OPINIÓN: Hay lecciones que aprender de Finlandia, pero dar teléfonos inteligentes a niños pequeños no es una de ellas.

Desde que me mudé a Finlandia por primera vez en 2013, he sido testigo de un problema social cada vez más profundo que ha devastado el aprendizaje de los estudiantes. La infancia está dominada por los dispositivos digitales. Esta es una tendencia global, pero afecta de manera desproporcionada a los niños finlandeses.

Los adolescentes de Finlandia, anteriormente los mejores del mundo, siguen obteniendo resultados por encima del promedio en el Programa para la Evaluación Internacional de Estudiantes, o PISA, pero entregaron sus puntajes promedio más bajos en matemáticas, ciencias y lectura en el último estudio, y esos números han estado disminuyendo durante años.

En diciembre, el Ministerio de Educación y Cultura de Finlandia describió la situación como “extremadamente desconcertante”.

Como maestro y padre estadounidense viviendo en Finlandia, entiendo la preocupación. Las escuelas estadounidenses pueden aprender lecciones valiosas de la educación finlandesa, tanto positivas como negativas.

En 2016, a pesar de la investigación que mostraba que los estudiantes que usaban computadoras con más frecuencia en la escuela obtenían resultados mucho peores en las pruebas PISA de lectura y matemáticas, el gobierno finlandés anunció que gastaría millones de euros en aumentar el aprendizaje digital.

Finlandia es ahora uno de los líderes en el uso de dispositivos digitales en la escuela, ocupando el sexto lugar en general en el estudio PISA 2022. En promedio, los adolescentes finlandeses informaron pasar más de cuatro horas en dispositivos digitales durante el día escolar.

Previsiblemente, la distracción digital es alta: los datos de PISA 2022 revelaron que más del 80 por ciento de los jóvenes de 15 años de Finlandia dijeron que los dispositivos digitales los distraían, al menos a veces, mientras estaban en clase de matemáticas.

LEAR  Académicos critican la "represión" de la Universidad de Nueva York en Abu Dhabi sobre el apoyo palestino.

Los datos también mostraron una fuerte asociación entre la distracción digital y el rendimiento estudiantil. Los adolescentes que dijeron que se distraían por el uso de dispositivos de sus compañeros obtuvieron significativamente peores resultados académicos que aquellos que rara vez enfrentaban este nivel de distracción.

En los países ricos, el rendimiento académico ha caído en picado a medida que ha aumentado la propiedad de teléfonos inteligentes entre los niños. (También han aumentado la depresión y la ansiedad). Y hay pruebas crecientes de que los dispositivos digitales han erosionado los resultados de aprendizaje. También se ha indicado que el uso excesivo de teléfonos celulares está asociado con efectos adversos en el bienestar de los estudiantes, que enviar mensajes de texto en clase está relacionado con calificaciones más bajas y que simplemente tener el teléfono inteligente cerca disminuye la capacidad cognitiva.

Consistente con esos hallazgos, los puntajes de PISA de Finlandia han disminuido constantemente desde que debutó el iPhone en 2007.

Es tentador mirar el bajo rendimiento de PISA del país y culpar al estilo de educación finlandesa. Pero esta conclusión pasa por alto el panorama general.

Trabajo en un rol híbrido con Copper Island Academy, una escuela chárter de Michigan que utiliza prácticas probadas de la educación finlandesa, incluyendo descansos cerebrales regulares, colaboración entre maestros y aprendizaje práctico.

Nuestra escuela de K-8 obtuvo resultados en el 10 por ciento superior de las escuelas públicas del estado en una evaluación integral que considera la competencia, el crecimiento y otros indicadores clave.

Sin embargo, en Copper Island somos cuidadosos con lo que tomamos prestado de la educación finlandesa. Aceptamos prácticas basadas en evidencia como los descansos cerebrales, pero nos hemos abstenido, por ejemplo, de adoptar el énfasis reciente de Finlandia en el aprendizaje digital.

LEAR  ¿A qué hora pueden los constructores hacer ruido en una zona residencial?

Subscribimos al enfoque anterior del país de minimizar el tiempo de pantalla durante el día escolar. Japón, otra nación de alto rendimiento, también ha hecho esto.

A diferencia de sus contrapartes finlandesas, los adolescentes japoneses mejoraron sus puntajes de PISA 2018 en cada materia a pesar de la interrupción por Covid-19. También informaron el menor tiempo usando dispositivos digitales para el ocio durante el día escolar, aproximadamente una hora menos que los adolescentes de Finlandia.

El psicólogo estadounidense Jon Haidt denuncia una “infancia basada en el teléfono”, que contribuye a la pérdida de sueño, la adicción, los problemas de atención y la privación social. Este fenómeno global surgió hace aproximadamente 12 años, pero se está desarrollando de manera diferente en todo el mundo.

Aproximadamente el 50 por ciento de los niños estadounidenses reciben su primer teléfono inteligente antes de cumplir los 11 años. Según una encuesta de 2022, la mayoría de los niños en Finlandia, sin embargo, parecen recibir un teléfono (generalmente un dispositivo inteligente) a la edad de 5 o 6 años. El estudio también indicó que, por primera vez en su historia, prácticamente todos los alumnos de primer grado tenían teléfonos, incluidos relojes telefónicos.

Los puntajes en picada de PISA de Finlandia pueden reflejar, quizás más que cualquier otra cosa, una infancia basada en el teléfono que comienza demasiado temprano. Los expertos recomiendan retrasar la propiedad de un teléfono inteligente tanto como sea posible para reducir la distracción y la adicción. El uso del teléfono inteligente desencadena aumentos de dopamina dentro de los cerebros de los niños, y esos picos hacen que estos dispositivos sean difíciles de resistir.

LEAR  Una mirada al pasado: Lo que dicen mis estudiantes sobre los profesores que pronuncian mal sus nombres.

Pero hay algo de esperanza para el sistema educativo de Finlandia.

Hace un par de meses, mi hijo de 12 años comenzó a quejarse cuando llegaba a casa de su escuela finlandesa. Describió a compañeros de clase que se inclinan hacia sus teléfonos inteligentes siempre que pueden.

“¿Por qué mi escuela no se deshace simplemente de los teléfonos?”, me preguntó.

Unas semanas más tarde, recibí un correo electrónico inesperado de su director. Los maestros y estudiantes habían discutido los pros y los contras de usar teléfonos en la escuela y decidieron prohibir los dispositivos.

La decisión llenó de alegría a mi hijo. Fue un paso en la dirección correcta.

Timothy Walker es un maestro estadounidense, consultor educativo y autor de “Enseñar como en Finlandia”.

Esta historia sobre teléfonos inteligentes y niños fue producida por The Hechinger Report, una organización de noticias sin fines de lucro e independiente centrada en la desigualdad y la innovación en la educación. Regístrese para el boletín de Hechinger.

Artículos relacionados

The Hechinger Report ofrece informes detallados, basados en hechos, imparciales sobre educación que son gratuitos para todos los lectores. Pero eso no significa que sea gratuito producirlo. Nuestro trabajo mantiene informados a educadores y al público sobre problemas urgentes en escuelas y campus en todo el país. Contamos la historia completa, incluso cuando los detalles son inconvenientes. Ayúdenos a seguir haciéndolo.

Únase hoy.