Andrés Martínez, el artista chinandegano que sueña con ir más lejos

La pobreza quiso ganarle a su pasión por la música, pero él dice que se las ingenió para tocar y cantar

Este artista comenzó a trabajar desde los 14 años acomodando trozos de leña en las pulperías del barrio o chapodando el monte de los patios vecinos a su casa. HOY/H. Salazar

Andrés Martínez decidió ser músico costara lo que costara, el día que quedó soterrado en el túnel de una mina artesanal. Se ganaba la vida así y cuando vio que estuvo a punto de perderla para siempre, se juró que lo dejaría todo por esa pasión.

A Martínez parecía sobrarle talento, pero no era suficiente, como tampoco lo era ser parte de un linaje de artistas. Era pobre y no había cómo perfeccionarse. Determinó sí, que no se rendiría. Literalmente, alguien diferente nació de nuevo tras aquel derrumbe.

Ahora Andrés tiene 25 años y es un artista de renombre en la movida cultural de Chinandega. Allá lo conocen como compositor musical, intérprete y promotor de artistas locales. Martínez ha logrado interpretar obras musicales de teatro muy conocidas como Peter Pan, Vaselina, Blanca Nieves, La Bella Durmiente y Alicia en el País de las Maravillas, promovidas a sala llena por la organización Teatro Catalina.

Su familia es referente de arte y cultura. Su abuelo paterno bailaba mambo, su abuelo materno tocaba el acordeón y su abuela materna la guitarra. Todos, al igual que Andrés, aprendieron por su cuenta.

El joven cuenta a HOY que cuando lo mandaban a hacer compras a la pulpería de su calle, tardaba porque se quedaba en la acera de un vecino adolescente que tocaba con su guitarra alabanzas a Dios. Pensó que un coro religioso era la entrada a la música. Y no se equivocó.

“Comienzo a cantar y tocar la guitarra hasta que se me hacían callos en las manos”, cuenta el chinandegano.

Adelante

Andrés hizo su primer video musical con filmación casera. Recuerda que fue un cover de “Stay with me”, del cantante inglés Sam Smith, con el que alcanzó más de 22 mil reproducciones. “Me dije: ‘debo seguir en lo que me apasiona. Nunca dejaré mis sueños’. Ese video lo filmé con mi celular y un micrófono después de un largo día de trabajo en una obra de construcción”, cuenta Martínez.

Formación

Andrés culminó sus estudios secundarios con mucho sacrificio. Lo hizo entre apoyar a su familia con la crianza de sus hermanos y realizar todos los oficios de la casa. Asegura que casi no tenía tiempo para estudiar música después de sus responsabilidades cotidianas.

Gracias a los tutoriales sobre creación y producción musical en YouTube, que son su referencia en formación, cuenta con 14 videos musicales producidos entre amigos donde el respeto a la mujer y derechos humanos por medio de la música se reflejan con mucho profesionalismo. “Se puede crear música sin usar a las personas como objeto sexual. Con el amor y respeto es más que suficiente”, dijo.

Sus inicios

Este artista comenzó a trabajar desde los 14 años acomodando trozos de leña en las pulperías del barrio o chapodando el monte de los patios vecinos a su casa. También realizó jornadas de 10 horas en las bananeras de la ciudad, para comprar su primera guitarra.

“De tanto cargar cajas de bananos, un día perdí calcio y me llevaron al hospital inconsciente. Sin poder moverme”, recuerda. También trabajó en una mina de oro. Ahí sufrió un accidente que lo marcó para siempre. Hoy, de la mano de la productora Los Más Ranqueados de Miami, aspira a más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas