Policía niega información sobre salud de expreso político baleado

Madre implora saber de sus hijos detenidos y jefe policial la manda a su casa. "Solo quiere saber si su hijo está vivo o muerto", señala abogada

Martha Morales muestra rastros de sangre de su hermano, el expreso político Francisco Javier Hernández, tras los disparos que recibió el lunes, cuando lo llegó a detener la Policía. HOY/Oscar Navarrete

Martha Morales muestra rastros de sangre de su hermano, el expreso político Francisco Javier Hernández, tras los disparos que recibió el lunes, cuando lo llegó a detener la Policía. HOY/Oscar Navarrete

El excarcelado político Francisco Javier Hernández fue trasladado del Hospital Fernando Vélez Paiz a la Estación Tres de la Policía del régimen, en Managua, pese a haber recibido al menos tres disparos la noche del lunes.

Aunque sin ninguna explicación legal, de parte de los uniformados, Hernández se encuentra en condición de detenido, luego de haber sido denunciado por su esposa debido a violencia doméstica.

La Policía lo detuvo en su casa, ubicada en el barrio Martin Luther King, contiguo al Memorial Sandino. Martha Morales, tía de Francisco, contó que la Policía actuó con agresividad porque su sobrino es excarcelado político y estaban esperando cualquier error que cometiera para usarlo de pretexto con el fin de volverlo a detener.

Le puede interesar:Tirotean cerca de su casa a preso político

El excarcelado político Francisco Javier Hernández (camisa a cuadros) junto a otro liberado político, Carlos Silva (de gorra). HOY/Cortesía Red Social
El excarcelado político Francisco Javier Hernández (camisa a cuadros) junto a otro liberado político, Carlos Silva (de gorra). HOY/Cortesía Red Social

Rabiosos

Familiares y vecinos del detenido han hecho circular videos en redes sociales de la incursión a su casa, así como la forma violenta con la que policías sometieron a Hernández y atacaron a los demás miembros de su familia, que pedían menos uso de fuerza policial.

Lo que se conoce es que Hernández intentó escapar de los agentes, y mientras lo seguían le dispararon. Lester Mendoza Hernández, de 30 años y hermano del exreo político, también se encuentra detenido. Mendoza iba bien golpeado, dijo su familia.

Le puede interesar: Policía dice que matan a joven en León en “legitima defensa”

“No hay quien autorice”

Desde horas muy tempranas de ayer, Yadira Hernández, madre de ambos detenidos, y la abogada Yonarqui Martínez se presentaron a la estación policial para saber de las condiciones de salud de los afectados.

La abogada del ex reo político baleado, Yonarqui Martínez acompañó a la madre del detenido a la estación policial donde les negaron información sobre la victima. HOY/Archivo
La abogada del ex reo político baleado, Yonarqui Martínez, acompañó a la madre del detenido a la estación policial donde les negaron información sobre la victima. HOY/Archivo

Sin embargo, un policía les informó que hasta que se cumpla las 48 horas de investigación podrá verlo. “Yo quiero verlo porque no lo van a dejar nunca tranquilo”, decía entre llantos Hernández, quien sufre de diabetes y se le vio muy afectada con todo lo que había pasado.

El oficial le dijo a la madre que no podía brindarle ninguna información sobre el estado de salud del detenido, ni de ningún otro.  Ella pidió entonces ingresar para poder verlo y el oficial le dijo que no había quien autorizara su ingreso.

Un abuso tras otro

Otro exreo político detenido casi de forma simultánea a la detención de Hernández, fue Richard Saavedra.  Según se conoció, fue detenido por encapuchados y civiles, quienes entraron a la fuerza a su casa en el barrio Campo Bruce, la tarde también del lunes pasado.

De acuerdo con Arellys Saavedra, hermana del afectado, el operativo sucedió a las 4:10 de la tarde, cuando los agresores llegaron amenazando a la familia con encarcelarlos a todos. Los encapuchados, junto con los civiles, patearon y golpearon a Saavedra, además de agredir y amenazar con cárcel a su mamá y golpear a una menor de edad.

La víctima se encuentra en la Estación Cuatro de Policía de Managua, pero igual que en todos los casos denunciados, les negaron información a sus familiares, quienes igual que la madre de Hernández llegaron a preguntar cómo se encontraba y conocer en detalles que motivó una detención tan violenta. En ninguna, hubo orden judicial de por medio.

Manos llenas de sangre

1 La madrugada del 17 de julio, la Policía mató en su casa al joven autoconvocado Bryan Murillo López, de 23 años, cuando intentaban secuestrarlo. Además, Kener López, hermano de la víctima y su tío Javier Cortez resultaron heridos de bala. El abuso ocurrió en el barrio Guadalupe de León y horas después la Policía les atribuyó delitos comunes. La familia los contradijo con pruebas.

2 El 11 de julio, cerca de las 9:00 de la noche, a una cuadra y media de la estación de policía del municipio de Wiwilí, el preso político excarcelado José Alejandro Martínez Vásquez, de 27 años, fue baleado por un sujeto armado que la familia identifica como expolicía y que aparentemente lo vigilaba. Junto a él fue baleado su primo Ander Martínez. La Policía nunca se pronunció sobre este caso y la agresión sigue impune.

3 El 16 de mayo, el preso político Eddy Antonio Montes Praslin, de 57 años, murió de un disparo realizado por custodios de la cárcel La Modelo, en Tipitapa. La muerte fue confirmada por las mismas autoridades del penal. El crimen ocurrió en la galería 16 y el Ministerio de Gobernación mintió cuando dijo que el preso político quiso arrebatar el arma durante un incidente. La muerte del autoconvocado sigue impune.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas