Una reina viene al volante

Seis años manejando bus en medio del agitado tráfico

La mujer de 27 años asegura que muy pocos usuarios la han cuestionado sobre por qué trabaja en bus, la mayoría la admiran. HOY/ Oscar Navarrete

HOY

Tacones altos, maquillada, cabello suelto, uñas largas, manos cuidadas y ropa ceñida. Así se le ve la mayor parte del tiempo manejando la unidad de bus que cubre la ruta Tipitapa-Managua a Xóchilt García Treminio, de 27 años, mejor conocida como “la reina del volante”.
Xóchilt no es el estereotipo de un conductor de bus a pesar de realizar su trabajo y no solo por ser mujer, sino porque dice que cuida verse siempre presentable, ser amable todo el tiempo y respetar a los demás conductores.

Está consciente que se dedica a un trabajo considerado solo para hombres, ligado a la brusquedad que supuestamente se necesita para afrontar los obstáculos del camino, principalmente el tráfico pesado que caracteriza la capital. Aún así ella conserva su feminidad y elegancia.

Todos los días llega a la terminal de buses en el Periférico a las 3:50 de la mañana. Da tres y a veces cuatro vueltas a Tipitapa. HOY/Oscar Navarrete

Cuando tenía 16 años, empezó a sentir un deseo incontrolable por aprender a manejar bus. Su mamá Gloria Azucena Treminio, dueña de tres unidades, le explicaba los riesgos y le recomendaba mejor estudiar y desistir de esa idea, pero ella no se dio por vencida, sino que demostró que sí podía.

“Yo le pedía a sus conductores que me enseñaran a manejar pero no me daban el voto de confianza, en mis tiempos libre me montaba en las unidades y me fijaba en todos los movimientos que ellos hacían al maniobrar, me los aprendí todos y practicaba en mi mente”, relata García.

Un día, de tanto insistir, uno de los conductores de su mamá le cumplió el deseo. “Me puso a prueba y yo ni corta ni perezosa, con la convicción que podía hacerlo y llena de emoción porque iba a hacer lo que tanto quería lo arranque, esa primera vez lo avance siete kilómetros, fue el día más feliz de mi vida”, relata.

García continuó practicando, hasta que llegó el momento de demostrarle a su mamá que no tenía miedo. “Yo siempre he perseverado, cuando mi mamá me vio manejando uno de sus buses me pidió que no me detuviera, porque en el futuro, podía llegar a trabajar con ella”, manifiesta.

Apasionada

HOY/ Oscar Navarrete.

Cuando Xochilt cumplió sus 21 años, gestionó su licencia profesional y empezó su aventura en bus. Se enfocó tanto en esta labor que hasta decidió renunciar a sus estudios de Mercadotecnia. Llegó hasta segundo año.

“Yo tengo una pasión por el volante que no sé ni cómo explicarla, no quería hacer otra cosa que no fuera manejar y ese deseo se mantiene, disfruto cada día porque es una experiencia nueva, no me dan miedo los retos, no me dan miedo las carreteras, estoy dispuesta a seguir porque es lo que me llena”, dice.

García tiene dos hijos, un varón de cinco años y una niña de nueve. Asegura que sus hijos siempre le expresan que están orgullosos de ella.

“Me abrazan cada noche que llegó y me dicen que me quieren un montón, que les gusta lo que yo hago y con la aprobación de ellos tengo más que suficiente, no me importa lo que diga el resto”, comenta.

La mujer expresa que en varias ocasiones otros conductores con actitudes machistas la han intentado chocar y en otras la han insultado solo por realizar este tipo de trabajo.

HOY/ Oscar Navarrete

“En la calle uno se encuentra todo tipo de personas, pero uno debe aprender a ignorar a las que no aportan nada, yo por ejemplo, así he sobrevivido en este gremio, incluso, me han señalado de lesbiana solo por andar manejando un bus y no debería de ser así, los trabajos no tienen por qué tener un sexo definido, uno se harta de eso, la gente no ha aprendido nada, no entiende que estamos en un tiempo moderno, en el que las mujeres tenemos la capacidad de hacer cualquier cosa”, argumenta.

Además de trabajar con su mamá, Xóchilt ha trabajado para dos cooperativas más aquí en Managua, dice que en ambas aprendió grandes lecciones.

“Yo quería experimentar otras rutas aquí en la capital, tenía en cuenta que manejar una unidad que pasa por diferentes barrios es mucho más pesado y peligroso por las noches, además que tenés que soportar el mal genio de la gente, el sofoque cuando se llenan, que se suben acosadores, etc., pero, listo, ya me gradué de todo eso”, dijo.

Sin miedo a lo que digan
Por seis años, la conductora ha batallado en contra de los señalamientos de algunas personas.

Eso no ha sido impedimento para continúe viviendo lo que siempre deseó. En varias ocasiones ha tenido que calmar a muchos hombres que la han retado a golpes, solo por manejar un bus.

“Les digo que no se equivoquen, que a mí no me gustan los problemas”, dice.

13 comentarios en “Una reina viene al volante

  1. Muchas felicidades Reina del volante, animo nuestro trabajo de conductor es mas que honorable por que movemos la economia del pais y nuestras propias familias. Animo sigue asi. Te lo dice otro orgulloso conductor que ama su oficio.

  2. Adelante Xochiilt sigue culminando tus metas, las personas q te desaniman u ofenden, son totalmente ignorantes, fracasados, no aceptan el éxito de otros.

  3. Si eres un ejemplo y un orgullo para tus hijos y muchas felicidades mi Xochilth de ser como eres eres madre y una gran amiga la tkm

  4. Muchas felicidades
    También las mujeres podemos
    Yo quiero aprender a manejar y no he podido porque no tengo quien me enseñe..

  5. Yo viajo muy seguido a tipitapa la familia de mi papá viven en tipitapa la primera vez que la mire manejando me sorprendi por que mire a una mujer manejando inclusive pense esta mujer va a chocar pero fue todo lo contratrio cuando logre bajar del transporte ya en managua le dije muchas gracias por traerme con bien muy amable ella me sonrrio varias veses la he visto manejar y es muy buena conductora la felicitos y me alegra muchos que siguio sus espectativas y no se dejo vencer una persona muy amable

  6. Estimada reyna del volante pues hay que ignorara a los hombres machistas y envidiosos las damas manejamos mucho mejor que un hombre y somos mas delicadas estos estan arechos cuando ven que una mujert puede hacer y tiene la capacidad de hacer mas de lo que un hombre hace, yo conozco a un sr que trabaja en la aduana y el gana bien pero hay otras compañeras que ganan mejor que el y asumen mejores cargo y este las envidia tipicos machos pobre de ellos, ellos siempre necesitan a un a mujer para que les hagan sus cosas y las mujeres no necesitamos un hombre para salir a delante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas