Registran pocas ventas y pérdidas económicas

Muchos comerciantes se ven obligados a botar parte del producto que se pierde en los canastos

El tomate es el producto que más abunda en los módulos de los comerciantes somoteños, quienes tienen pérdidas de este producto por la caída de las ventas. HOY/W. Aragón

A pesar de que los módulos de verduras y legumbres lucen surtidos, los comerciantes de estos productos del único mercado municipal y los informales que se ubican en las afueras de este local de la ciudad de Somoto, en Madriz, continúan experimentando pocas ventas y pérdidas económicas.

La actual crisis sociopolítica y económica que se vive desde mediados de abril del 2018 en el país, producto del estallido social en contra del régimen orteguista y que dejó a miles en el desempleo, en el exilio, muertos y heridos, ha impactado severamente en el sector comercio.

“Ya llevamos más de un año con esta crisis y las ventas han desmejorado porque no hay circulante de dinero, la gente compra poco y prioriza lo necesario y por más que nosotros le bajemos el precio a los productos, reduciendo el margen de ganancia, lo único que obtenemos es pérdidas al desechar la mayoría de estos productos que se pudren en los canastos”, afirma José Ismael Rocha, comerciante informal que se ubica en un local rentado de la segunda avenida de la ciudad de Somoto.

Algunos comerciantes, al no contar con financiamiento bancario, han tenido que dejar de surtir sus módulos. HOY/W. Aragón

Él asegura que las pérdidas reducen el margen de recursos económicos de capital para volver a adquirir productos frescos, debido a que los bancos no están prestando dinero. “Ahora nosotros tenemos problemas hasta para trabajar, porque ninguna microfinanciera ni bancos están prestando recursos debido a la misma crisis y nos estamos descapitalizando”, expuso.

Se acomodan

Amalia Hernández, ama de casa del sector de Los Maestros, en la ciudad de Somoto, manifestó que va al mercado a comprar lo prioritario. “Ahora solo llevo un aguacate, media libra de papas, un plátano maduro y un poquito de cebollas y tomates para una semana y antes acostumbrábamos a surtir la cocina con todo, pero desde que estamos viviendo esta crisis ya el dinero no nos alcanza”, refiere.

Ella es maestra jubilada y asegura que su pensión no le alcanza para los gastos y su esposo es un albañil que lleva más de siete meses sin encontrar trabajo. “Todo está caro en el mercado y hay que ver qué llevás y qué no, porque ya no se ajusta para todo y tenemos que conformarnos con lo poco que se pueda”, añade.

“El cultivo de hortalizas disminuyó drásticamente en la zona norte de Estelí, Madriz y Nueva Segovia porque la banca nacional y microfinancieras no están financiando la siembra”, dijo Arturo Leiva Morales, productor de hortalizas. HOY/W. Aragón

Precios suben

Luis Emilio Gutiérrez Altamirano, comerciante informal de las inmediaciones del mercado municipal de la ciudad de Somoto, manifestó que los productos que más rápido se dañan en los canastos siguen siendo el tomate, la cebolla, el repollo, la chiltoma y las papas. “A diario hay que estar removiendo de los canastos el producto, porque se está vendiendo muy poco y tenés que ir sacando lo malo y botarlo”, indica.

En cuanto a los precios, dice que el repollo subió: “antes un repollo pequeño se vendía a 10 córdobas y ahorita lo estamos dando a 20, mientras que el grande que se vendía a 20, lo estamos ofertando a 50 córdobas”.

La libra de yuca pasó de costar 20 córdobas la libra a 40. “El tomate ha bajado de precio y se vende a 10 córdobas la bolsa y a 20 la libra, mientras que la libra de papa la estamos ofertando hasta en 18 y 20 pesos, antes se vendía entre 14 y 17 córdobas”, finaliza Gutiérrez Altamirano.

Disminuye producción

Desde abril del 2018 ha disminuido hasta en un 55 por ciento el cultivo de hortalizas por la falta de crédito bancario y de microfinancieras a los horticultores, muchos de los cuales abandonaron el país.

La ausencia de mano de obra campesina ha impactado negativamente en el abastecimiento regular de productos a los mercados de Somoto, Estelí y Ocotal, y ha causado la subida de precio y escasez.

Desde abril del 2018 ha disminuido hasta en un 55 por ciento el cultivo de hortalizas por la falta de crédito bancario y de microfinancieras a los horticultores. HOY/W. Aragón

Según algunos comerciantes formales e informales, entre los productos que han escaseado de los canastos están la cebolla blanca y el chile jalapeño, mientras que la cebolla morada llega importada desde Guatemala o de contrabando por puntos ciegos de la frontera con Honduras.

“Hay que ver que muchos productos perecederos suben de precios por el alza en los costos de los insumos para el cultivo de hortalizas o legumbres, y el horticultor se los transfiere a los (comerciantes) mayoristas y nosotros los (comerciantes) minoristas obligatoriamente se lo aplicamos al consumidor”, dice Javier Rodríguez, comerciante informal en las inmediaciones del mercado somoteño.

“Algunos productos se mueven y otros no, y el problema principal es con el tomate que abunda y si no se comercializa a tiempo se termina perdiendo. Hay productos que suben de precio, otros se escasean y otros bajan de costos por la misma inestabilidad del comercio”. 

Franklin Mendoza Ramírez, comerciante de verduras y legumbres de Somoto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas