Mitos y leyendas sobre la alimentación de nuestras mascotas

Alimentar correctamente a un animal no es ni más ni menos que aprender a observar, estudiar la especie que queremos mantener en cautiverio, investigar, y darles la comida que ellos buscarían

Vacunas para gato y perro

HOY/Archivo

Sin el afán de ofender a nadie, y con todo respeto, créanme que nosotros los hombres debemos ser los animales más ignorantes sobre la faz de la tierra, además de irrespetuosos, porque no nos dignamos a respetar las enseñanzas de nuestra madre naturaleza, instalada en el mundo desde mucho antes que mereciéramos tener nuestra propia etiqueta de especie, y que ha gobernado y administrado a todos los seres vivos de este planeta desde el inicio mismo de la vida sobre el planeta.

Además de que somos sin dudas, la especie más destructora, poluyendo, contaminando, y desapareciendo especies cada día. No sé ni dónde ni cuándo comenzamos a desestimar la naturaleza, sus enseñanzas y sus consejos, y poseedores de una vanidad y una soberbia sin límites, decidimos que sabíamos más y teníamos mejores soluciones.

Lo importante, si es que nos creemos seres inteligentes, es evaluar en todo momento que es lo que un animal haría en la naturaleza para vivir, para alimentarse, para subsistir, y tener esto muy en cuenta, sobre todo a la hora de mantener una mascota en nuestro seno familiar, dado que tenemos que tratarla bien, y sobre todo, mantenerla en condiciones de bienestar animal.

He aquí algunos ejemplos:

Nuestros amigos los perros… la gran mayoría de las personas hoy les dan de comer sus croquetas o concentrados, cuando uno les indica que son carnívoros, que les den carne, la mayoría se sorprende y los que le van a dar, les cocinan sus tucos de carne, con cebollita y chiltoma, vuelta y vuelta, para darles sabor… otros cuestionan porque creen que la carne les va a caer mal, que es muy pesada, pero, ¿acaso no saben que los perros son carnívoros?

Si los perros estuvieran libres, y en muchos países encontramos grandes jaurías libres vagando por las ciudades o el campo, qué creen, ¿que buscarían árboles donde creciera el concentrado? ¿Que las croquetas nacen de la tierra? ¿Se morirían de hambre? No, para nada, porque comerían lo mismo que comen desde hace millones y millones de años… carne… cruda… de las distintas presas que cazarían.

El arroz cocido… ¿creen ustedes que habría perros labradores o campesinos cultivando arroz, almacenándolo, y cocinándolo? Jamás. Siempre les digo a mis clientes, y algunos se ríen y otros no saben como tomarlo, si los perros tuvieran que comer comida cocinada, sabrían llegar a la cocina, prender las hornallas, tomar una paila y cocinarse su almuerzo o cena, y no conozco ningún perro que lo haga.

La famosa “masa” que le dan a chocoyos, zapoyoles, loras y demás. ¿han visto alguna vez una lora machacando granos, haciendo harina y preparando masa para sus hijos?

No, porque ellos no comen eso, ni saben ni precisan hacerlo, comen frutas y granos y algún insecto apetitoso de vez en cuando.

Alimentar correctamente a un animal no es ni más ni menos que aprender a observar, estudiar la especie que queremos mantener en cautiverio, investigar, y darles la comida que ellos buscarían y comerían en la vida libre, en la naturaleza, y que evidentemente es lo que los haría felices y los mantendría en buen estado de salud.

Si los animales no saben cocinar, no tienen por qué comer comida cocinada, ni elaborada. ¡Porque los animales nos importan!

Dr. Enrique Rimbaud, director del Consultorio Animal, presidente de Fundación A.Mar.Te. y doctor en Medicina y Tecnología Veterinarias. Teléfono: 8852-1488

...

Notas Relacionadas