Comerciantes que venden uniformes en el Iván aún no cumplen expectativas

La demanda fue bajísima, a pesar que muchos pobladores recibieron su pago de la quincena

Si el padre de familia compra varias piezas, los marchantes dan descuentos. HOY/ Yaosca Reyes

HOY

Las expectativas de los comerciantes que venden uniformes en el mercado Iván Montenegro no se pudieron cumplir durante el reciente fin de semana en el que muchos pobladores recibieron su pago de la quincena. La demanda fue bajísima.

De acuerdo con la vendedora Carolina López, este año trabajaron con poca mercadería, “la que teníamos en inventario y compramos las tallas que hacían falta, pero no duplicamos (la mercadería) como hacíamos en años anteriores, no estamos para eso en estos momentos”, manifiesta.

Con respecto a los precios, la marchante aseguró que estaban ofreciendo los más bajos, a los pocos clientes que se acercaron a comprar le hicieron rebajas de 20 y hasta 30 córdobas.

“Entendemos que la gente anda comprando lo que puede con poco dinero, en dependencia de lo que lleven nosotros siempre le damos su descuento, estamos para apoyarnos entre todos”, señala la marchante.

Los pasillos del Iván Montenegro ayer lucían vacíos, durante el fin de semana fue igual. HOY/ Yaosca Reyes

Las camisas blancas para niños y jóvenes, cuestan 85 córdobas, las faldas elaboradas con telas de calidad oscilan entre 130 y 180 córdobas.

“Vendimos medias y calcetines, el par cuesta 20 córdobas. Las corbatas que las utilizan las excelencia académica las estamos dando en 50 y las bandas en 70”, dice la marchante.

Para hombres, el costo del uniforme es similar, los pantalones se cotizan entre 200 y 300 córdobas.

“Camisas fue lo que más buscaba la gente, también calcetines, muy pocos invierten en pantalones y camisas porque saben que el año escolar ya va a terminar, la demanda vuelve hasta enero, porque después del 15 de septiembre nos enfocamos en ropa en tendencia porque se acerca la temporada decembrina”, dice Martha Úbeda, otra comerciante del Iván Montenegro.

Por su parte, la comerciante Patricia Bermúdez aseguró que a ella no le fue tan bien como esperaban, el movimiento fue regular.

“No podemos comparar las ventas de este año con los anteriores, pero ahí poco a poco vamos sacando lo que tenemos. Los padres de familia venían comprando poco a poco desde hace dos semanas, este fin de semana vinieron algunos, veremos qué pasa los próximos días, todavía no perdemos las esperanzas, ojalá la gente se acerque”, comenta la marchante.

Para los próximos días
Algunos comerciantes sacarán sus estantes con uniformes a la bahía de buses ubicada en el costado sur del mercado Iván Montenegro, con el objetivo de que los padres de familia aprovechen descuentos.

Los días de feria serán el sábado 7 y el viernes 13 de septiembre. Los marchantes esperan que esos días las ventas puedan ser exitosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas