Un sueño hecho realidad

Madre e hijo emprenden negocio de hamburguesas, las que han tenido buena aceptación

María José Martínez Román tiene planes de ampliar su negocio de hamburguesas. HOY/Mynor García

No hay quien no caiga rendido ante una hamburguesa. Grandes y chicos las prefieren. En su pequeño tramo, ubicado en el mercado Jorge Matus Téllez, de la ciudad de Jinotepe, María José Martínez Román las prepara y les da ese toque único que solo sus fiel clientela lo sabe.

Un negocio que esta dama empezó, ante la necesidad de sacar adelante a su único hijo, Cristian Moisés, de 19 años. Ella es madre soltera y para que su hijo pudiera seguir estudiando decidió instalar un pequeño cafetín en el populoso mercado.

Sus inicios

Hace más de tres años empezó el negocio en su casa, en el barrio Pila Grande. Los viernes vendía sopas y los fines de semana preparaba las hamburguesas, pero sentía la necesidad de tener su propio local.

A pesar de la situación sociopolítica y de la desequilibrada economía, no tuvo miedo en invertir y decidió hacer un pequeño préstamo en una financiera para convertirse en su propia jefa.

María, cuando asistía al mercado a hacer sus compras, se soñaba con el espacio que le fue asignado y el 22 de diciembre de 2018 estaba inaugurando el local. A las personas que le ayudaron a gestionar el derecho a piso nuevamente les agradece.

La hamburguesa en el establecimiento de María José cuesta 25 y 30 córdobas. HOY/Mynor García

Su hamburguesería está situada en la plazoleta de la entrada principal del mercado y atiende de lunes a viernes de 7:00 de la mañana a 4:30 de la tarde. También ofrece refrescos naturales, repostería, tajadas con pollo y queso y los viernes vende sopa de queso.

Su hijo Cristian Moisés es quien le ayuda en la cocina y se encarga de andar de tramo en tramo ofreciendo a los demás comerciantes el menú del día.

HOY/Mynor García

Con el apoyo de su hijo Moisés, María José se siente satisfecha. El joven tiene en mente finalizar sus estudios de inglés para luego trabajar en un centro de llamadas y con sus ingresos costearse una carrera universitaria, dado que le gusta la ingeniería.

No se queja

Martínez refiere que con la venta de hamburguesas y refrescos le ha ido bien y con las g anancias adquiridas ha logrado solventar muchas necesidades. Su retoño cursa el tercer nivel de inglés en una universidad de San Marcos y el pago de la mensualidad, cuenta que le sale desahogado.

En su casa vende también refrescos y helados, los que deja hechos antes de trasladarse al mercado, pero en este otro negocio sus familiares están a cargo.

María además cocina para eventos especiales, en festejos de bodas, bautizos y cumpleaños. “Siempre me han gustado los retos y confío en el talento que Dios me dio para cocinar, aunque no haya estudiado para ser chef”, dice.

Cristian Moisés es quien anuncia el menú y hace entrega de las hamburguesas y comidas que elabora su madre. HOY/Mynor García

La concurrencia de clientes y al no haber otro establecimiento de comida rápida en la entrada del mercado, la motivó a instalar su cafetín. “Había una señora que ofrecía solamente tacos y enchiladas, pero no vendía el tipo de producto que yo ofrezco, entonces le eché el ojo al lugar y mi intuición no me ha traicionado”, manifiesta entre risas la marchante. Ampliar el local y contratar a otro trabajador es otro de los proyectos que tiene en mente.

Los precios

La hamburguesa con carne y mortadela en el local de Martínez cuesta 25 córdobas y con carne y queso amarillo 30. Las tajadas con pollo y queso 30 y la mixta 35.

Los refrescos cinco pesos y la sopa acompañada de arroz y bastimento 50. Vender un producto bueno y barato, según la marchante, ha dado buenos resultados.

La jornada laboral de María José inicia entre las 3:00 y 4:00 de la mañana. A esa hora María fríe las tortas de carne, las que luego calienta en un horno de microondas y se dedica también a elaborar y a embolsar las bebidas que ofrece a sus clientes.

...

Notas Relacionadas