Nuevo escándalo de apuestas pone en riesgo golpear la herida electoral de los Tories | Noticias de Política

La política, al igual que la comedia, a menudo se trata de la sincronización.
Y habrías pensado que el funcionario conservador a cargo de las redes sociales podría haber sentido el peligro antes de publicar un anuncio en los canales del partido que mostraba una ruleta y el título acompañante: “Si apuestas por el Laborismo, nunca ganarás”.
Esto se debe a que horas después de que se publicara ese post, se confirmó que un segundo candidato conservador estaba siendo investigado por supuestamente apostar sobre el momento de las elecciones generales poco antes de que se anunciara públicamente.
Política más reciente: Candidato conservador enfrenta investigación por juego casado con director de campaña
Ahora también sabemos que Laura Saunders, quien se postula en Bristol North West, está casada con el director de campaña del partido, alguien que se supone tendría acceso a información privada potencialmente sobre las elecciones.
Esto importa legalmente porque es un delito usar información privilegiada no disponible para los demás para obtener una ventaja injusta al apostar.
Si bien no nombran a ninguna persona, la Comisión de Juegos de Azar dice que está “investigando la posibilidad de delitos relacionados con la fecha de las elecciones”.
Pero la situación también importa políticamente por dos razones.
En primer lugar, para arriesgarse a decir lo obvio, estamos a dos semanas del día de las elecciones y el gobierno actual está rezagado en las encuestas.
Como mínimo, Rishi Sunak quiere hablar sobre los riesgos (según él) de una administración laborista y ciertamente no sobre actividades sospechosas en sus propias filas.
Minutos y pulgadas de columna cuentan más en la recta final de una campaña electoral, y esta es otra historia que absorberá ancho de banda y eclipsará los mensajes que los Tories quieren transmitir.
En segundo lugar, esta historia tiene el potencial de causar daño porque se centra en vulnerabilidades políticas preexistentes presentes en el partido conservador.
Para ser más específicos, esto corre el riesgo de ser tejido en el tópico político tóxico a menudo conocido como “corrupción Tory”.
Entonces, el proceso de pensamiento puede ser: “Estaban de fiesta cuando el país estaba bloqueado, sus amigos estaban haciendo dinero con el equipo de protección personal en la pandemia, y ahora incluso intentaron sacar provecho de la fecha de las elecciones generales”.
Sí, el partido argumentará correctamente que en todos estos casos fue un pequeño número de personas supuestamente quebrantando las reglas.
Pero en el fulgor de la campaña, podría no importar, ya que, un poco como la historia del Día D lo hizo con la acusación de un primer ministro desconectado, esta historia corre el riesgo de golpear un moretón electoral.
Leer más de Sky News:
Co-líder verde rechaza comparación con Liz Truss
El Laborismo en camino de obtener una mayoría de 200 escaños
Hay una advertencia en eso, sin embargo.
A veces en Westminster podemos exagerar el grado en que historias como esta dañan a un partido, cuando la realidad es que a menudo sirven para dañar a todos los políticos en la mente de los votantes, independientemente de su afiliación.
Eso puede ser compensado por el énfasis partidista inevitable que trae una elección.
Pero dado que esta campaña se ha caracterizado por un sentido de apatía y falta de fe en la clase política en general, no se sorprenda si este último escándalo mina la confianza en todos los posibles líderes.

LEAR  Ekko Astral lanza nuevo sencillo 'Día del Recuerdo del Holocausto'