‘La Montaña’ es un emotivo viaje de sanación y amistad – ¡Cultura en Voz Alta!

Directora: Rachel House

A la sombra de la montaña Taranaki, tres almas jóvenes se embarcan en una aventura transformadora en la conmovedora película de Rachel House, La Montaña. Ambientada en el fondo del Mounga Taranaki de Nueva Zelanda, este cuento de crecimiento entrelaza temas de cultura, amistad y autodescubrimiento.

Sam (Elizabeth Atkinson), una joven animada, anhela reconectarse con su herencia Māori. Con la ayuda de sus amigos Mallory y Bronco, se embarca en una misión para encontrar sanación bajo la atenta mirada de Taranaki Maunga. La directora Rachel House captura magistralmente la esencia de la curiosidad y la resistencia juvenil. Mientras el trío navega por paisajes escarpados y senderos ocultos, su vínculo se profundiza y descubren que la compañía es el verdadero tesoro.

A diferencia de otras películas de aventuras, La Montaña sorprende con un humor neozelandés genuino. El diálogo brilla y los personajes se sienten como niños reales, con defectos, encantadores y totalmente identificables. Elizabeth Atkinson brilla como Sam, infundiendo a su personaje con vulnerabilidad y determinación. Terrence Daniel y Reuben Francis ofrecen interpretaciones igualmente convincentes, haciéndonos apoyar el crecimiento de sus personajes.

La magia del cineasta pinta la exuberancia verde de Taranaki, las cumbres nevadas y los valles brumosos. Cada fotograma nos invita a detenernos y apreciar las maravillas naturales que rodean a nuestros jóvenes aventureros. Prepárate para algunas lágrimas. La Montaña tira de las cuerdas del corazón sin caer en el melodrama. Es un equilibrio delicado, y House lo clava.

Sí, se trata de niños, pero no es solo una “película para niños”. Es un relato universal de resistencia, amistad y el poder curativo de la naturaleza.

LEAR  La gran imagen: un paraíso nudista en la Francia de los años 1930 por Pierre Audebert | Fotografía

Email: [email protected]
Redes sociales: @neillfrazer