Moldavia se une a Ucrania en un gran paso en el camino hacia unirse a la UE

Hace 60 minutos por Petru Clej, BBC News en Chisinau, Moldavia. Chisinau tiene la sensación de una capital europea, pero no todos los moldavos quieren alejarse de Rusia. Moldavia, al igual que Ucrania, el martes 25 de junio será un día trascendental, cuando la Unión Europea inicie años de conversaciones con el objetivo de incorporar a los dos países como nuevos miembros. La presidenta moldava Maia Sandu, una de las principales impulsoras en la dirección europea, ha fijado 2030 como objetivo para unirse a la UE, pero su país enfrenta un largo y arduo camino hacia la membresía. Chisinau tiene la sensación de una ciudad europea. Jóvenes músicos cantan “I wanna dance with somebody” de Whitney Houston fuera de un restaurante de moda mientras los moldavos pasan. Pero los edificios de la ciudad te recuerdan tanto a su pasado zarista, rumano y soviético como a su presente vibrante. La población de 2.6 millones de Moldavia es pequeña en términos europeos, y uno de cada cinco vive en la capital. Pero Maia Sandu tiene un alto estatus entre los líderes de la UE, especialmente por su fluidez en inglés y francés. Viaja a cumbres de la UE en clase económica y viste con jeans y zapatillas. Sería difícil encontrar a alguien que no crea que su movimiento hacia la UE está vinculado a la guerra en la vecina Ucrania. Uno de los países más pobres de Europa, Moldavia se encuentra entre Ucrania y Rumania. Está plagado de corrupción y se mantiene en gran medida gracias a las remesas enviadas por su gran diáspora en toda la UE. Y ese vínculo con el resto de Europa es significativo, a pesar de los esfuerzos de Rusia por desacreditarlo. Maia Sandu publicó esta imagen a principios de este mes cuando los futbolistas de Moldavia jugaron contra Ucrania en Chisinau. Cuando la presidenta Sandu firmó la semana pasada un decreto sobre las conversaciones de adhesión a la UE, habló de Moldavia convirtiéndose en parte de una “Europa más fuerte y unida”. Pero el Kremlin señaló que si bien Moldavia es un estado soberano, sus “intereses futuros” también deberían estar vinculados a los mercados rusos y a los “procesos de integración” de los antiguos territorios soviéticos. A pesar de su mayoría de habla rumana, Moldavia es una república ex soviética y gran parte de su periferia oriental alberga una región separatista pro-Moscú llamada Transnistria. Cuando Rusia lanzó su invasión a gran escala de Ucrania, Kyiv cerró en cuestión de días los 452 km (280 millas) de frontera que comparte con Transnistria. Las tropas rusas nunca se fueron desde la disolución de la URSS, y la región es un recordatorio del largo brazo de Moscú en sus antiguas repúblicas. Mientras firmaba el decreto de la semana pasada, la presidenta Sandu habrá tenido medio ojo en dos grandes votos en octubre. No solo aspira a ser reelegida en las elecciones presidenciales, sino que también se está llevando a cabo un referéndum para consagrar el camino de su país hacia la membresía de la UE en la constitución. Su país está dividido en campos pro y anti-UE y su mayor obstáculo es Transnistria. Este problema no se puede resolver de la noche a la mañana, admite el diputado pro-gubernamental Oazu Nantoi, pero ahora que la frontera ucraniana está cerrada, es optimista. “Tenemos la capacidad de presionar a este régimen separatista”, le dijo a la BBC. “Los controles aduaneros conjuntos moldavo-ucranianos se llevan a cabo en el punto de cruce de la frontera de Cuciurgan, por lo que Transnistria se ha convertido en un enclave”. Antes de unirse a la UE, Moldavia tendrá que comprometerse con amplias garantías democráticas y judiciales, y Valeriu Renita, un periodista de la oposición del partido prorruso Sansa (La Oportunidad), dice que Chisinau no está cumpliendo con eso. “El gobierno ha cerrado 13 redes de televisión, 30 sitios web, la reforma judicial va mal, algunos dirían que el país es una dictadura”, dijo a la BBC. Su partido fue prohibido de participar en las elecciones locales en noviembre pasado, y el Sr. Renita niega la acusación de que la oposición de Moldavia sigue órdenes de Moscú. En el centro del presunto intento de Rusia de desestabilizar Moldavia se encuentra un hombre: el magnate de los negocios fugitivo Ilan Shor, que fue condenado en ausencia hace cinco años por malversar $1 mil millones de los bancos moldavos. Shor, que ahora tiene ciudadanía rusa e israelí, trabaja desde Moscú como coordinador informal de las fuerzas anti-UE y pro rusas en Moldavia. Esas agrupaciones prorrusas celebraron un congreso en Moscú recientemente y cuando algunos de los participantes regresaron a Chisinau, las autoridades confiscaron más de €1 millón en efectivo. Línea de tiempo de Moldavia 1812 Parte oriental del Principado de Moldavia anexada por Rusia zarista y renombrada Bessarabia. 1918 A medida que la Rusia zarista se desmorona, Bessarabia se convierte en parte del Reino de Rumania. 1940 Después del ultimátum de Stalin, Rumania cede Bessarabia a la URSS. Luego se combina con Transnistria para formar la República Socialista Soviética de Moldavia. 1991-92 Moldavia declara su independencia de la Unión Soviética. Después de una breve guerra civil, los separatistas transnistrios respaldados por el ejército soviético se instalan en la ribera oriental del río Nistru. El idioma es la principal línea divisoria aquí. Los hablantes rumanos/moldavos, que representan aproximadamente el 80% de los 2.6 millones de residentes de Moldavia, excluyendo Transnistria, están firmemente a favor de la integración en la UE. Las minorías étnicas, que incluyen rusos, ucranianos, búlgaros y gagauzos, y hablan principalmente ruso, están en contra. El gobierno de Moldavia dice que muchos de ellos han sido fuertemente influenciados por la “guerra de información” de Rusia. Los gagauzos, que son un grupo étnico cristiano turco en una región autónoma del sur de Moldavia, están liderados por una gobernadora pro-Kremlin llamada Evgenia Gutul. Es una conocida partidaria de Ilan Shor y a principios de este año el embajador de la UE de Moldavia, Janis Mazeiks, se quejó de que era imposible entablar un diálogo con ella. A nivel nacional, las encuestas de opinión sitúan el apoyo a la UE en el referéndum del 20 de octubre entre el 55 y el 65%. Pero si se tienen en cuenta los cientos de miles de moldavos que viven y trabajan en la Unión Europea, entonces un voto afirmativo parece asegurado, al menos por el momento. Con sus votos, Maia Sandu podría incluso lograr una victoria absoluta en la primera ronda de las elecciones presidenciales. Pero la influencia de Rusia está siempre presente, ya sea en la guerra en la vecina Ucrania o en las noticias falsas que aparecen en TikTok o Telegram. Tanto es así que el gobierno de Chisinau teme que Moscú pueda intentar fomentar la violencia en la carrera hacia el referéndum de octubre. La presidenta Sandu ya ha sido objetivo de un video deep-fake mientras que otro falso ha presentado un campamento militar para niños moldavos. Galina Vasilieva, que edita el sitio web de noticias en rumano y ruso NewsMaker, dice que estos son vistos por los moldavos que son más susceptibles a la propaganda. “En las elecciones presidenciales de 2016 hubo un video falso que afirmaba que Maia Sandu había acordado con los líderes de la UE aceptar refugiados sirios. Muchos lo creyeron y perdió las elecciones”. La catedral metropolitana en Chisinau.

LEAR  El caso de homicidio involuntario de Alec Baldwin en Rust es desestimado.