El nuevo presidente de Irán es un reformista que utiliza jerga empresarial en inglés.

Masoud Pezeshkian, un cirujano de corazón de 69 años que quiere revivir el acuerdo nuclear con Occidente, fue elegido presidente de Irán tras unas elecciones anticipadas que destacaron los principales desafíos que enfrenta el liderazgo clerical del país.

Pezeshkian venció al islamista de línea dura Saeed Jalili, de 58 años, por casi 3 millones de votos en una segunda vuelta que apenas tuvo una asistencia ligeramente mejor que la primera ronda de la semana pasada, según funcionarios.

Pezeshkian, quien fue ministro de Salud durante el mandato del ex presidente reformista Mohammad Khatami, asume el cargo en un momento complicado y problemático para Irán tanto en el país como en el extranjero.

La República Islámica ha enfrentado una importante crisis de legitimidad durante varios años con frecuentes protestas que desafían directamente al establecimiento religioso y al Líder Supremo, el Ayatolá Ali Khamenei.

El conflicto de Irán con Israel también ha alcanzado niveles peligrosos en los últimos meses. Los dos países casi llegaron a la guerra después de intercambiar golpes directos en abril. Las tensiones siguen siendo muy altas en la región, ya que Israel continúa su guerra contra Hamas respaldado por Irán en Gaza y se ve cada vez más envuelto en conflictos con Hezbollah, que es fuertemente apoyado por la República Islámica.

También enfrenta la posibilidad del regreso de Donald Trump a la Casa Blanca después de las elecciones en Estados Unidos en noviembre. La política exterior de Trump durante su primer mandato de 2017-2021 estuvo definida por una estrategia hostil de “máxima presión” contra Irán que desestabilizó el Golfo Pérsico, sacudió los mercados petroleros y casi desencadenó una guerra directa.

LEAR  El nuevo bloque de izquierda de Francia comienza a resquebrajarse antes de las elecciones anticipadas.

Fue Trump quien se retiró del acuerdo nuclear acordado por su predecesor, Barack Obama.

La participación en las elecciones anticipadas, desencadenadas por la muerte en mayo del clérigo Ebrahim Raisi, fue una de las más bajas jamás registradas para una votación presidencial en Irán, destacando cuánta desconfianza y malestar enfrenta el sistema político de Khamenei.

La llegada de Pezeshkian al cargo marcará un fuerte contraste con su predecesor Raisi. Es el primer no clérigo desde Mahmoud Ahmadinejad en ser elegido presidente y su rostro casi sin barba y su estilo directo enfatizan su distancia de una élite clerical que ha enfrentado niveles sin precedentes de oposición en los últimos años.

Aunque se le considera un hombre moderno y altamente educado, también es profundamente religioso. Su frecuente uso de jerga empresarial en inglés en los debates televisados se equilibró con recitaciones del Corán, ganándole el apoyo de votantes más conservadores.

Durante su campaña, Pezeshkian se comprometió a abordar la alta inflación, buscar alivio de las sanciones y revivir el deteriorado acuerdo nuclear con las potencias mundiales. Se rodeó de moderados y reformistas del equipo de política exterior del ex presidente Hassan Rouhani, incluido el ex ministro de Relaciones Exteriores Mohammad Javad Zarif.

Pero se enfrenta a un momento potencialmente difícil en el cargo. El parlamento de Irán está dominado por los sectores más duros que han saboteado los esfuerzos anteriores para restaurar el acuerdo nuclear de 2015 y se oponen firmemente a los intentos de cambiar las leyes bancarias para que cumplan con los estándares del Grupo de Acción Financiera.

También se espera que Pezeshkian aborde la feroz oposición a las estrictas leyes sobre la vestimenta de las mujeres y su trato severo a manos de las fuerzas de seguridad. Eso es algo que sus predecesores reformistas y moderados han fracasado en lograr en su mayoría porque gran parte de la política de Irán es decidida en última instancia por organismos no elegidos como el poder judicial o el propio Khamenei.

LEAR  Peter Schiff tiene malas noticias para los inversores del Bitcoin ETF según U.Today.