Jonathan Real: el caricaturista que retrata la lucha del pueblo contra el régimen opresor

Jonathan refiere que su dibujo soñado es uno en donde pueda poner la frase “¡Ganamos Nicaragua!”. Está convencido que pronto surgirá la gráfica

Los diseños del caricaturista son aplaudidos y buscados por extranjeros. HOY/Foto: Roberto Fonseca.

HOY

Jonathan Real Ramírez jamás asistió a un curso de dibujo o pintura. Eso sí: creció en un ambiente de creativos. Su madre y su tía siempre han elaborado manualidades y desde niño se familiarizó con los retazos de papel, las líneas, los contornos, los colores y la imaginación.

El primer dibujo que realizó fue un regalo para su madre. Un rectángulo con un sol. Al lado del dibujo escribió un mensaje que decía: “Te amo mamá”. “Lo hice con lápiz de grafito. No lo pinté”, cuenta. Los siguientes acercamientos que tuvo Jonathan con el dibujo ni él puede precisarlos, dibujaba irregularmente, para sí mismo y casi nunca mostraba su talento al público.

Fue hasta que llegó a la universidad, durante “una exposición” que personas ajenas a su familia descubrieron sus habilidades en el dibujo, “no… para nada soy la gran cosa. En el mundo del arte no soy nada, solo un aficionado, no me consideré ni me considero un artista”, expresa con modestia.

A través del dibujo y la pintura logra explayar toda su impotencia ante la realidad de violencia que vive Nicaragua. HOY/Foto: Roberto Fonseca

Resultaba extraño que Jonathan, contando con sus numerosas destrezas, el don de enternecer la realidad y caricaturizarla, fuera estudiante de Economía y que durante su secundaria se formara como contador técnico, “es que nunca tomé el dibujo profesionalmente, fue un pasatiempo”, resalta.

Las circunstancias económicas obligaron a Jonathan a abandonar la carrera universitaria cuando cursaba el cuarto año. Buscó trabajos que le permitieran subsistir. Inició lavando baños de noche en las discotecas y logró grandes puestos. “Estuve siete años en esos trabajos, fue hasta hace poco que decidí dedicarme de lleno al dibujo, vivir de él y para él”.

Una llama

la muerte de Alvarito Conrado le dolió en demasía al caricaturista. HOY/Foto: Roberto Fonseca

En abril 2018 estaba convencido que quería dibujar. Tenía tres años intentándolo. Para entonces ya conocía las bases de su negocio Pam Nicaragua.

“Pam significa pintadas a mano”, explica Jonathan. Su trabajo consistía en resaltar el patriotismo y eternizarlo en camisas, tazas, gorras, zapatos y otros objetos, todo pintado a mano. Pero en los días que estalló la protesta cívica, luego de ver la represión y la violencia que ejercía la Policía Orteguista (PO), tuvo momentos de pasmo e impotencia.

“Yo miré a los ancianos golpeados, luego a los estudiantes defendiéndolos y empecé a dibujar. Fue para un 20 de abril. Dibujé al joven de los charnelazos en la espalda. Lo subí a las redes y se viralizó”.

Mientras más se agravaba la situación en Managua y los departamentos, Jonathan se conmovía al grado que dibujaba y pintaba una pieza cada día. De la mano de la protesta cívica inició la cacería orteguista y los muertos (la mayoría estudiantes), le abrumaron más.

“Fue cuando inicié a crear los homenajes. Lo mío es una crónica de imágenes, en mi block cuento los hechos de cada día. Todos provocaron en mí gran tristeza, pero el suceso que más me impactó fue el asesinato de la familia Velásquez Pavón, ver a los niños (Matías y Daryeli) calcinados. A los minutos de ver la noticia me puse a dibujar con un torozón en la garganta”, manifiesta.

HOY/Foto: Roberto Fonseca

Los homenajes de Jonathan han sido bien recibidos en las redes sociales, el público aplaude su talento y su posición en la lucha, “así me manifiesto yo, con mis colores mis páginas, mi trinchera es el dibujo, quiero que con mis caricaturas quede reflejada parte de la historia de este país que luchó por su libertad, y sí… ya falta poco, todo va a mejorar”.

Un estilo

Jonathan Real Ramírez asegura no poder conceptualizar su estilo. Desconoce si está influenciado por alguna corriente del dibujo o la caricatura, de lo que sí está convencido es que finalmente está claro que nació para dibujar y pintar.

“Yo ahora me dedico solo a dibujar. Luego muestro al público en las redes y así se realizan los pedidos, ya sea de camisa, de gorras, tazas… también sé decorar interiores y últimamente la gente me busca para que les caricaturice, me mandan sus fotos y eso ya tiene un costo. He tenido aceptación por parte de los líderes más fuertes de esta lucha, uno de ellos fue monseñor Silvio Báez, antes de irse me compró diez camisas con su caricatura y me dijo que seguía con buenos ojos mi trabajo, otro que me agradeció fue el papá de Alvarito Conrado”.

HOY/Foto: Roberto Fonseca

Destaca que sus compradores hoy día son más extranjeros que nacionales. “Aquí en Nicaragua la gente tiene miedo de usar una prenda con el rostro de algún personaje de la lucha cívica o la bandera y es comprensible, pero esto acabará y las camisas de Pam Nicaragua serán para cada día”, sonríe.

Confiesa que su dibujo soñado es uno en donde pueda poner la frase “¡Ganamos Nicaragua!”, “estoy convencido que va a surgir una buena gráfica, estamos pendiente con eso”, concluye entusiasmado.

Asediado

La esposa del caricaturista hace algunos meses trabajaba para el Estado. Fue despedida porque sus superiores le dijeron que ya sabían que su compañero fabricaba armas artesanales para los golpistas. Hoy día la pareja trabaja junta en Pam Nicaragua.

Jonathan refiere que en varias ocasiones han llegado individuos a tomar fotografías a su casa.

Si desea contactarlo para realizar sus pedidos llame al: 8586-9209

...

Notas Relacionadas