Heather Cox Richardson: ¿Cómo logra Trump salir impune de mentir constantemente?

So, while Biden may not have had a perfect debate performance, the focus on his appearance and voice ignores the much more concerning behavior of his opponent. Trump’s constant lies, rambling, and gaslighting tactics were on full display during the debate, and it is important to recognize and call out these dangerous tactics. It is crucial to hold politicians accountable for their words and actions, and not let them get away with spreading misinformation and confusion.

As Richardson points out, Biden has shown his ability to lead and govern effectively, and the calls for him to step down are unfounded. Instead, we should be focusing on holding all politicians accountable for their actions and words, and demanding honesty and integrity in our leaders.

Overall, the debate between Biden and Trump was a stark reminder of the importance of truth, integrity, and accountability in politics. It is up to us as voters to demand better from our leaders, and not let them get away with lies and manipulation.

No se trata de una actuación en un debate contra un sociópata mentiroso patológico.”

Un tema mucho más importante es lo que dice que los medios de comunicación televisivos y los expertos compraron completamente la actuación de Trump. Parece que aceptaron la interpretación del evento por parte de Trump, que él es dominante, de tal manera que el hecho de que Trump desatara una avalancha de mentiras y comentarios sin sentido simplemente no se registró. Y, dado que el formato estableció que los periodistas de CNN que dirigieron el debate no desafiaron nada de lo que dijeron los candidatos, y el segmento de verificación de hechos de Dale llegó mucho después de que terminara el debate, la conclusión del evento se centró en la edad de Biden en lugar de en la incapacidad de Trump para decir la verdad o formar un pensamiento coherente.

LEAR  Universidades y cannabis: Lo que las instituciones pueden y no pueden hacer | Guía rápida

Al final de la noche, los expertos no estaban pidiendo a Trump, un hombre responsable de agresión sexual y fraude empresarial, condenado por 34 delitos, bajo otras tres acusaciones, que renunciara, sino que Biden renunciara… porque se veía y sonaba viejo. Con 81 años, Biden es ciertamente mayor, pero eso no lo distingue mucho de Trump, que tiene 78 años y cuya incapacidad para responder a una pregunta debería plantear preocupaciones sobre su agudeza mental.

Sobre el efecto de los eventos de esta noche, el ex operativo republicano Stuart Stevens advirtió: “No hagan day trading en política. Es un juego para tontos. Un tipo de Queens en libertad bajo fianza se jactó de haber derogado Roe v. Wade, dijo en público que no tuvo relaciones sexuales con una estrella porno, defendió recortes de impuestos para multimillonarios, defendió el 6 de enero y llamó a Estados Unidos el peor país del mundo. Ese tipo no va a ganar esta carrera”.

Claramente, Trump habrá complacido a su base esta noche, pero Stevens tiene razón al instar a la gente a tener una visión a largo plazo. No está claro si Trump o Biden ganaron o perdieron votos; diferentes encuestas dieron la victoria a cada uno, y es demasiado pronto para saber cómo se desarrollará eso con el tiempo.

Mucho más importante que esta noche es la evidencia clara de que la actuación en el escenario ha superado la sustancia en la cobertura política en nuestra era. Nueve años después de que Trump lanzara su primera campaña, los medios de comunicación continúan dejándolo tomar las decisiones.