La justicia lo alcanzó casi 15 años después de matar a su expareja

Estuvo entre los 10 criminales más buscados del país, hasta que fue capturado en 2018.

Pedro Pablo Andino García fue condenado a 10 años de prisión por el crimen de su expareja Brenda de Jesús Ramos Duarte, hecho ocurrido en septiembre de 2004. HOY/Archivo

Casi 15 años después de la muerte de la joven Brenda de Jesús Ramos Duarte, su asesino finalmente se encuentra pagando el crimen con prisión, ya que en junio de este año fue condenado a 10 años de cárcel.

A Ramos Duarte la mató Pedro Pablo Andino García el sábado 18 de septiembre de 2004 en el mercado de Tipitapa. En ese entonces Andino tenía 62 años, en la actualidad tiene 77.

Andino y Ramos fueron pareja. El hombre era violento. Ese sábado alrededor de la 1:00 de la tarde, Brenda estaba platicando con una amiga en el mercado de Tipitapa, cuando el ahora reo llegó en una camioneta, la llamó y le dijo que se acercara.

El hombre sabía que la encontraría ahí, y aprovechó su hora de almuerzo en la empresa que laboraba como conductor, para irla a buscar.

Comenzaron a discutir y Andino la abrazó forzadamente, sacó una bolsa donde cargaba un revólver, el cual le puso en el costado a la joven de 24 años para amenazarla.

Ella se soltó y comenzó a gritar y pedir a los comerciantes que llamaran a la Policía, corrió y trató de refugiarse en una casa, pero Pedro Pablo Andino le disparó cuatro veces y la mató.

Aunque un vigilante y otros ciudadanos quisieron detenerlo, este disparó para luego huir en su camioneta.

El cadáver de Brenda Ramos Duarte quedó a la entrada de una casa en la que quiso entrar para protegerse de su asesino. HOY/Archivo

Entre los 10 más buscados

Pasaron 13 años y medio, hasta que la Policía pudo capturarlo en Chinandega. Estuvo en la lista de los diez más buscados por la Policía. La camioneta en la que huyó fue abandonada en Las Jagüitas.

Las autoridades en su momento tuvieron conocimiento que el parricida trabajaba como lavacarros en Costa Rica, pero a su retorno a suelo pinolero fue alcanzado por la justicia.

“Fue una locura”

En marzo de 2018 finalmente pudo ser acusado en los juzgados por el parricidio de Brenda Ramos. Como el crimen ocurrió en 2004, todavía no existía la Ley de Violencia contra las Mujeres, por lo que no estaba tipificado el delito de femicidio.

El proceso culminó más de un año después, en abril de este año, cuando Andino García admitió hechos ante el juez Donaldo Alfaro García, titular del Juzgado Distrito Penal de Juicio de Tipitapa.

“Es un hecho que ya se dio, ni modo, un problema de locura mía”, se justificó el asesino de Brenda.

La Fiscalía solicitó 22 años de prisión para Andino García, y la defensa diez.

Finalmente, el 4 de junio de 2019, el juez Donaldo Alfaro lo condenó a la pena mínima de 10 años por el parricidio de Brenda Ramos, ni siquiera la mitad de la pena que había pedido la Fiscalía.

La pena expirará de manera provisional el 17 de marzo de 2028.

Pero, el pasado 26 de junio, la Fiscalía apeló la sentencia del juez Alfaro, por lo que falta ver qué se decide en la audiencia de apelación, la cual todavía no ha sido programada.

Brenda de Jesús Ramos Duarte, asesinada en septiembre de 2004. HOY/Archivo

Dejó dos hijos

Brenda Ramos Duarte dejó dos hijos en la orfandad. En una entrevista brindada al diario La Prensa en noviembre de 2004, Mayra Carballo, madre de la fallecida, contó que su hija había terminado la relación con Pedro Pablo Andino García porque este la maltrataba mucho.

El hombre es el padre de la hija menor de Brenda. Cuando Andino cometió el crimen la niña tenía apenas dos años de edad.

Después de ser asesinada, la joven permaneció más de cuatro horas tendida en la acera del mercado de Tipitapa, donde cayó muerta, ya que Medicina Legal tardó en llegar.

También dilató la inspección de los policías, a pesar que el crimen se cometió a pocas cuadras de donde estaba ubicada en ese momento la estación policial.

Según Mayra Carballo, tardaron media hora, por lo que Andino pudo huir tranquilamente y así anduvo huyendo durante 13 años y medio.

Un año después de la muerte de su hija, Carballo comentó que en los últimos meses de vida Brenda se vio obligada a esconderse de Andino García, pues “si no tenían sexo no le daba el dinero para su hija, ella se sentía comprada”.

Por esa razón, la joven de 24 años se había ido a vivir a Masaya, pero el día del crimen había regresado a Tipitapa y se encontraba platicando con una amiga en el mercado de Tipitapa, cuando su expareja la mató.

El Periódico HOY cubrió el crimen de Brenda Ramos en septiembre de 2004. HOY/Reprodución Jader Flores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas