La limpieza maldita del río Sena se ha convertido en una lección para futuras Olimpiadas

But the Seine’s journey to cleanliness doesn’t end with the Olympics. The efforts to improve water quality are part of a larger plan to make the river a year-round swimming spot—a move that would transform the Seine from a romantic backdrop to a recreational hub. 

Paris isn’t the only city with grand ambitions for its river. In recent years, London has also made efforts to clean up the Thames, with some progress made in reducing pollution levels. The river hosted the 2012 Olympics, which included a dramatic opening ceremony featuring a flotilla of boats, and has since become a focal point for outdoor activities. 

As Paris gears up for the Olympics, the Seine stands as a symbol of the city’s resilience and ambition. Whether it becomes a successful swimming spot or not, the river’s journey to cleanliness reflects the challenges of balancing historical significance with modern-day needs. And as the world watches, the Seine may just prove that even the most iconic rivers can adapt and change with the times. 

La Ministra de Deportes de Francia, Amelie Oudea-Castera, dijo a principios de este año que “no hay un plan B” porque alguna forma del plan A que implica limpiar el río simplemente tendrá que funcionar.

Por supuesto, proyectos como el del río Sena pueden ser un éxito o un fracaso. Eventos a gran escala han provocado impulsos de embellecimiento de paisajes urbanos en el pasado, como en el caso del Parque Houtan de Shanghái creado antes de la Expo Mundial de Shanghái 2010, señaló Jennifer Minner, profesora de la Universidad de Cornell especializada en el impacto de eventos masivos en las ciudades anfitrionas.

LEAR  ¿Dónde estará la acción de Tesla en 5 años?

Pero también hay casos de fracasos espectaculares: Río de Janeiro infamemente no logró limpiar la Bahía de Guanabara a pesar de promesas elevadas de hacerlo antes de los Juegos Olímpicos de 2016. Mientras que el veredicto aún está pendiente sobre el Sena, París sigue siendo un ejemplo para futuros Juegos.

“Los mega eventos como los Juegos Olímpicos y las Exposiciones Mundiales pueden ser utilizados como catalizadores o aceleradores para todo tipo de transición urbana. Estimulan la imaginación sobre cómo pueden crecer y cambiar las ciudades y regiones anfitrionas”, dijo Minner a Fortune. Afirmó que al elevar el papel de la ecología urbana, París podría sentar un precedente para futuros Juegos.

También se puede aprender algo sobre los esfuerzos de limpieza de ríos a partir del caso de París: tomará mucho más que apresurarse en los pocos años antes de la fecha límite.

“Hemos visto una y otra vez que los ríos pueden ser restaurados… solo se necesita un compromiso a largo plazo. No puede ser un cambio político repentino porque nunca sucederá”, dijo Famiglietti.

París aún planea abrir el Sena al público el próximo año. Sin embargo, con un posible cambio de gobierno y el ciclo de eventos deportivos que finaliza en agosto, no está claro si limpiar el Sena será una prioridad para los líderes franceses.

El proyecto del Sena pone en perspectiva lo que significa ser una ciudad anfitriona de un gran evento, además del brillo y glamour. París se propuso hacer de su edición de los Juegos Olímpicos la versión más sostenible de los Juegos hasta ahora al minimizar los nuevos lugares y reciclar el agua utilizada para diversos eventos deportivos. Los Ángeles planea reforzar estos esfuerzos cuando les pase el testigo en 2028.

LEAR  Las acciones de Nike caen después de que la compañía proyecta una caída en las ventas más grande de lo esperado en 2025

“El deseo de también contribuir a redefinir lo que significa y lo que implica ser anfitrión de los ciclos Olímpicos y Paralímpicos dadas las cuestiones ambientales y de sostenibilidad… eso es solo la punta del iceberg”, dijo Krasnoff.