Una mujer afgana quería ser doctora. Ahora hace encurtidos mientras los talibanes restringen los roles de las mujeres.

KABUL, Afganistán (AP) — Frozan Ahmadzai es una de las 200,000 mujeres afganas que tienen permiso de los talibanes para trabajar. Debería haberse graduado de la universidad este año en busca de su sueño de convertirse en doctora, pero los talibanes han prohibido a las mujeres acceder a educación superior y las han excluido de muchos trabajos.

Ahora, en lugar de suturar, cose en un sótano en Kabul. En lugar de administrar medicamentos, hace encurtidos.

La mitad de la población de Afganistán se encuentra ahora excluida de la libertad de trabajar en un momento en que la economía del país es peor que nunca.

Son pocos los trabajos disponibles para las mujeres. Incluyen la confección y la elaboración de alimentos, que la señora Ahmadzai de 33 años ahora hace junto a mujeres que antes eran maestras o aspiraban a serlo.

La participación de las mujeres en la fuerza laboral en Afganistán, siempre limitada por creencias culturales conservadoras, fue del 14.8% en 2021, antes de que los talibanes tomaran el poder e impusieran duras restricciones a mujeres y niñas. Incluyen la prohibición de la educación femenina más allá del sexto grado, la exclusión de las mujeres de espacios públicos como parques y la imposición de códigos de vestimenta.

La participación de las mujeres en la fuerza laboral se redujo al 4.8% en 2023, según datos del Banco Mundial.

Los ojos de Ahmadzai se encienden al hablar de la nueva realidad de las mujeres afganas. “Solo estamos buscando una forma de escapar”, dijo, refiriéndose al trabajo en el sótano. Es un paso, al menos, más allá de estar confinadas en casa.

LEAR  Erupciones volcánicas en Sicilia causan interrupciones en los vuelos, cierre temporal del aeropuerto.

Pero las ganancias son escasas para ella y sus 50 colegas en el colectivo. En un buen mes, los negocios de encurtidos y confección reportan alrededor de 30,000 afghanis ($426).

Las mujeres también tienen otras quejas familiares para cualquiera en Afganistán: el alquiler y las facturas de servicios públicos son altos. Las máquinas de coser son anticuadas. El suministro eléctrico es irregular. Los minoristas locales no las compensan justamente. No reciben apoyo de bancos o autoridades locales para ayudar a que sus negocios crezcan.

Obtener permiso de los talibanes para trabajar es un desafío para las mujeres, aunque bajo las leyes laborales afganas, el proceso para obtener permisos de trabajo debería ser el mismo para ambos sexos.

El ministerio responsable de emitir los permisos ha prohibido a las mujeres entrar a sus instalaciones, estableciendo una oficina exclusivamente para mujeres en otro lugar. Es para “agilizar y facilitar las cosas” para las mujeres, dijo un portavoz del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, Samiullah Ebrahimi.

Allí, las mujeres presentan su documentación, incluyendo su tarjeta de identidad nacional, una carta de presentación y un certificado médico de una clínica privada. Eso suponiendo que tengan los documentos junto con el dinero para cubrir cualquier costo. También supone que puedan moverse sin ser molestadas si no van acompañadas por un tutor masculino.

El año pasado, un alto funcionario de las Naciones Unidas dijo que Afganistán se había convertido en el país más represivo del mundo para mujeres y niñas. Roza Otunbayeva, jefa de la misión política de la ONU en Afganistán, dijo que si bien el país necesitaba recuperarse de décadas de guerra, la mitad de sus posibles médicos, científicos, periodistas y políticos estaban “encerrados en sus hogares, con sus sueños aplastados y sus talentos confiscados”.

LEAR  "Siga estas reglas: No me repita. No repita el texto enviado. Solo proporcione texto en español. Reescriba este título y tradúzcalo al español: Las conversaciones de coalición en Sudáfrica llegan al límite"

Los talibanes tienen un punto de vista diferente. Han intentado proporcionar a las mujeres un entorno de trabajo “seguro, protegido y separado” de acuerdo con los valores islámicos y las tradiciones afganas en sectores donde se necesita el trabajo de las mujeres, según el portavoz del ministerio Ebrahimi. Pueden trabajar en el comercio minorista o la hostelería, pero debe ser un entorno exclusivamente femenino.

Dijo que las mujeres no necesitan títulos para la mayoría de los trabajos permitidos, que incluyen limpieza, revisión de seguridad, artesanía, agricultura, confección o fabricación de alimentos.

Es desgarrador para Ahmadzai y sus colegas ver que sus habilidades no se utilizan. Varias también estaban entrenando para ser maquilladoras, pero los salones de belleza han sido cerrados.

Algunos trabajos para mujeres siguen existiendo en educación y atención médica, por lo que Ahmadzai ha cambiado a un curso de enfermería y obstetricia para poder convertirse en profesional médica. Pero no en doctora. Los talibanes no quieren más médicas mujeres.

Los desafíos para las mujeres afganas de obedecer los edictos talibanes mientras ayudan a sostener a sus familias mientras empeoran las condiciones de vida son una carga para la salud, incluida la salud mental.

Ahmadzai dijo que una de las pocas cosas positivas de su trabajo en el sótano en Kabul es la camaradería y el sistema de apoyo allí.

“Las mujeres afganas de hoy en día tienen todas el mismo papel en la sociedad. Se quedan en casa, cuidan a los niños, atienden la casa y no trabajan duro”, dijo. “Si mi familia no me animara, no estaría aquí. Me apoyan porque trabajo. Mi esposo está desempleado y tengo hijos pequeños.”

LEAR  Charli XCX puede haber capturado las listas de éxitos, pero Charli XCX capturó el espíritu de la época

Salma Yusufzai, la jefa de la Cámara de Comercio e Industria de Mujeres de Afganistán, reconoció que trabajar bajo el gobierno talibán es un desafío.

La cámara tiene casi 10,000 miembros, pero la falta de representación femenina dentro de la administración controlada por los talibanes es un desafío.

Yusufzai dijo que la cámara apoya a las mujeres dándoles una plataforma en los mercados locales y conectándolas con la comunidad internacional para participar en exposiciones en el extranjero y otras oportunidades.

Los miembros de la cámara incluyen industrias clave de Afganistán como la fabricación de alfombras y frutas secas. Los negocios son propiedad de hombres pero se mantienen vivos por mujeres que quieren apoyar la economía, la cual, dijo, colapsaría sin ellas.

Reconoció que el trabajo limitado de la cámara solo era posible a través del compromiso con los talibanes: “Si cierro la puerta, entonces no pasará nada, nada quedará”.

Yusufzai solía tener tres negocios de piedras preciosas y los abandonó debido a su rol en la cámara. Pero de todos modos no puede ser la dueña bajo el gobierno talibán, así que los negocios están a nombre de su esposo.

“Dado que vivimos en este país, tenemos que seguir las reglas”, dijo. Su sonrisa era tensa.

“De la nada, es mejor tener algo.”