La izquierda francesa dice que tiene el mandato de gobernar después de una sorpresiva victoria

El Frente Popular de Izquierda (FPI) dijo que tiene un mandato para gobernar después de lograr una sorprendente victoria en la segunda vuelta de las elecciones parlamentarias francesas el domingo, con la extrema derecha cayendo al tercer lugar, según proyecciones iniciales.

El FPI, una nueva alianza que ha reunido a La France Insoumise de extrema izquierda de Jean-Luc Mélenchon, el Partido Socialista, el Partido Comunista, Los Ecologistas y varios grupos de izquierda más pequeños, se proyecta que obtendrá de 177 a 198 de los 577 escaños en la Cámara Baja, o Asamblea Nacional, según predijeron los canales TF1 y France 2 después de que cerraran las urnas el domingo.

“El presidente tiene el deber de llamar al Frente Popular de Izquierda para gobernar”, dijo Jean-Luc Mélenchon después de que se publicaran las primeras proyecciones el domingo por la noche mostrando a su alianza en primer lugar.

Hizo un llamado al Primer Ministro Gabriel Attal del campamento centrista del Presidente Emmanuel Macron a renunciar, y poco después su deseo pareció cumplirse cuando Attal dijo que presentaría su renuncia a Macron el lunes por la mañana.

Macron debería admitir la derrota, dijo Mélenchon, descartando negociaciones sobre una fusión con el campamento Ensemble de Macron.

El líder del Partido Socialista, Olivier Faure, también dijo que no debería haber una “coalición de opuestos” que continúe con las políticas de Macron, mientras que la líder del Partido Verde, Marine Tondelier, dijo que fue una clara victoria para el FPI. “Hemos ganado y ahora gobernaremos”, afirmó en París.

“Esta noche ha ganado la justicia social, esta noche ha ganado la justicia ecológica y esta noche ha ganado la gente y ahora esto acaba de empezar”, dijo Tondelier.

LEAR  Protestantes del clima arrestados después de rociar Stonehenge con pintura naranja.

Pero las matemáticas no están del lado del FPI, ni de ningún otro campamento: la alianza centrista de Macron quedó en segundo lugar y se proyecta que ganará de 152 a 169 escaños, bajando de 245; El partido de extrema derecha Reagrupamiento Nacional, que quedó en primer lugar después de la primera ronda, cayó al tercer lugar y se espera que obtenga de 135 a 145 escaños. Si las proyecciones son correctas, ningún campamento es probable, por lo tanto, alcanzar una mayoría absoluta de 289 escaños.

Con una participación electoral del 67,5%, mucho más alta que en años anteriores.

La izquierda dividida de Francia solo se unió hace unas semanas para formar el FPI para las elecciones parlamentarias anticipadas. Hay una disputa dentro de la izquierda, particularmente sobre el liderazgo de Mélenchon.

El populista, que se destaca por sus declaraciones euroescépticas y claramente pro-palestinas, es fuertemente criticado incluso dentro de su propio partido.

La alianza de izquierdas no tiene un liderazgo claro, ni un programa común.

Reagrupamiento Nacional sufrió una campaña coordinada por los grupos de segundo y tercer lugar en la primera ronda, que hicieron un acuerdo en unos 200 escaños para presentar un solo candidato con la esperanza de mantener al candidato de extrema derecha fuera.

La estratagema funcionó, dejando al líder de Reagrupamiento Nacional, Jordan Bardella, incandescente de ira. Atacó al campamento centrista de Macron y al FPI como un “partido único” y una “alianza deshonrosa”.

Bardella arremetió contra “acuerdos electorales” que “han sumido a Francia en los brazos de Jean-Luc Mélenchon”, el líder de extrema izquierda.

Marine Le Pen, que busca postularse para presidenta por el Reagrupamiento Nacional en 2027, expresó optimismo de que su partido verá más éxito en el futuro.

LEAR  En Nigeria, las mujeres suicidas son el arma oculta de un grupo terrorista.

“La marea sigue subiendo y nuestra victoria hoy solo se ha retrasado”, dijo Le Pen después de las primeras proyecciones.

La oficina de Macron dijo que el presidente se está centrando en formar un gobierno. Antes de tomar decisiones, el jefe de estado esperará los resultados finales de las elecciones y la composición final de la Asamblea Nacional, anunció el Palacio del Elíseo.

“En su papel de garante de nuestras instituciones, el presidente se asegurará de que se respete la elección soberana del pueblo francés”, dijo.

El Palacio del Elíseo también afirmó que se tendría que alcanzar el número de legisladores necesario para obtener una mayoría absoluta, informó BFMTV.

Ante el esperado resultado electoral con la alianza centrista de Macron en segundo lugar, el Palacio del Elíseo explicó: “El campamento centrista había sido declarado muerto: pero está ahí, incluso después de siete años en el poder”.

Si se confirma, el resultado da lugar a varios escenarios futuros: la izquierda podría intentar obtener apoyo de las fuerzas centristas, ya sea como un gobierno en minoría bajo un acuerdo de confianza y suministro con otros partidos o en una especie de gran coalición. Sin embargo, dadas las orientaciones políticas opuestas, no está claro si esto podría tener éxito.

No está claro si Macron se vería políticamente obligado a nombrar un primer ministro de las filas de la izquierda en dicho escenario. La Asamblea Nacional tiene el poder de derrocar al gobierno.

Con un primer ministro de izquierda, Macron tendría que compartir el poder bajo un acuerdo conocido en Francia como cohabitación. El primer ministro se volvería más importante.

LEAR  Huelga del autobús Ring and Ride cancelada después de 'nueva y mejorada oferta salarial'

Si ninguno de los campamentos encuentra una mayoría gobernante, el gobierno actual podría permanecer en el cargo como un gobierno de transición o podría designarse un gobierno de tecnócratas. En tal escenario, Francia estaría amenazada con un estancamiento político.

En vista de los Juegos Olímpicos, que están programados para comenzar en París el 26 de julio, también es posible que el gobierno de Attal permanezca en el cargo durante algunas semanas más.

Impulsado por la insatisfacción general con la administración de Macron, Reagrupamiento Nacional encabezó las elecciones al Parlamento Europeo en junio con el 31,36% de los votos, lo que llevó a Macron a convocar las elecciones parlamentarias anticipadas.

Faltan más de dos años para la próxima ronda de elecciones presidenciales en 2027, en las que se espera que Le Pen gane. Macron no puede postularse nuevamente.

Un hombre entra en una cabina para emitir su voto en un colegio electoral durante la segunda vuelta de las elecciones parlamentarias francesas. El 7 de julio de 2024, Francia celebrará elecciones parlamentarias que serán decisivas para el futuro político del país y en las que la extrema derecha podría convertirse en el partido más grande en el parlamento por primera vez. Hannes P. Albert/dpa

Una mujer emite su voto en un colegio electoral durante la segunda vuelta de las elecciones parlamentarias francesas. El 7 de julio de 2024, Francia celebrará elecciones parlamentarias que serán decisivas para el futuro político del país y en las que la extrema derecha podría convertirse en el partido más grande en el parlamento por primera vez. Ludovic Marin/AFP/dpa”