Matón disparó seis veces a otro miembro de la familia Montenegro

A Francisco Blandón Herrera, cuñado de los opositores asesinados Edgard y Oliver Montenegro, lo esperaba un motorizado para acribillarlo

Oliver Montenegro, su hermano Edgard, su sobrino Yalmar y su cuñado Francisco, todos asesinados por encapuchados y desconocidos. HOY/Cortesia

Oliver Montenegro, su hermano Edgard, su sobrino Yalmar y su cuñado Francisco, todos asesinados por encapuchados y desconocidos. HOY/Cortesia

Otro miembro de la familia Montenegro de Jinotega fue ejecutado en horas de la tarde del martes pasado, sin que, hasta el cierre de esta edición, las autoridades informaran algún detalle relacionado al caso.

La víctima en esta nueva agresión a esta familia opositora al gobierno de Daniel Ortega, fue identificada como Francisco Blandón Herrera, de aproximadamente 55 años.

La víctima era cuñado de Edgard Montenegro Centeno, conocido más en esta zona como comandante Cabezón y quien fuera también asesinado junto a un hijo suyo en territorio hondureño hace dos meses.

Lea también:Sobreviviente vio a policías y paramilitares acribillar a cafetalero

La versión que se conoce es que Blandón Herrera fue asesinado a balazos por un desconocido, que presuntamente se movilizaba en una motocicleta.

A Francisco Blandón Herrera, de 55 años, cuñado de los Montenegro Centeno no le robaron nada. Solo llegaron a matarlo. HOY/Cortesía
A Francisco Blandón Herrera, de 55 años, cuñado de los Montenegro Centeno no le robaron nada. Solo llegaron a matarlo. HOY/Cortesía

 

Mata y remata

Personas cercanas al lugar donde ocurrió el crimen aseguran que Blandón Herrera primero recibió tres disparos casi a quemarropa y cuando cayó, el atacante disparó tres veces más para rematarlo, lo que dejaba claro que llegó solo a ejecutarlo.

El asesinato ocurrió en la comunidad San José de Maleconcito del municipio de Wiwilí, departamento de Jinotega.

Lea también:Matan a padre e hijo, ambos opositores a Daniel Ortega

Hasta el momento, se desconocen mayores detalles del crimen que un familiar de la víctima cree que pudo tener ribetes políticos, por cuanto Blandón era el compañero de vida de la hermana de Oliver José y Edgard Montenegro Centeno, y tío político de Yalmal Montenegro, asesinados los tres este mismo año por ser activos opositores al régimen.

“Nosotros así lo vemos, que siguen matando a la familia”, dijo el pariente de Blandón. En tanto, los varones de la familia Montenegro Centeno siguen ocultándose porque temen ser asesinados.

Blandón y su esposa Thelma Montenegro Centeno residían en una finca en el sector de San José de Kilambé, a unos cuatro kilómetros del lugar donde ocurrió el asesinato.

Según los reportes preliminares, Blandón anduvo en el caserío de Maleconcito realizando algunas compras, pero cuando volvía a su casa le dispararon.

Silencio policial

Agentes de investigación llegaron al lugar para realizar las averiguaciones correspondientes, pero la Policía de Jinotega declinó hablar en el lugar.

Los restos de Edgard Montenegro y su hijo al llegar a Jinotega, donde fueron enterrados. HOY/Cortesía
Los restos de Edgard Montenegro y su hijo al llegar a Jinotega, donde fueron enterrados en junio pasado. HOY/Cortesía

Oliver José Montenegro Centeno, cuñado de Blandón, fue acribillado en su finca ubicada en el sector Caño La Cruz, a unos 30 kilómetros al norte de la cabecera municipal de El Cuá, Jinotega. En aquella ocasión, la familia responsabilizó a un grupo de “paramilitares revueltos con policías”.

Mientras, Edgard Montenegro Centeno fue asesinado junto a su hijo adoptivo Yalmar Montenegro en Trojes, Honduras, donde vivían exiliados por la represión.  Padre e hijo se movilizaban a eso de las 6:30 de la tarde en una moto cuando los emboscaron.

Suma a muertes selectivas

Al menos, nueve opositores al régimen de Daniel Ortega han sido asesinados en lo que va del año. A siete de ellos los mataron en Nicaragua y a dos en Honduras, según publicaciones periodísticas recogidas desde enero hasta julio.

Las nueve víctimas fueron acribilladas con armas de fuego; en algunos casos, se habla de desconocidos fuertemente armados y, en otros, de paramilitares orteguistas. En otros casos, hay testigos que han identificado a personas con uniforme policial entre el grupo de armados, como en el caso de Oliver José Montenegro.

¿Los investigan?

A las familias y los miembros de las comunidades donde antes vivían las víctimas, les aflige todavía la impunidad en que han quedado las muertes, pese a las coincidencias en las que ocurrieron y que las relacionan a la crisis política iniciada en abril de 2018.

Les llama la atención que la Policía ni siquiera da información ni pública, ni privada a las familias sobre los asesinatos. Otro elemento de interés: siete de los nueve opositores asesinados fueron miembros del partido político Ciudadanos por la Libertad (CxL) en sus localidades, es decir, la organización política que más se ha declarado opuesta al régimen de Daniel Ortega.

A eso hay que sumarle la falta de institucionalidad policial y la ausencia de organismos de derechos humanos en esas comunidades donde denunciar amenazas y persecuciones.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas