“Construimos las Maldivas desde un hotel en el aeropuerto de Heathrow”: Los exploradores de locaciones de Hollywood revelan sus secretos | Película

It’s clear that the work of location scouts like Robert Boake and others is crucial in bringing the world of film and TV to life. Their ability to find the perfect, often hidden, locations for scenes is what sets the stage for memorable moments on screen. From magical trees to mountaintop buildings, these scouts go above and beyond to ensure that the settings are just right for the story being told.

While the job may come with its challenges, such as long hours and difficult negotiations, the reward of seeing their work on screen is undoubtedly fulfilling. Whether it’s finding the moon on Earth or a tree that holds the key to everything, these scouts have a knack for turning the ordinary into the extraordinary.

So next time you find yourself transported to a far-off land or immersed in a fantastical world on your screen, take a moment to appreciate the work of the location scouts who made it all possible.

As we walk along the canal, Strange points out potential locations for the film. He talks about the importance of finding real, authentic places to shoot, rather than relying on green screens and CGI. “I worry the magic will be lost with green screens. You can digitally create a film but there will also be people who want to see real things,” he says. This sentiment echoes what I heard from other scouts: the thrill of finding the perfect, untouched location that brings a film to life.

Despite the challenges and the lack of recognition, location scouting remains a vital and exciting part of the film industry. As I watch Strange work his magic, I can see the passion and dedication that goes into finding the perfect locations for a film. It’s a job that requires a unique set of skills and a keen eye for detail, but for those who love the thrill of the hunt, it’s a dream job.

Una de las escenas más poderosas de la película, en la que se muestra a Rudolf Höss vomitando en un edificio del gobierno nazi, que salta en el tiempo para mostrar el actual Auschwitz, sus empleados aspirando el pasillo, surgió de negociaciones de locaciones y nació en parte por necesidad; el campo solo permite que los equipos entren a filmar documentales.

LEAR  Kate Bollinger comparte video para su nuevo sencillo 'A tus propios dispositivos'

Hoy, en el estacionamiento, Strange está tranquilo y esperanzado. Aunque el espacio es más reducido aquí abajo, sería más difícil obtener el plano amplio que busca, encuentra promesa en la vacuidad del lugar, los acentos de concreto llamativos, la novedad de la estructura. Caminamos arriba y abajo de la cuenca, viendo si la Westway se extiende sobre otras áreas peatonales. Cuando eso resulta poco prometedor, subimos a su auto. Me doy cuenta de que hemos pasado casi dos horas mirando un tramo de cinco metros de una carretera de doble sentido: este trabajo requiere reservas considerables de paciencia.

¿Los gerentes de locaciones tendrán un papel protagónico en la ceremonia de premiación en un futuro cercano? Lauren York todavía está en negociaciones con Bafta, pero no espera una victoria rápida; una campaña similar lanzada por los directores de casting tuvo éxito solo después de nueve años. “No me rindo”, dice con determinación. Mientras tanto, el futuro de la industria parece incierto. El fenómeno que ha puesto a las locaciones en primer plano en muchas producciones está llegando a su fin: la burbuja de streaming ha estallado. Un artículo reciente de Variety declaró que “la era dorada de la televisión, después de una década, ha terminado”. Una encuesta de trabajadores de cine y televisión en febrero de este año realizada por el sindicato Bectu encontró que el 68% de las personas no estaban trabajando actualmente, y el 88% estaban preocupados por su seguridad financiera. “Mucha gente se ha ido”, me dice la gerente de locaciones Georgette Turner, “lo llaman ‘sobrevivir 25’ porque no hay nada pasando”. Esta inseguridad está afectando la diversidad de una industria que ya tiene problemas con la representación adecuada: un informe de Channel 4 en mayo de este año encontró que la representación de la clase trabajadora en el cine y la televisión del Reino Unido está en su punto más bajo en una década. También está la amenaza de la inteligencia artificial. La IA ya se está utilizando para ayudar a los exploradores de locaciones a encontrar destinos, pero hay temores de que pueda ser utilizada para recrear digitalmente sets y reemplazar su trabajo por completo. “Me preocupa que se pierda la magia de la industria cinematográfica si nos quedamos con pantallas verdes y recreaciones digitales”, dice el explorador Ledgerwood. “La realidad es que habrá personas que creen digitalmente una película”, dice, “pero también habrá producciones donde la gente simplemente quiera ver personas reales y hacer cine de la manera tradicional”.

LEAR  Emma Roberts como astronauta en el video de Prime 'Space Cadet' - ¡Cultura en Voz Alta!

Después de todo, hay tantos paisajes vibrantes y variados por descubrir en el Reino Unido. Algunos exploradores son reacios a revelar demasiados secretos, pero aprendo algunos. Liverpool se asemeja a menudo a Nueva York: el histórico transatlántico entre las dos ciudades llevó a muchas similitudes arquitectónicas. Manchester es útil para dramas policiales y grandes almacenes de ladrillo rojo para secuencias de acción; las casas señoriales de Yorkshire atraen a dramas de época. Las canteras abiertas del Distrito de los Picos son excelentes para duplicar cualquier lugar. Una pregunta improvisada sobre dónde se podría ir, por ejemplo, para una “cocina de los años 50” recibe una respuesta impresionantemente instantánea: “North Watford”. (¿Por qué? “Porque he hecho exactamente eso”). Londres es más difícil: hay quejas sobre estacionamiento, permisos del concejo y burocracia en general.

De vuelta en las soleadas calles de la capital, Strange y yo estamos en su auto, trabajando arduamente para encontrar lugares que se adapten a un futuro robótico y reluciente. Estamos siguiendo el rastro de la Westway, buscando lugares donde un equipo de filmación pueda obtener una toma a nivel del suelo de la carretera elevada. Entramos en un gran estadio deportivo debajo de la carretera; curiosamente, un equipo de filmación está en el campo de fútbol. Es un lugar extenso, lo que significa que es más fácil obtener el plano de gran angular que busca Strange. Pero, mientras recorremos los terrenos, explorando rincones ocultos y pasillos serpenteantes, pasando entre grafitis arcoíris y malas hierbas a la altura de la cintura, queda claro que la escena aquí no coincide del todo con lo que Strange está buscando. Parece más una ciudad en decadencia que una distopía de ciencia ficción altamente eficiente. “Hoy no me has visto lograrlo realmente”, dice. La búsqueda de Strange por la losa de concreto perfecta continúa, ¿quién sabe a dónde lo llevará?

LEAR  La revolución de los 'multi-ómicas' en India para detectar y tratar la tuberculosis y los cánceres

La inquietante laguna de “The Zone of Interest”, encontrada por el explorador de locaciones Eugene Strange. Fotografía: Cortesía de A24/Mica Levi

Después de todo, hay tantos paisajes vibrantes y variados por descubrir en el Reino Unido. Algunos exploradores son reacios a revelar demasiados secretos, pero aprendo algunos. Liverpool se asemeja a menudo a Nueva York: el histórico transatlántico entre las dos ciudades llevó a muchas similitudes arquitectónicas. Manchester es útil para dramas policiales y grandes almacenes de ladrillo rojo para secuencias de acción; las casas señoriales de Yorkshire atraen a dramas de época. Las canteras abiertas del Distrito de los Picos son excelentes para duplicar cualquier lugar. Una pregunta improvisada sobre dónde se podría ir, por ejemplo, para una “cocina de los años 50” recibe una respuesta impresionantemente instantánea: “North Watford”. (¿Por qué? “Porque he hecho exactamente eso”). Londres es más difícil: hay quejas sobre estacionamiento, permisos del concejo y burocracia en general.

De vuelta en las soleadas calles de la capital, Strange y yo estamos en su auto, trabajando arduamente para encontrar lugares que se adapten a un futuro robótico y reluciente. Estamos siguiendo el rastro de la Westway, buscando lugares donde un equipo de filmación pueda obtener una toma a nivel del suelo de la carretera elevada. Entramos en un gran estadio deportivo debajo de la carretera; curiosamente, un equipo de filmación está en el campo de fútbol. Es un lugar extenso, lo que significa que es más fácil obtener el plano de gran angular que busca Strange. Pero, mientras recorremos los terrenos, explorando rincones ocultos y pasillos serpenteantes, pasando entre grafitis arcoíris y malas hierbas a la altura de la cintura, queda claro que la escena aquí no coincide del todo con lo que Strange está buscando. Parece más una ciudad en decadencia que una distopía de ciencia ficción altamente eficiente. “Hoy no me has visto lograrlo realmente”, dice. La búsqueda de Strange por la losa de concreto perfecta continúa, ¿quién sabe a dónde lo llevará?