Siga estas reglas: No me repita. No repita el texto enviado. Solo proporcione texto en español. Reescribe este título y tradúcelo al español: Cómo los cohetes israelíes vaciaron un pueblo mediterráneo en Líbano.

Two hours ago, BBC News reporter Ali Abbas Ahmadi wrote about the situation in Alma al-Shaab, Lebanon. The village has been caught in cross-border fighting between Israeli forces and Hezbollah since October last year. Milad Eid, a resident, expressed his anguish over the phone as he described the destruction caused by Israeli missiles and bombs in the village. Despite being only about a kilometer from the Israeli border, the village was once a picturesque Christian village known for its scenic views of the surrounding countryside and the Mediterranean Sea. However, Israeli forces have heavily targeted Alma al-Shaab, resulting in the destruction of homes, agricultural land, and infrastructure. Many residents have fled, leaving only around 100 people in the village. The ongoing conflict has brought back painful memories of past conflicts, causing fear and uncertainty among the residents. Maria Shaya, a former resident, shared her experiences of growing up in the village amidst constant violence and attacks. She longs to return home but is unsure of when that will be possible. The conflict, now in its seventh month, shows no signs of slowing down, with both sides continuing to launch attacks on each other, causing civilian casualties and displacement. A través de la frontera, los medios israelíes informan que 10 civiles han sido matados mientras que alrededor de 60,000 han sido desplazados.

La violencia está teniendo un impacto mental, físico y económico en los residentes de Alma al-Shaab, la mayoría de los cuales han huido a ciudades como Beirut y Sidón.

Los que tienen una segunda casa o familiares con quienes quedarse son afortunados, dice el alcalde adjunto. Otros han tenido que alquilar casas, a menudo viviendo juntos con otras dos o tres familias.

LEAR  Senador australiano involucrado en votación de protesta en Gaza renuncia

Muchos dicen que los ingresos se han agotado y los niños no pueden ir a la escuela.

Milad Eid

Milad Eid vio dos casas bombardeadas justo minutos antes de hablar con la BBC

Algunos residentes insisten en quedarse, pase lo que pase.

Milad Eid es uno de ellos. “No sabes cuándo las nubes te van a bombardear o algo te va a atacar,” dice.

Pero si se va, teme “enfrentarse al mismo problema que los palestinos cuando dejaron su país”.

El Sr. Eid se refiere a lo que se conoce como la Nakba, o Catástrofe, por los palestinos.

El 14 de mayo de 1948, Israel declaró su independencia, y en una guerra que comenzó al día siguiente, hasta 750,000 palestinos que habían vivido en esa tierra huyeron o fueron expulsados de sus hogares.

Ni ellos ni sus descendientes han sido permitidos por Israel regresar.

“Se convirtieron en refugiados, y todavía después de 70 o 75 años están llorando por su país y sus aldeas y sus casas,” dice.

Cuando se trata de la frontera Líbano-Israel hoy, la mayoría de los observadores internacionales se han abstenido de llamar a la situación una guerra total.

Pero para aquellos que viven allí, no puede ser otra cosa.