La caótica situación política de Francia señala un gobierno débil y un perfil global más bajo.

Francia parece encaminarse hacia la inestabilidad política después de una sorpresiva victoria de una coalición de izquierda en las elecciones legislativas del domingo, dejando a ningún partido con la mayoría necesaria para gobernar.

El Nuevo Frente Popular – que incluye a los Socialistas y a la extrema izquierda de Francia Insumisa – está a punto de obtener entre 171 y 205 escaños en la Asamblea Nacional. Se espera que el partido de Marine Le Pen, Agrupación Nacional, que los encuestadores la semana pasada veían ganando la mayoría de los escaños, quede en tercer lugar, obteniendo entre 130 y 152 escaños, mientras que la alianza centrista del presidente Emmanuel Macron se ubicará en segundo lugar con 152 a 180 escaños.

Con los tres grupos sin alcanzar los 289 escaños requeridos para obtener una mayoría absoluta en la cámara baja de 577 escaños, no está claro cómo el país, que no tiene una tradición de coaliciones, formará un gobierno capaz de aprobar leyes.

El primer ministro francés, Gabriel Attal, anunció que presentará su renuncia a Macron el lunes, lo que iniciaría el proceso para la formación de un nuevo gobierno.

El euro se debilitó al inicio de las operaciones, ya que los inversores digerían un resultado que pocos habían anticipado y que vuelve a plantear preocupaciones sobre los problemas fiscales de Francia, dado el compromiso de los partidos con un importante aumento del gasto público.

El Instituto Montaigne estima que las promesas de campaña del Nuevo Frente Popular requerirían casi 179 mil millones de euros (194 mil millones de dólares) en fondos adicionales por año. Los planes de la extrema derecha de la Agrupación Nacional costarían alrededor de 71 mil millones de euros, mientras que el partido de Macron y sus aliados incurrirían en un gasto adicional cercano a los 21 mil millones de euros.

LEAR  Calificación de acciones de C.H. Robinson elevada a Sobresalir en perspectiva positiva según Investing.com.

Le Pen intentó ver el lado positivo de los resultados, señalando que la Agrupación Nacional, que tenía 89 escaños en la legislatura anterior, está en camino de obtener la mayoría de los escaños de cualquier partido individual.

“La marea está subiendo”, dijo Le Pen. “No ha subido lo suficiente esta vez, pero sigue subiendo”.

El resultado inesperado significa que ninguna alianza tiene los números necesarios para gobernar con una mayoría absoluta, fragmentando la legislatura en tres grupos distintos con agendas divergentes. Macron esperará la nueva configuración de la Asamblea Nacional antes de tomar más decisiones sobre el nombramiento del próximo primer ministro, según un comunicado de un funcionario del Elíseo.

Francia enfrentará ahora dos opciones, que tienen poco precedente en la historia de la república moderna. Macron podría intentar reunir una coalición entre partidos dispuestos pero no siempre afines, pero eso requeriría que el Nuevo Frente Popular se desintegre y se reconfigure detrás del presidente sin sus elementos más radicales.

O Macron podría nombrar una administración tecnocrática que pueda superar el período de agitación política. Ambas soluciones probablemente significarán un gobierno debilitado que tendrá dificultades para aprobar legislación significativa y con menos influencia en el escenario internacional.

“La ausencia de mayoría y la ausencia de gobierno expondrán a Francia y a los franceses a un formidable peligro”, advirtió el primer ministro de Macron, Edouard Philippe, el domingo por la noche. “Las fuerzas políticas centrales ahora tienen una responsabilidad que no pueden eludir: deben trabajar por un acuerdo sin deshonra que estabilice la situación política”.

Jean-Luc Melenchon, líder de Francia Insumisa, dijo a sus seguidores el domingo que su Nuevo Frente Popular implementaría su programa en su totalidad y que se negaría a llegar a un acuerdo con Macron. Pero el líder socialista, Olivier Faure, adoptó un tono más conciliador, diciendo que es trabajo del partido “encontrar un camino” para responder a las necesidades y demandas de los franceses.

LEAR  Aumento de incidentes de linchamiento de multitudes en Bengala Occidental, síntoma de un problema social más grande

Los activos franceses cayeron en los días posteriores a que Macron anunciara las elecciones anticipadas hace cuatro semanas, pero repuntaron a finales de la semana pasada cuando los operadores comenzaron a descartar una mayoría absoluta para el partido de extrema derecha de Le Pen, y a abrazar la perspectiva de un gobierno paralizado en el que ni la derecha ni la izquierda tenían poder sin restricciones.

Aunque un recuento de escaños menor de lo esperado para el partido de Le Pen y un impulso para el bloque de Macron fue un alivio para algunos operadores, la victoria del bloque de izquierda es probable que perjudique a los activos franceses en las próximas semanas.

Para Vincent Juvyns, estratega de mercado global en JPMorgan Asset Management, eso podría reflejarse en la diferencia entre los rendimientos de los bonos franceses y alemanes, que prevé que se amplíe.

“La Comisión Europea y las agencias de calificación esperan 20 mil a 30 mil millones de euros de recortes, pero el gobierno realmente tendrá que lidiar con un partido que quiere aumentar el gasto en 120 mil millones de euros”, dijo Juvyns. “Esto podría crear tensiones en los mercados en las próximas semanas. Los mercados pueden exigir un diferencial más alto mientras el nuevo gobierno no haya aclarado su posición fiscal”.

Las proyecciones del domingo ofrecen cierta vindicación para la decisión de Macron de disolver el parlamento después de una aplastante derrota ante el partido de Le Pen el mes pasado. Fue ampliamente criticado por la decisión después de que su partido terminara en un distante tercer lugar en la primera vuelta de las votaciones la semana pasada, en la que Le Pen tomó la iniciativa.

LEAR  Ex ministro laborista liderará grupo de cabildeo Flint Global.

La semana pasada ha visto frenéticos esfuerzos para activar el llamado Frente Republicano, un arreglo en el que los partidos tradicionales retiran estratégicamente candidatos de ciertas carreras para impulsar los votos contra la Agrupación Nacional. El partido de Macron retiró 76 candidatos de las segundas vueltas donde tenían pocas posibilidades de ganar, para evitar dividir el voto anti-Le Pen. El Nuevo Frente Popular retiró 130.

El presidente de la Agrupación Nacional, Jordan Bardella, criticó la estrategia, diciendo que el enfoque orquestado por el Palacio del Elíseo “no lleva a ninguna parte”.

Antonio Barroso, subdirector de investigación en Teneo, escribió en una nota que la formación de un nuevo gobierno sería complicada y podría llevar mucho tiempo.

“Esta indecisión plantea un riesgo para el país que nadie debería subestimar”, dijo Philippe. “La credibilidad de nuestro país podría verse afectada, al igual que su crédito arruinado”.