Trece personas reportadas muertas en la capital de Nairobi.

Al menos 13 manifestantes fueron asesinados durante protestas en Kenia, según informaron los médicos, y una sección del parlamento se incendió mientras las manifestaciones contra nuevas propuestas de impuestos se intensificaban el martes. Una multitud enojada rompió las líneas policiales para asaltar el parlamento en la capital Nairobi antes de prenderle fuego a partes de él. En un discurso el martes por la noche, el presidente William Ruto dijo que se desplegarían todos los medios para “frustrar cualquier intento de criminales peligrosos de socavar la seguridad y estabilidad de nuestro país”. Ha desplegado al ejército para sofocar las protestas. Varios grupos han acusado a las fuerzas de seguridad de reaccionar excesivamente utilizando munición real. Simon Kigondu, presidente de la Asociación Médica de Kenia, dijo a la agencia de noticias AFP que la cifra de 13 muertes no era el número final. También ha habido informes no verificados en redes sociales de docenas de personas muertas a tiros por agentes de seguridad durante la noche, así como informes de muertes en otras áreas del país donde hubo protestas. Las protestas contra un impopular proyecto de ley financiera, que incluye varios aumentos de impuestos, han estado ocurriendo durante días. Pero se intensificaron el martes cuando los diputados aprobaron un proyecto de ley modificado. Los manifestantes irrumpieron en el parlamento, vandalizando el interior y prendiendo fuego a partes del complejo. La maza ceremonial, que simboliza la autoridad de la legislatura, fue robada. La policía luego abrió fuego con munición real, según la Asociación Médica de Kenia. Un reportero de la BBC en el lugar informó haber visto cuerpos tendidos en la calle en charcos de sangre. Las protestas han sido organizadas en su mayoría por jóvenes a través de las redes sociales. “Hay cosas difíciles de entender, como ¿cómo pueden imponer un impuesto del 16% al pan? ¿Cómo pueden gravar las toallas sanitarias?”, dijo Derrick Mwathu, de 24 años, a la BBC, refiriéndose a algunas de las propuestas contenidas en el proyecto de ley original. El presidente Ruto prometió una respuesta contundente a lo que llamó “violencia y anarquía”. “No está en orden ni siquiera concebible que criminales que pretenden ser manifestantes pacíficos puedan sembrar terror contra la gente, sus representantes electos y las instituciones establecidas bajo nuestra constitución y esperar salir impunes”, añadió el Sr. Ruto. El miércoles por la mañana, el presidente del parlamento, Moses Wetangula, elogió a los jóvenes por liderar el debate sobre el proyecto de ley financiera y el estado de la economía. Sin embargo, dijo que “la violencia, el irrespeto y la destrucción indiscriminada de propiedad y el ataque flagrante a las instituciones públicas no serán tolerados”. El asesinato de manifestantes también ha sido ampliamente condenado, incluyendo por defensores de derechos humanos, abogados y la iglesia. Wanjeri Nderu, jefa de la Sociedad Internacional de Derechos Humanos, le dijo a la BBC que lo que se experimentó durante la protesta fue “como si estuviéramos en guerra”, agregando que la policía estaba utilizando munición real incluso antes de que se irrumpiera en el parlamento. Los obispos católicos también condenaron la acción policial, y “rogaron sinceramente a la policía que no disparara a los manifestantes”, al mismo tiempo que instaban a los manifestantes a mantener la paz. El Colegio de Abogados de Kenia pidió a investigadores criminales internacionales que ayuden en la búsqueda de justicia de las familias, diciendo que tenía informes de que los soldados estaban enfrentando a los manifestantes en el parlamento. El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, dijo estar “profundamente entristecido por los informes de muertes y lesiones, incluidas las de periodistas y personal médico, relacionadas con protestas y manifestaciones callejeras en Kenia”. También instó a las autoridades kenianas a “ejercer moderación” y pidió que todas las manifestaciones sean pacíficas. El expresidente Uhuru Kenyatta instó al diálogo, diciendo que los líderes de Kenia deberían “saber que el poder y la autoridad les son donados por el pueblo”. Aunque el gobierno ha retrocedido en algunas propuestas del proyecto de ley original, los manifestantes exigieron que se retire en su totalidad. Maureen Awuor, de 23 años, dijo: “Nuestra voz debe ser escuchada… Somos la generación que viene, así que nos tienen que escuchar”. Las protestas han sido noticia en toda África y otras partes del mundo. Dos de las principales figuras ant-establishment de África, el líder de la oposición ugandés Bobi Wine y el político radical sudafricano Julius Malema, han expresado su apoyo a los manifestantes. Los países occidentales han expresado su preocupación por la violencia y han instado a la calma.

LEAR  Stretford: Miles de personas participan en Vence la Calle.