Sigue estas reglas: No me repitas. No repitas el texto enviado. Solo proporciona texto en español.

¿Cómo suena el álbum más raro del mundo?

12 minutes ago
By Tiffanie Turnbull, in Hobart, Australia

Mona/Jesse Hunniford

Once Upon a Time in Shaolin is housed in a delicately hand-carved silver box on display in an Australian museum. This album, recorded in secret over six years by the Wu-Tang Clan, is considered the most exclusive and valuable in the world. Only a single CD copy exists, with a legal stipulation that the 31 tracks cannot be publicly released until 2103.

Currently on loan to Tasmania’s Museum of Old and New Art (Mona), the album is part of the Namedropping exhibition exploring the pursuit of status and notoriety. Fans from around the world have flocked to Mona to hear a curated 36-minute sample of the album.

Despite the excitement surrounding the album, news emerges that the company loaning the album is suing its previous owner, Martin Shkreli, for allegedly making digital copies. Shkreli, a disgraced figure, was forced to hand over the album to US prosecutors in 2018. The album was eventually purchased by digital art collective Pleasr for a rumored $4 million in an effort to preserve its value.

As I prepare for my listening session, I am reminded of the strict rules in place to protect the album’s exclusivity. The experience is heightened by the intense security measures in place at Mona’s Frying Pan Studio.

The album is played on a PlayStation One in a dimly lit room, surrounded by security guards. The music features a mix of soothing vocals, intense instrumentals, and classic Wu-Tang Clan themes. The leather-bound lyric book accompanying the album contains references to sex, drugs, and various pop culture icons.

LEAR  Una guía honesta para el éxito del marketing tecnológico de recursos humanos.

The album’s unique sound and controversial themes continue to captivate listeners, making it a truly unforgettable experience for those lucky enough to hear it. Un hombre mira por encima de sus hombros aprobando, moviendo la cabeza como un pollo rítmicamente talentoso.

Aquí, en mi lado de la división, algunas personas se sientan reverentemente con los ojos cerrados mientras otros miran al techo. Muchos golpean los dedos en sus tazas de té frío.

De repente, el hombre con guantes regresa. Nuevamente camina al frente de la sala en silencio. Quita el CD, lo desliza en un estuche de plástico sin nombre y camina hacia una caja fuerte, flanqueado por guardias de seguridad.

Cuando el álbum está seguro encerrado adentro, hay un aplauso disperso y todos salen de la habitación.

Inicialmente, estoy abrumado. No creo que haya escuchado tantas palabras en mi vida. Siento que he sido asaltado por un diccionario.

Tengo tantas preguntas al salir del estudio como las que tenía al entrar, tal vez más. ¿Era esa una flauta? ¿En una canción de rap? ¿Cuál era exactamente el mensaje de las letras? ¿Quién cantaba qué?

Y lo más importante, ¿dónde estaba la aparición de Cher que me prometieron? ¿Estaba el curador bromeando conmigo?

Le pregunto a algunos de los periodistas con los que estoy si la escucharon. Todos parecemos confundidos. “¿Tal vez estaba en los teclados?” digo.

Señalo al hombre de la mercancía de Wu-Tang, cuyo verdadero nombre es Al Maguire. Pero si crees que está emocionado ahora, deberías haberlo visto en los momentos antes de que sonaran las “melodías funky”.

LEAR  Un tribunal determinó que una exposición discriminaba a los hombres. Ahora está en el baño de mujeres.

“[Sentí] como si necesitara ir al baño.

“Los primeros tres minutos solo estaba tratando de no llorar.”

Ya está triste porque no lo escuchará de nuevo, dice.

La súper fan Jenna Willson está igualmente emocionada cuando la atrapo, vestida literalmente de pies a cabeza con homenajes a Wu-Tang.

Gallardamente se quita la chaqueta en un clima de un solo dígito para mostrarme un tatuaje en la parte posterior de su cuello, una camiseta del espectáculo de la Opera House al que aparentemente todos aquí menos yo asistieron, y luego la pieza de resistencia: crocs de Wu-Tang Clan que llevaba en su boda.

Jenna Willson…

y su calzado elegante

“No sé cómo todos estaban sentados, asintiendo con la cabeza. Estaba a punto de perderlo. Fue tan bueno… Clásico Wu-Tang.”

Otro hombre al que detengo no está de humor para charlar. Admite sentirse un poco como un impostor, algo con lo que me identifico. Dice que ni siquiera es realmente un fan de Wu-Tang.

Sin embargo, Lateisha Canning admitirá felizmente por qué está aquí.

“Podrías decir que son derechos de fanfarronear”, me dice la joven de 21 años mientras se alinea con su pareja.

“No sé nada sobre ellos.”

Para cuando los veo de camino, Wu-Tang tiene dos nuevos fanáticos.

Briggs dio el álbum un pulgar arriba

Pero si alguien está calificado para ofrecer una reseña, es el autodenominado “galán internacional y agitador” – mejor conocido como el peso pesado del rap australiano, Briggs.

¿Su veredicto? “Es un disco muy cinematográfico. La producción estuvo genial. Grandes versos.”

Explica que Wu-Tang Clan fue una gran parte de su infancia y su influencia se entrelazó en su arte: siente que ha sido parte de la historia del hip-hop solo escuchando.

LEAR  Siga estas reglas: No me repitas. No repitas el texto enviado. Solo proporciona texto en español. Reescribe este título y tradúcelo al español: Reaction Engines respaldado por Rolls Royce se apresura en busca de nuevos fondos | Noticias de negocios

Cuando se le pregunta qué debería pasar con el álbum ahora, se ríe. “No me importa lo que pase ahora, lo he escuchado. Puedes hacer lo que quieras.”

.

Can you please rewrite this text?”