China acusada de cambiar el nombre de cientos de pueblos uigures.

Hace 17 minutos por Anna Lamche, BBC News. AP Foto/Andy Wong. Un cartel muestra al presidente Xi Jinping uniendo manos con un grupo de ancianos uigures en la Aldea de la Nueva Unidad en Hotan, en la región de Xinjiang en el oeste de China. China ha cambiado los nombres de cientos de aldeas en la región de Xinjiang en un intento de borrar la cultura musulmana uigur, según Human Rights Watch (HRW). Según un informe del grupo, cientos de aldeas en Xinjiang con nombres relacionados con la religión, historia o cultura de los uigures fueron reemplazados entre 2009 y 2023. Palabras como “sultán” y “santuario” están desapareciendo de los nombres de los lugares, para ser reemplazadas por términos como “armonía” y “felicidad”, según la investigación, que se basa en los propios datos publicados por China. La embajada de China en Londres negó las acusaciones. En los últimos años, las autoridades chinas han estado transformando radicalmente la sociedad en Xinjiang en un intento de asimilar a su población uigur minoritaria en la cultura china dominante. Los activistas señalan un creciente número de pruebas de abusos sistemáticos de derechos humanos contra los uigures. Investigadores de HRW y la organización con sede en Noruega Uyghur Hjelp estudiaron los nombres de las aldeas en Xinjiang desde el sitio web de la Oficina Nacional de Estadísticas de China durante el período de 14 años. Encontraron que los nombres de 3,600 de las 25,000 aldeas en Xinjiang fueron cambiados durante este tiempo. Mientras que la mayoría de estos cambios de nombre “parecen mundanos”, dijo HRW, alrededor de un quinto, o 630 cambios, eliminan referencias a la religión, cultura o historia uigur. Palabras cargadas de significado para la población uigur de China, incluyendo Hoja, un título para un maestro religioso sufí, y títulos políticos u honoríficos como Sultán y beg, han sido reemplazados por palabras que HRW afirma reflejan “la ideología reciente del Partido Comunista Chino”, incluyendo “armonía” y “felicidad”. En un ejemplo destacado en el informe, Aq Meschit (“mezquita blanca”) en el Condado de Akto, una aldea en el suroeste de Xinjiang, fue renombrada como Aldea de la Unidad en 2018. Un creciente número de pruebas apunta a abusos sistemáticos de derechos humanos contra la población musulmana uigur del país. Beijing niega las acusaciones. La mayoría de los musulmanes uigures de China viven en el noroeste del país, en áreas como Xinjiang, Qinghai, Gansu y Ningxia. En una declaración a la BBC, un portavoz de la embajada china en Londres negó las acusaciones. “Las personas de todos los grupos étnicos disfrutan de la libertad de creencias religiosas bajo la ley. Los idiomas y culturas de los uigures y otras minorías étnicas están protegidos y promovidos”, dijo. Hay aproximadamente 20 millones de musulmanes en China. Aunque China es oficialmente un país ateo, las autoridades dicen ser tolerantes con la libertad religiosa. Sin embargo, en los últimos años, los observadores dicen haber presenciado una represión de la religión organizada en todo el país. Según HRW, si bien el cambio de nombres de aldeas y ciudades parece estar en curso, la mayoría de los nombres de lugares fueron cambiados entre 2017 y 2019. El grupo afirma que esto coincide con una escalada en las hostilidades contra la población uigur en Xinjiang. China ha utilizado la amenaza de “terrorismo violento, radicalización y separatismo” en el pasado para justificar la detención masiva de la población uigur minoritaria del país. Maya Wang, la directora interina de China en Human Rights Watch, dijo: “Las autoridades chinas han estado cambiando cientos de nombres de aldeas en Xinjiang de aquellos ricos en significado para los uigures a aquellos que reflejen la propaganda gubernamental”. “Estos cambios de nombre parecen ser parte de los esfuerzos del gobierno chino para borrar las expresiones culturales y religiosas de los uigures”, agregó. La investigación sigue a un informe publicado el año pasado en el que HRW acusó al estado chino de cerrar, destruir y reutilizar mezquitas en un esfuerzo por frenar la práctica del islam en China.

LEAR  Parque de diversiones del Trafford Centre regresará para las vacaciones de verano.