El cantante Nieves Martínez ofrecerá una noche cálida y romántica para celebrar sus 33 años de vida

A la celebración en la que hará un recorrido por Raphael, José José, La Sonora, Juan Gabriel, Nino Bravo, Sandro, Bee Gees, José Perales, Air Supply se une su banda y artistas invitados

Nieves Martínez celebrará este viernes en grande sus 33 años de vida.. HOY/Cortesía

Con un recorrido por todos los especiales que ha realizado a lo largo de estos 12 años de carrera musical, el cantante nicaragüense Nieves Martínez celebrará este viernes en grande sus 33 años de vida.

“Vamos a hacer un poco de todos los conciertos especiales que hemos hecho a lo largo de estos años pasando por Raphael, José José, La Sonora, Juan Gabriel, Nino Bravo, Sandro, Bee Gees, José Perales, Frank Sinatra, Roberto Carlos, Air Supply… lo bonito y lo que me tiene ansioso es que voy con toda mi orquesta completa, con la que me presento cuando voy al teatro”, dice el artista, que nació y creció en el barrio Héroes y Mártires de la Reforma, en Masaya.

Artistas invitados

Los metales, la percusión, el piano, el bajo, las guitarristas y la voz única de Martínez se fundirán en una noche cálida y romántica.

Una de las artistas invitadas a esta gala es Rebecka Aldana, quien lo acompañará en el tema “Yo sé que es mentira”, del cubano Amaury Gutiérrez.

“También va a cantar conmigo Harold Taleno, mi antiguo compañero de armas en el escenario; va a cantar conmigo Baby come back, de los Player; otro novedad es que a la noche se sumará Rony Márquez, vocalista de Xolobatucada, con él compartimos una amistad y una admiración mutua; y va a cantar conmigo Can’t Help Falling In Love, de Elvis Presley, es una baladita muy bonita”, añade Nieves, quien se inició en el mundo musical a la edad de 20 años.

Recuerda que sus primeros pasos los dio en un trío cantando serenatas en los restaurantes de Masaya.

“Cantábamos tres canciones por 100 córdobas y después nos dividíamos 33 córdobas cada uno, esos fueron mis primeros salarios, empecé de mesa en mesa”, añade Nieves, quien por medio de concurso de canto logró ser parte de un grupo llamado Amalgama, en el que estuvo un año, luego conformó el dúo Best Seller, junto con Harold Taleno.

“Después de Best Seller sentimos que ya podíamos volar solos, igual Harold”, finaliza Nieves, quien está grabando su segundo disco que incluirá canciones originales.

Conozca más de él

Su niñez no auguraba un destino como cantante; estudió becado en un colegio privado, fue reconocido por su impresionante habilidad de declamar poemas, vendió bolis, “balas” de sabor para ayudar a su familia, se graduó como químico y fue profesor

Su mamá, Cándida Rojas, era ama de casa; mientras su papá, Danilo Martínez, trabajaba en una fábrica de bolis que tenía la familia.

Nieves Dolores Martínez Rojas— nombre otorgado en tributo a sus bisabuelos— era un niño tímido, estudioso y sobresaliente en sus clases. “el típico nerd”. Es el mayor de cinco hermanos y obedientemente apoyó a sus padre en actividades económicas, por las dificultades que vivían. “Yo sé lo que es que una familia coma con veinte pesos, cenar bolillos con pinol y andar con hoyos en la ropa”, comparte sobre las carencias que tuvo.

Estaba pequeño cuando vendía bolis. Después mi hermano y yo vendíamos ‘balas’ (de sabor, tipo helados) que hacía mi mamá. Yo iba a los barrios y mi hermano al mercado que quedaba cerca de la casa”, recuerda Martínez una etapa dura que no afectó su interacción con otros niños.

También poeta

Martínez, junto con su familia, nació y creció en el barrio Héroes y Mártires de la Reforma, en Masaya. Las calles de ese barrio conocen de las aventuras de aquel chiquillo, las ansias y el entusiasmo por ser un hombre de bien.

Aprenderse un fragmento del poema “A Margarita de Baile”, de Rubén Darío, fue la tarea que la maestra de quinto grado le encomendó a los estudiantes de la clase, incluyendo a Nieves. Esta asignación lo llevaría a sumergirse en la literatura.

Yo llegué a la casa y me acordé que mi papá tenía el libro donde aparecía el poema, era grande. Me lo aprendí en un fin de semana. Fue entonces que me di cuenta que mi papá había sido declamador”, dice.

Desde entonces Nieves no faltó a los actos conmemorativos. Siempre tenía un poema para declamar. No importaba si era extenso o complicado. Ganó medallas y reconocimientos en concursos municipales, departamentales, incluso nacionales, siendo estudiante de la escuela Cristóbal Rugama, de Masaya. Y gracias a su talento recitando fue becado en el colegio privado Dr. Carlos Vega Bolaños de la misma ciudad, donde continuó declamando.

Yo me aprendía poemas selectos que llevaran buen drama”, dice orgulloso sobre los poemas clásicos y de reconocidos escritores que recitó.

Su primera guitarra, sus inicios

La poesía fue la plataforma literaria que lo indujo a la música cuando Nieves ya era una adolescente. Ante la inquietud de su hijo, don Danilo, su papá, apareció una tarde con una guitarra en hombros, era para él. Tenía unas semanas aprendiendo algunos acordes con su vecino, Francisco Ríos y este obsequio sería un aprendizaje para toda su vida.

Era una guitarra barata, ‘pochota’ le decíamos nosotros. En esa fue aprendí a tocar”, cuenta.

En esos días Nieves estudiaba en el Inatec de Granda donde se graduó como técnico medio en Laboratorio y Análisis Clínico. Terminó la carrera y tuvo la oportunidad de dar clases de Física y Matemáticas en el mismo colegio privado en el que había sido becado años atrás.

No obstante, en ese tiempo Martínez empezaba a presentarse en algunos sitios de recreación, en la Casona de San Marcos, por ejemplo. El primer lugar donde se presentó públicamente. Pero no logró conjugar los desvelos y los esfuerzos de sus voz con las levantadas tempranas y altos volúmenes con que tenía que dar las clases. Y tuvo que decidir. Incluso antepuso los escenarios por los laboratorios, donde era su deseo trabajar profesionalmente.

La música fue lo que eligió como un estilo de vida y de trabajo que continúa disfrutando a sus 30 años. Una década de trayectoria es solo el inicio que ha forjado con entusiasmo, carisma, picardía pero sobre todo humildad. “Un artista pierde su grandeza cuando se empieza a creer grande”, dice en su sencillez como artista. Nieves es referencia musical.

Agrupaciones

El arte corría por su sangre y poco a poco fluyó. Una oportunidad lo conducía a otra y las supo aprovechó. A los 19 años consolidó el grupo Amalgama de Masaya, con el que duró un año y empezó a tocar en eventos sociales. Más tarde conformaría el dúo Best Seller, junto con Harold Taleno, un gran amigo con quien estuvo dos años.

A sus 33 años acumula ha tenido la oportunidad de presentarse en escenarios valiosos del país, recientemente visitó el país de los mariachis, México, en una gira de presentaciones. 

Tiene un álbum bajo la producción de Eduardo Araica. Lleva por nombre Nieves y contiene 10 canciones. Se trata de un disco multilingüístico, interpretado en diferentes idiomas. Y actualmente trabaja en su segundo disco.

El concierto

El concierto se realizará este viernes 6 de septiembre en el Hotel Holiday Inn, a partir de las 7:00 p.m., y la admisión tiene un costo de 200 y 300 córdobas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas