‘Los Motociclistas’ Es Un Retrato Crudo de Libertad y Rebeldía – Cultura OutLoud!

Desde la primera escena de The Bikeriders, el director Jeff Nichols se esfuerza por evocar una era. En una toma de enfoque profundo en la apertura a través del marco de la puerta de un bar, Benny, un motociclista, está sentado en la barra de espaldas a nosotros. La cámara se acerca, revelando a dos hombres mayores que se acercan a él. Quieren que se quite sus colores, su chaleco de parches, o que abandone el bar. Mientras Benny asimila en silencio su demanda, nosotros observamos su imagen: los hilos deshilachados en su chaqueta, el emblema de una calavera que indica su membresía en el club Chicago Vandals, y, por supuesto, la expresión sombría de Butler. El humo del cigarrillo se desliza por la cara de Benny; su dedo golpea su vaso de whisky. “Tendrían que matarme”, responde Benny. Es una escena envolvente, investida de detalles de época impecables destinados a proporcionar una instantánea de una cultura y la aura de un hombre.

El corazón de la película reside en la interpretación de Austin Butler como Benny. Con una energía de estrella de cine, Butler captura la esencia de la libertad que define la subcultura motociclista. Sus rasgos rudos y su carisma al estilo de James Dean nos atraen. Butler es un actor extraordinario, y desde que captó la atención del mundo en Elvis, se ha convertido en mi actor favorito. Su compromiso con sus roles es insuperable. Como espectadores, nos sentimos inmediatamente atraídos por lo que Benny representa: rebeldía, independencia y el camino abierto. La cinematografía, inspirada en el trabajo del fotógrafo Danny Lyon, añade profundidad y atractivo visual a la historia.

LEAR  ¿Quiénes son los demócratas pidiendo a Joe Biden que se retire de la carrera por la Casa Blanca?

Kathy (Jodie Comer) sirve como nuestro punto de entrada en este mundo. Como forastera, está perpleja por las reglas, rituales y políticas del club motociclista. El encuentro fortuito de Kathy con Benny en un bar prepara el escenario para su viaje. Ella vive en un hogar cotidiano del Medio Oeste con su esposo de clase trabajadora, a quien Benny asusta después de estacionar su moto fuera de su casa. A medida que Kathy nos presenta al resto del club -el sensato Brucie, el entusiasta Cal, el inestable letón Zipco y el comedor de insectos Cockroach- presenciamos la camaradería, lealtad y peligro que definen su hermandad.

The Bikeriders se baña en suciedad y vulgaridad, capturando sin disculpas la autenticidad cruda de esta subcultura. Es una representación franca arraigada en la realidad. Mientras algunos pueden esperar acción llena de adrenalina, la película adopta un enfoque más contemplativo. Se adentra en la comunidad que los hombres estadounidenses han encontrado durante décadas en la cultura motociclista, incluso cuando la era dorada de los años 60 disminuye y la actividad criminal comienza a infiltrarse en sus filas.

A medida que avanza la historia, ocasionalmente pierde su magia y energía iniciales. El tercer acto se adentra ligeramente en un territorio algo cliché, abordando el fin de una era. Sin embargo, el compromiso de la película con la autenticidad permanece intacto. The Bikeriders son rebeldes con una causa: buscan la libertad, la fraternidad y la emoción de la ruta.

The Bikeriders es una película áspera y visualmente impactante que nos sumerge en un mundo donde las chaquetas de cuero, los motores rugientes y el viento en el cabello simbolizan más que solo un estilo de vida, representan una búsqueda de libertad, identidad y la persecución del horizonte. Ya sea un entusiasta de las motocicletas o simplemente curioso sobre la necesidad humana de liberarse, esta película ofrece un viaje cautivador a través del corazón de la rebeldía. Abróchate el cinturón y acelera a fondo; The Bikeriders te invita a unirte a la manada y sentir el viento en tu rostro mientras persigues tu propia sensación de liberación.

LEAR  FDA: Dollar Tree dejó bolsas de puré de manzana contaminadas con plomo en los estantes.

Email: [email protected]
Redes sociales: @neillfrazer