Asedio e intimidación a familiares que recordaron a jóvenes asesinados en Tipitapa

Celebran misa en memoria de Richard y Hammer

Richard Pavón, Hammer García, Tipitapa, muertes, Nicaragua, crisis, asedio, policía, banderas, Tipitapa

Los familiares y miembros de la Unidad Nacional Azul y Blanco limpiaron y pintaron el sitio donde está la cruz en memoria de Richard y Hammer. HOY / Jader Flores

HOY

Dos patrullas, con unos diez agentes de la Policía Orteguistas, se movilizaron apenas se dieron cuenta que familiares y miembros de la Unidad Nacional Azul y Blanco estaban poniendo banderas de Nicaragua en la cruz que colocaron en memoria de Richard Pavón y Hammer García, originarios de Tipitapa y víctimas de la represión orteguista en el contexto de las protestas cívicas.

Durante la celebración de una misa en la iglesia San José de Tipitapa, recordaron la memoria de Pavón y García. Posterior sus familiares se dispusieron a limpiar y pintar la cuneta donde están ubicadas las cruces de las víctimas, de forma simbólica, por ser los lugares próximos donde ambos jóvenes cayeron.

Carlos Pavón, padre de Richard Pavón, arrancó el monte que rodeaba la cruz pintada en azul y blanco con el nombre de su hijo grabado, mientras que otras personas pintaban el concreto a su alrededor en azul y blanco. Otros colocaban una bandera sobre la cruz, a la vez, que todos gritaban consignas propias de la lucha cívica, principalmente en demanda de justicia por los asesinados.

Piquete exprés

La iniciativa se convirtió en un piquete exprés, que como es costumbre fue asediado por las fuerzas policiales, quienes se quedaron en el lugar, mientras los manifestantes se movieron a otro sector, donde está la cruz de Hammer. En ese sitio, realizaron otro pequeño piquete, y en seguida apareció la Policía, con actitud de intimidación; los oficiales se bajaron de la patrulla y se desplegaron en un costado del templo, donde permanecieron durante más de media hora.

Richard Pavón se unió a las protestas cívicas en Tipitapa. Sin embargo, fue una de las primeras víctimas de la brutal represión de la dictadura orteguista, el 19 de abril. Sus padres aseguran que las balas que mataron a su hijo salieron de la Alcaldía de Tipitapa. Tenía impactos en el pecho, hombre y espalda.  Hammer murió el 20 de abril, recibió un disparo certero en el pecho. Su padre, Hammer García, asegura que confían en una justicia divina porque la terrenal, mientras esté el actual régimen, es difícil. En ambos casos sigue reinando la impunidad. 

Don Carlos considera que es lamentable la actitud de la Policía, ya que los están reprimiendo por el simple hecho de recordar a sus hijos, poner la bandera y demandar justicia. “Y sabiendo que ellos también supuestamente andan poniendo la bandera, después que se ensañaron y la llenaron de tanta sangre ellos y ahora nosotros que pedimos justicia, es inconcebible ver cómo nos reprimen”, expresó.

Anielka Mendoza tenía los ojos rojos y sus manos temblaban, después que tuvo que apresurar sus pasos para entrar a la iglesia y resguardarse del asedio policial. Ella llora por su sobrino Hammer, un joven de 19 años, estudiante de un técnico superior en electrónica.

“Fue su muerte fatal, una muerte que no puede tener ni perdón ni olvido, una muerte que yo exijo justicia porque era un estudiante universitario, con metas a seguir, pero se me las interrumpieron. Lo que yo exijo es justicia, que haya justicia por él y por todos los asesinados”, expresó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas