Diálogos del Talibán con la ONU continúan a pesar de la alarma por la exclusión de las mujeres.

Funcionarios talibanes asistieron a una rara conferencia liderada por las Naciones Unidas de enviados globales a Afganistán el domingo, la primera reunión de este tipo en la que representantes talibanes han accedido a participar, después de que los organizadores dijeran que las mujeres afganas serían excluidas de las conversaciones. La conferencia de dos días en Doha, Qatar, es la tercera de su tipo. Forma parte de un esfuerzo liderado por las Naciones Unidas, conocido como el “proceso de Doha”, iniciado en mayo de 2023. Está destinado a desarrollar un enfoque unificado para la participación internacional en Afganistán. Enviados de alrededor de 25 países y organizaciones regionales, incluida la Unión Europea, Estados Unidos, Rusia y China, están asistiendo. Los funcionarios talibanes no fueron invitados a la primera reunión y se negaron a asistir a la segunda, celebrada en febrero, después de objetar la inclusión de grupos de la sociedad civil afgana que asistieron. La conferencia ha recibido un fuerte rechazo en los últimos días después de que funcionarios de la ONU anunciaran que las mujeres afganas no participarían en las conversaciones con funcionarios talibanes. Grupos de derechos humanos y grupos de mujeres afganas han criticado la decisión de excluirlas como una concesión demasiado severa por parte de la ONU para persuadir a los talibanes a participar en las conversaciones. La decisión de excluir a las mujeres establece “un precedente profundamente perjudicial” y corre el riesgo de “legitimar su sistema institucional de opresión basado en el género”, dijo Agnès Callamard, la secretaria general de Amnistía Internacional, en una declaración refiriéndose a las políticas de los talibanes hacia las mujeres. “La comunidad internacional debe adoptar una postura clara y unida: Los derechos de las mujeres y las niñas en Afganistán no son negociables.” Desde que tomaron el poder del gobierno respaldado por Estados Unidos en 2021, las autoridades talibanes han revertido sistemáticamente los derechos de las mujeres, borrando efectivamente a las mujeres de la vida pública. Se prohíbe a las mujeres y niñas recibir educación más allá de la escuela primaria y se les prohíbe la mayoría de los empleos fuera de la educación y la atención médica, y no pueden viajar distancias significativas sin un tutor masculino. Los monitores de derechos humanos han descrito las políticas del gobierno como similares al “apartheid de género” y han sugerido que la opresión sistemática de las mujeres y las niñas podría constituir crímenes de lesa humanidad. Funcionarios de la ONU defendieron su decisión de excluir a las mujeres afganas en las conversaciones esta semana, insistiendo en que el tema de los derechos de las mujeres se tratará en las discusiones con los talibanes. También dijeron que se reunirán con representantes de la sociedad civil afgana antes y después de las conversaciones con funcionarios talibanes. “El tema de la gobernanza inclusiva, los derechos de las mujeres, los derechos humanos en general, será parte de cada sesión”, dijo Rosemary DiCarlo, la jefa política de la ONU que preside la reunión, en una conferencia de prensa el jueves. Muchas mujeres afganas también llamaron a los activistas afganos invitados a asistir a las conversaciones paralelas en Doha a boicotear las discusiones en protesta. La reunión representa un esfuerzo de la comunidad internacional “para normalizar a los talibanes”, escribió Rokhshana Rezai, una activista afgana, en X. “Pido a todos aquellos que creen en la libertad y la humanidad que boicoteen esta reunión, porque esta reunión no es ni para beneficio del pueblo afgano ni para beneficio de las mujeres afganas.” La controversia en torno a la conferencia subraya las tensiones acaloradas dentro de Occidente sobre cómo lidiar con el nuevo gobierno de Afganistán. Algunos grupos han presionado para aislar a los talibanes utilizando palos, como sanciones, en lugar de zanahorias para persuadirlos a cambiar sus políticas más controvertidas hacia las mujeres. Otros han buscado involucrar al nuevo gobierno, con la esperanza de que fomentar más diálogo traería cambios en las políticas dentro de Afganistán para que el gobierno sea más aceptable para Occidente. Los funcionarios que buscan involucrar a los talibanes quieren centrarse en cuestiones críticas como el contra terrorismo, dada la presencia de grupos terroristas, incluido el afiliado del Estado Islámico en la región, en suelo afgano. También dicen que sin un mayor diálogo, Afganistán podría aliarse más estrechamente con Rusia y China, ambos dispuestos a pasar por alto el historial de derechos humanos de los talibanes al relacionarse con su gobierno. Los funcionarios de la ONU enfatizaron la semana pasada que la conferencia con funcionarios talibanes no representaba un paso hacia el reconocimiento formal del grupo como los gobernantes legítimos de Afganistán. Hasta la fecha, ningún país lo ha hecho. El portavoz principal de los talibanes, Zabihullah Mujahid, quien lidera la delegación, dijo en una conferencia de prensa el sábado que su gobierno espera discutir temas económicos y sanciones internacionales que afectan a Afganistán. Las autoridades talibanes “reconocen los problemas sobre las mujeres”, dijo. “Pero estos problemas son problemas de Afganistán”, agregó, sugiriendo que el gobierno afgano no cree que la comunidad internacional deba participar en la definición de su política doméstica en materia de derechos de las mujeres. Najim Rahim contribuyó con el reportaje desde San Francisco.

LEAR  Farage evitando la pregunta sobre cambio a los Tories demuestra que es una figura clave a observar después del día de elecciones | Noticias de Política