La “pausa” militar en la carretera de Gaza enciende divisiones en el gobierno israelí.

¿Cuándo es una tregua no es una tregua? Según el ejército israelí, cuando es una “pausa local, táctica de actividad militar por motivos humanitarios”.

El coordinador de ayuda humanitaria de Israel para Gaza detalló la pausa diaria programada en la lucha entre las 08:00 y las 19:00 hora local, a lo largo de una ruta clave que corre hacia el norte desde el punto de cruce de Kerem Shalom, donde la ayuda espera ser entregada.

El anuncio casi inmediatamente desató un furioso asalto político de ministros del gobierno de extrema derecha, y una rápida defensa del ejército de Israel, insistiendo en que no señalaba el fin de la lucha en el sur de Gaza, ni ningún cambio en la entrada de ayuda humanitaria.

El hecho de que este anuncio haya resultado tan explosivo destaca la situación cada vez más tensa del primer ministro de Israel, atrapado entre los costos de sus vagas y hasta ahora inalcanzables metas militares de desmantelar a Hamas y traer a casa a los rehenes, y los aliados políticos en los que confía para permanecer en el poder.

Las agencias aún necesitarán coordinar sus movimientos con el ejército israelí, y el director de Gaza del Programa Mundial de Alimentos, Matt Hollingworth, dijo que la prueba sería si esa coordinación se volvía más suave y rápida como resultado.

Pero también dijo que la coordinación era solo parte del obstáculo que enfrentan las agencias para entregar ayuda dentro de Gaza.

El anuncio del domingo “no resuelve el problema de la inseguridad y la criminalidad”, dijo. “Y esta es la zona más peligrosa de la Franja de Gaza en este momento para mover la ayuda”.

LEAR  Barrio de la Ciudad de Gaza en ruinas tras la retirada de las tropas israelíes.

Las agencias de ayuda informaron durante el fin de semana que la guerra continua estaba alimentando la desnutrición aguda en partes de Gaza.

Israel está bajo presión, de ONG, aliados y su propio Tribunal Superior, para llevar más ayuda a Gaza.

Pero el primer ministro Benjamin Netanyahu enfrenta una fuerte oposición de dos colegas de gabinete de extrema derecha, que dicen que derribarán su gobierno si accede a poner fin a la guerra, y que ven las entregas de ayuda como un retraso en la victoria de Israel.

Reaccionaron furiosamente al anuncio de hoy, con el ministro de Seguridad Interna, Itamar Ben-Gvir, describiendo a “quien tomó esta decisión” como “malvado” y “un tonto”.

El ministro de Finanzas, Bezalel Smotrich, dijo que la ayuda humanitaria ayudaba a mantener a Hamas en el poder y arriesgaba poner “los logros de la guerra por el desagüe”.

Dijo que el ejército podría emitir este mensaje en un día en que Israel estaba enterrando a once de sus soldados, era un síntoma de que el liderazgo daba demasiado peso a la opinión internacional y no lo suficiente a las fuerzas en el terreno.

Ambos hombres han amenazado con derribar el gobierno de Netanyahu si termina la guerra, como América quiere.

Pero la presión sobre los costos de esa guerra también está aumentando en el país. El conflicto paralelo de Israel con Hezbolá en Líbano se ha intensificado en los últimos días, destacando los riesgos más amplios de continuar la guerra con sus aliados de Hamas.

Anoche, grandes multitudes salieron a protestar en Tel Aviv, pidiendo a Netanyahu que ponga fin al conflicto en Gaza y firme un acuerdo para devolver a casa a 120 rehenes israelíes.

LEAR  Swizzels nombrado proveedor oficial de dulces para Co-op Live Arena.

Y los funerales de once soldados, asesinados en Gaza durante el fin de semana, vuelven a centrar las preguntas sobre cómo se pueden lograr los objetivos de guerra declarados por el primer ministro de Israel.

Netanyahu ha prometido una “victoria total” contra Hamas. Ha enmarcado la operación actual en Rafah como un asalto a los últimos batallones restantes del grupo en Gaza, necesario para destruirlo, dice.

Pero está claro que incluso desmantelar a Hamas como una organización militar estructurada no significa un fin total al conflicto. Las fuerzas israelíes siguen enfrentando operaciones de guerrilla por parte de combatientes de Hamas en áreas que habían despejado previamente.

Y no hay señales de que los líderes clave del grupo, Yahya Sinwar y Mohammed Deif, hayan sido asesinados o capturados.

Para Netanyahu, poner fin a la guerra probablemente desencadene una nueva batalla por su propia supervivencia política.

Las divisiones puestas al descubierto hoy entre su ejército y sus aliados destacan las tensiones entre la retórica y la realidad en esta guerra.

Y las tensiones que enfrenta Netanyahu al equilibrarlos: atrapado entre la promesa de una “victoria total” y la perspectiva de una “guerra interminable”.