“Paramilitares nos robaron hasta nuestra comida”

Pareja huyó de ataques en El Crucero y cumple 13 meses viviendo en Costa Rica, quieren volver, pero dicen que no creen que haya retorno seguro

Angélica Baltodano y su esposo Jimmy Doña, ambos originarios del municipio de El Crucero, departamento de Managua. HOY/Noel Gallegos

Angélica Baltodano y su esposo Jimmy Doña, ambos originarios del municipio de El Crucero, departamento de Managua. HOY/Noel Gallegos

Casi todas las noches la periodista Angélica Baltodano y su esposo Jimmy Doña, del municipio de El Crucero, Managua, echan de menos en Nicaragua a su familia, su casa y a su perrita llamada Abril, que con ladridos de desesperación miró cómo sus dueños se alejaron en busca de algún refugio para salvar sus vidas, mientras los paramilitares orteguistas “armados hasta los dientes” asaltaban esa zona con sed de sangre el 12 de junio de 2018.

Esta pareja de recién casados, que ni tiempo tuvo para abrir los regalos del día de su boda, actualmente se exilia en Costa Rica.

Lea también:Nicaragüenses exiliados viven en condiciones precarias en Costa Rica

Aseguran que en todo momento apoyaron la lucha de la población de El Crucero con alimentación y demás logística para los autoconvocados, mientras se mantenían los tranques en protesta contra el gobierno de Daniel Ortega, primero por las reformas al Seguro Social, luego para pedir justicia por los asesinatos durante las protestas cívicas.

Como muchos nicaragüenses,  el matrimonio se ha integrado a manifestaciones contra el gobierno orteguista, desde ese país vecino. HOY/Noel Gallegos
Como muchos nicaragüenses, el matrimonio se ha integrado a manifestaciones contra el gobierno orteguista, desde ese país vecino. HOY/Noel Gallegos

En ese entonces, Baltodano colaboraba con una televisora nacional y radio Corporación para describir todo lo que estaba sucediendo en esa zona.  “Yo siempre ejercí el periodismo independiente. En El Crucero siempre me tuvieron como opositora y no porque pertenezca a algún partido político de oposición, sino porque siempre he sido crítica de las malas acciones que ha hecho el Gobierno central y local”, contó Baltodano.

Dijo que cuando los tranques se instalaron en El Crucero, ella transmitía lo que allá pasaba. “Con eso vinieron las ofensas y amenazas más fuertes por redes sociales contra mí. El vicealcalde de El Crucero, que se suponía era amigo de mi esposo, nos reclamó por las publicaciones, y personal de la Alcaldía estaba al frente de los ataques en redes sociales, y ese supuesto amigo ni nos avisó que pronto nos llegarían a atacar”, sostiene Baltodano.

Como delincuentes

El gobierno ha dicho que los paramilitares eran policías voluntarios bajo órdenes de policías de la institución, pero no solo dejaron decenas de muertes en las ciudades, sino que robaron y saquearon.

Este matrimonio recuerda que los grupos armados, una vez que lograron quitar los tranques de El Crucero, se tomaron la casa de su tío y sacaron los sofás a la calle y arrasaron con todo los alimentos que habían almacenado.

Lea también:Juez declara culpable a exiliado que había retornado al país

Cuando eso pasó, sabían que ya no estaban seguros, por lo que con ayuda de una amiga lograron llegar hasta Managua a una casa de seguridad. Más de una vez, se cambiaron de casa porque siempre les andaban “pisando los talones”.  Después no hubo de otra que salir del país para evitar una cárcel segura o la muerte.

'Volver no es seguro'

Para este joven matrimonio no es seguro el retorno a Nicaragua, contrario a lo que dejó entrever recientemente el dictador Daniel Ortega en una entrevista a medios internacionales.

“Nosotros quisimos hacer un plan de retorno, pero nos damos cuenta que aunque quieran aparentar, en Nicaragua, nada está normal, y como nuestro municipio es pequeño, sabemos que al regresar todo mundo va a saber y los orteguistas son bien malos y nos pueden violentar al llegar. Te digo que ahorita no tenemos planeado regresar a Nicaragua”, aseguró Doña.

Los periodistas Angélica Baltodano  y su esposo Jimmy Doña en una marcha de nicaraguenses en Costa Rica. HOY/Noel Gallegos
Los periodistas Angélica Baltodano y su esposo Jimmy Doña en una marcha de nicaraguenses en Costa Rica. HOY/Noel Gallegos

“No hay una garantía eficaz para que podamos retornar, porque sabemos que algunos que han regresado sufrieron consecuencias y eso es una realidad”, agregó por su lado la comunicadora.

“Exilio es duro” Para esta pareja, al igual que más de 70 mil nicaragüenses desplazados por la represión del régimen de Daniel Ortega, cada día es un reto sobrevivir en tierras costarricenses, pero guarda la esperanza de volver a sentir el frío que envuelve a El Crucero.

“Realmente nunca quisimos irnos a otro país porque amamos nuestra tierra, pero no hubo otra opción”, contó la exiliada.

“Ya estando en Costa Rica yo no quería hacer nada porque siempre pensé en regresar pronto, pero a los tres meses me di cuenta que toda esta situación iba para largo”, explica Baltodano quien hace un llamado a la comunidad internacional y a los movimientos sociales organizados en Nicaragua a que mantengan la lucha para salir de este gobierno que tanto sufrimiento ha traído a los nicaragüenses con asesinatos impunes, desapariciones, represión y división forzada de las familias.

Llegaron sin nada

La pareja llegó a suelo costarricense a finales de julio del 2018, solo con la ropa que traían puesta pues había órdenes de secuestrarlos y encarcelarlos como hicieron con muchos autoconvocados que pasaron meses en prisión.

Han vivido refugiados, saltando de un trabajo informal a otro, hasta que una propietaria de una empresa nicaragüense le ofreció trabajo temporal a Doña y le ha ampliado el contrato.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas