentada por el odio y el desprecio por la democracia, y la única forma de detenerla es en las urnas en 2024, para que el Proyecto 2025 nunca se haga realidad.