Matan y roban a taxista en barrio de Managua

Hace siete meses su hijo, otro taxista, falleció en accidente de tránsito

El suceso ocurrió en horas de la noche del jueves pasado, exactamente en el barrio Venezuela: de la Clínica Don Bosco, dos cuadras al este. Hasta ahí llegaron familiares a reconocer el cuerpo del taxista. HOY/ Oscar Navarrete

HOY

El cuerpo del taxista Henry Antonio Álvarez, de 45 años, quien murió de un disparo en la cabeza la noche del jueves pasado en el barrio Venezuela, fue entregado ayer a su familia. La vela se realizó en la casa de su mamá María Antonieta Queen, en Las Américas Dos.

Ericka Gómez, hijastra del occiso, aseguró que hasta el momento manejan que tres sujetos se hicieron pasar por pasajeros, abordaron el taxi y le intentaron robar, él se opuso y entonces le dispararon.

“Le pedimos información a la Policía pero no nos dieron detalles, aseguraron que la denuncia ya estaba puesta por la inspectora del caso, no fue necesario que nosotros habláramos. A mi mamá (Clementina Chavarría) le dijeron que no se preocupara, que dejáramos todo en sus manos”, dice Gómez.

El caso está a cargo del Distrito Cuatro de la Policía, que después del hecho ejecutó un operativo con ayuda de la técnica canina, lo que dio como resultado la captura de un sospechoso.

“Nosotros sabemos que hay una persona detenida, no sabemos el nombre, tampoco de dónde es, después que pase todo esto vamos a ponernos al día con el caso, porque no vamos a permitir que quede impune, los involucrados deben pagar”, manifestó la joven.

Tiro a matar

La casa donde fue velado l cuerpo del taxista. HOY/ Perla Gutiérrez

El dictamen forense preliminar entregado por el Instituto de Medicina Legal (IML) a la familia indica que la muerte del señor fue instantánea, porque el disparo fue en la cabeza.

“Le dieron a matar, sin compasión, hasta el momento no sabemos qué pertenencias le robaron, no nos han especificado las autoridades, el taxi que manejaba no era de él, tenía cinco años aproximadamente de ser cadete, es la primera vez que intentaban asaltarlo”, expresa Gómez.

Henry Antonio Álvarez llegaba a su casa entre las 10:00 y 11:00 de la noche cada vez que le tocaba su turno de las dos de la tarde. Su hijastra indica que siempre que le agarraba la tarde avisaba para que nadie se preocupara. El día del hecho, todos estaban despiertos e inquietos precisamente porque no se reportaba.

“Otro taxista amigo de la familia nos vino a decir que habían baleado a un taxista exactamente por la Clínica Don Bosco, le dijo a mi mamá que el auto se parecía al de Henry y que la camisa que andaba, era similar a la que le había visto horas antes, como todos ya estábamos angustiados y sin poder dormir nos movilizamos”, relató.

“Cuando llegamos el sitio estaba acordonado por la Policía, no había acceso, de largo pudimos notar que el carro sí era similar, cuando tocó reconocerlo todos nos desbordamos, era él. Las autoridades se llevaron el cuerpo y no lo pudimos ver hasta el día de hoy (ayer) que mi mamá entró a Medicina Legal a retirar todo”, dijo.

La madre del fallecido, María Antonieta Queen, aún no podía creer lo que había pasado. Lloraba desconsoladamente y pedía que se hiciera justicia. La esposa del occiso, quien vivió más de 10 años con él, también espera que el caso de su marido no quede impune.

Vecinos y amigos de la víctima no salían de su asombro por la trágica muerte del taxista, quien se caracterizó por ser amable y carismático.

El cuerpo de don Henry será enterrado hoy en el cementerio del barrio Milagro de Dios.

Hijo murió dentro de taxi

Con lo ocurrido la noche del jueves esta familia sufre una segunda tragedia, pues el 05 de enero pasado, un hijo de don Henry Antonio también perdió la vida dentro de su taxi, cuando fue embestido por una camionetona que conducía un sujeto a exceso de velocidad y bajo los efectos del alcohol.

El hijo de don Henry Antonio se llamaba Jonathan Ismael y tenía 29 años. Según su familia, igual que su padre, era hombre de trabajo. Era casado y padre de un niño de ocho años.

Jonathan Ismael se ganaba la vida como taxista y contaba con su propio carro, el cual acababa de pagar con mucho sacrificio. Además, estudiaba Topografía, comentó al Periódico HOY la viuda del joven taxista.

Este era Jonathan Ismael, hijo del taxista Henry Antonio Alvarado. Padre e hijo murieron dentro de un taxi en fechas diferentes. HOY/ Cortesía

La fatalidad lo alcanzó cerca de las 10:40 de la noche de aquel sábado, cuando volvía a su casa para guardar la unidad. La familia contó que Jonathan Ismael conducía su taxi hacia las Américas Dos, donde habitaba y donde velaron ayer a su padre.

Los testigos señalaron que conducía de oeste a este y giró hacia el norte (lago) en la entrada a residencial Las Mercedes, con el semáforo en su preferencia (en verde), pero Miguel Navas Poveda, de 21 años, que manejaba la camionetona de este a oeste, lo impactó.

Fue tan fuerte el choque que Jonathan Ismael salió catapultado del vehículo y fue a caer al pavimento. Murió de manera instantánea, mientras el chofer de la camionetona fue trasladado a la Policía del Distrito Seis.

La familia del infortunado dijo que para rematar, le robaron sus pertenencias. En el lugar de la tragedia nunca fue encontrada ni la billetera con el dinero ganado del turno ni su celular.

El 05 de febrero pasado, el cadete Carlos Antonio García Amador, de 58 años, amaneció dentro de su unidad con un balazo en la sien derecha. Falsos pasajeros lo atacaron para robarle cerca del colegio de Villa San Jacinto en Managua. HOY/Archivo
Delincuencia insoportable
Amigos de don Henry que lo acompañaron durante su velorio, aprovecharon para manifestar al HOY su preocupación por el alto nivel de delincuencia que se ha desatado en la capital.

“Ya no podemos ni trabajar en paz, te matan sin compasión, las autoridades policiales deben poner más atención al tema, exigimos mayor vigilancia, ya no se aguanta esto”, dijo un vecino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas