Tensión y gas lacrimógeno persisten en Kenia tras las protestas fiscales que se vuelven mortales.

Un ambiente tenso envolvió las principales ciudades de Kenia el miércoles, un día después de que manifestantes contra los nuevos aumentos de impuestos asaltaran el Parlamento y prendieran fuego a partes de él en acciones que el presidente William Ruto calificó de “peligro existencial” para la nación del este africano y que lo llevaron a desplegar al ejército. En el centro de Nairobi, la capital, aún se olía fuertemente a gas lacrimógeno después de los enfrentamientos entre manifestantes y la policía. Grandes rocas y un coche quemado estaban esparcidos al lado de las oficinas del Ayuntamiento a las que los manifestantes habían entrado. Al otro lado de la calle, la valla en la entrada al complejo de la Corte Suprema estaba destruida. Los agentes de policía también acordonaron las calles que conducen al Parlamento y no permitían el paso de peatones. Aunque los negocios estaban reabriendo lentamente en todo Kenia, los periódicos que se vendían en las calles de Nairobi capturaban el caos del día anterior. “Pandemonio”, decía la portada del periódico Daily Nation. “Muertes, caos, rabia”, declaraba el periódico The Star. Al menos cinco personas murieron y otras 31 resultaron heridas durante las protestas, según Amnistía Internacional y varias organizaciones cívicas prominentes de Kenia. Esos números no pudieron ser confirmados de inmediato, y algunos activistas dijeron el miércoles que el verdadero número podría ser mayor. Varios también publicaron en redes sociales sobre amigos, colegas y familiares que fueron vistos por última vez durante las protestas del martes. La ola de secuestros que ocurrió en los días y horas previas a las manifestaciones ha continuado en sus secuelas, dijeron activistas. Alrededor de 50 jóvenes kenianos han sido secuestrados, dijo Faith Odhiambo, presidenta de la Sociedad de Abogados de Kenia. Habían sido vocales sobre los aumentos de impuestos y habían sido amenazados, seguidos físicamente y sus comunicaciones monitoreadas, dijo. Los secuestrados incluían al asistente personal de la Sra. Odhiambo, dijo en un comunicado. Los grupos de derechos han acusado desde hace tiempo a la policía de Kenia de secuestros y desapariciones extrajudiciales. Los secuestros han sacudido al país y llevaron a la presidenta de la Corte Suprema, Martha Koome, a condenarlos el martes. Justicia Koome pidió que los detenidos fueran presentados en el tribunal en 24 horas y exhortó a la judicatura a investigar y abordar adecuadamente cualquier acusación. Los secuestros, dijo, “constituyen un asalto directo al estado de derecho, los derechos humanos y el constitucionalismo, que son nuestros valores nacionales guía”. Dos de los secuestrados fueron liberados el martes, según la Sra. Odhiambo. Pero otros seguían desaparecidos, incluidos Gabriel Oguda, un activista y analista de políticas, y Kasmuel McOure, un músico y activista a los que The New York Times entrevistó en los últimos días, dijo la Sra. Odhiambo. Un manifestante prominente, que declinó ser identificado por razones de seguridad, dijo el miércoles que había sobrevivido a un intento de secuestro y estaba escondido. El manifestante dijo que varios hombres habían tratado de meterlo a la fuerza en un coche cerca de su casa, pero que había huido después de que los miembros del público los abrumaran. Las protestas del martes fueron las más grandes hasta el momento por un proyecto de ley financiera que el gobierno de Ruto introdujo el mes pasado para aumentar los ingresos mediante la imposición de impuestos adicionales. El gobierno dice que el proyecto de ley es necesario no solo para pagar la alta deuda del país, sino también para cubrir los costos de iniciativas como carreteras, electrificación rural y subsidios agrícolas. Sin embargo, la legislación ha generado un descontento generalizado entre el público, con opositores argumentando que aumentará excesivamente el costo de vida. Los críticos del proyecto de ley también han señalado los lujosos estilos de vida de Ruto y los miembros de su administración, y han instado a los funcionarios a limitar sus gastos. Los jóvenes manifestantes, que según los observadores en su mayoría han iniciado y guiado las manifestaciones, también se han sentido indignados por la forma despectiva en que algunos líderes han abordado sus preocupaciones. El martes, mientras los legisladores debatían y votaban sobre el proyecto de ley, los manifestantes en Nairobi marcharon al Parlamento para instarlos a retroceder. Pero la alianza de Ruto, que tiene mayoría en el Parlamento, aprobó rápidamente la legislación. Las tensiones se apoderaron de la ciudad poco después, con grandes multitudes llegando al Parlamento, escalando sus paredes y saqueando partes de las instalaciones. Después del anochecer, el ministro de Defensa, Aden Duale, dijo que desplegaría al ejército para apoyar a la policía en el manejo de la “emergencia de seguridad” en el país. Una hora después, Ruto adoptó un tono inflexible en un discurso televisado, calificando las protestas de “traición” y culpando a “criminales que pretenden ser manifestantes pacíficos” por la violencia. “Aseguro a la nación que el gobierno ha movilizado todos los recursos a disposición de la nación para garantizar que una situación de esta naturaleza no se repetirá nuevamente a cualquier costo”, dijo Ruto. El miércoles, líderes políticos y grupos de derechos instaron al presidente a reducir la situación. Raila Odinga, el líder de la oposición que perdió frente a Ruto en las elecciones de 2022, le pidió que eliminara el proyecto de ley y hablara con los manifestantes. “Kenia no puede permitirse matar a sus hijos solo porque los niños están pidiendo comida, empleo y una oreja atenta”, dijo Odinga en un comunicado.

LEAR  Artista tanzano que quemó la foto del presidente es liberado.