Carlos Mejía regresará a Nicaragua cuando salga el último reo político

Se marchó al exilio porque su vida corría peligro, un año después el cantautor asegura que este ha sido "duro y lacerante" y también hermoso al abrazar a los asilados que sueñan con una Nicaragua libre

carlos mejía, exilio, Nicaragua, crisis, costa rica, gira, canciones, presos políticos

El cantautor Carlos Mejía Godoy. HOY/Archivo

HOY

Hace más de un año, el cantautor nicaragüense Carlos Mejía tuvo que partir para resguardar su vida de la represión del régimen de Daniel Ortega. El autor de “Nicaragua Nicaragüita” salió del país el 31 de julio del 2018 hacia San José, Costa Rica, días después declaró que solo regresaría a Nicaragua hasta que hubiera condiciones de seguridad.

“El exilio ha sido duro y lacerante, pero al mismo tiempo confieso que me siento privilegiado de compartir estas limitaciones, este dolor, este dolor de patria, esta cabanga con mis hermanos que me encuentro en todas las partes del mundo”, reveló don Carlos.

El cantautor en los meses de abril, mayo y junio del 2018, se dedicó a componer canciones y realizar conciertos por las víctimas de la represión. Ese funesto mes de julio que se dio la llamada Operación Limpieza en la que tomaron parte la Policía Orteguista y los parapolicías, Mejía escribió una carta crítica a Ortega. Un año después, en el marco de la celebración del 40 aniversario de la Revolución, publicó una segunda carta en la cual reflexiona sobre la represión sangrienta y el falso cristianismo del dictador.

“En nombre de ese cristianismo que proclamás incesantemente, te exhorto -una vez más – a que detengás este infierno contra el pueblo que en algún momento creyó en tu capacidad de líder y en tu inteligencia de estadista”, refiere en parte la misiva publicada.

Riesgo regresar

¿Tenés miedo de regresar al país, preocupación?, le preguntamos a Mejía, a lo que respondió: “Me parece imprudencia temeraria regresar en estas circunstancias, sería una locura, un riesgo innecesario”.

Muchos nicaragüenses que han regresado al país han sido capturados acusados y encarcelados.

“He anunciado que voy a regresar cuando salga el último reo de la cárcel, cuando regrese el último exiliado que se encuentre en cualquier parte del mundo, cuando cese la persecución despiadada, cuando pueda regresar monseñor Silvio Báez a su querido país, hasta entonces voy a volver a Nicaragua”, dice Mejía Godoy, ante la inseguridad que aún se vive en el país.

Don Carlos siente que le da más a Nicaragua desde afuera en estos momentos;  porque si regresara a Managua la represión orteguista no lo dejaría cantar. Las marchas han sido prohibidas y los que alzan su voz  son constantemente asediados.

El sueño de Carlos

Carlos Mejía, dijo que todos los días sueña con regresar a Nicaragua, “pero siempre que me despierto asumo este pequeño sacrificio que tengo que estar aquí resistiendo adentro como nuestros hermanos  patriotas y yo no bajo la guardia”.

El exilio también le ha dejado momentos durísimos, pero también satisfactorios. Ha sobrevivido a semanas sin trabajo al no contar con los contratos para los conciertos, algunos de ellos con poca asistencia a causa del clima.

Pero parte del tiempo lo ha aprovechado para ponerse a pintar con más dedicación y obtener un poco de ingreso adicional.

También ha estado trabajando en un libro sobre su música “El verbo se hizo canto”, el cual recoge la historia de sus primeras 30 canciones, fotografías y será ilustrado. Será una edición económica que pueda ser adquirida por todos”, subrayó.

Además continúa trabajando canciones propias del son nica, mazurca o instrumentales, serie que ha llamado “Los carruseles”. Y acaba de terminar una canción sobre el cañón de la región de Somoto.

Del “timbo al tambo”

La primera vez que Mejía Godoy se fue al exilio fue en 1977 al 81, a pesar de los altibajos de algunas presentaciones alcanzó un gran éxito musical en España y otros países. En sus inicios, en Madrid declaró que su canto estaba al servicio del pueblo sufrido de Nicaragua, a como lo es hoy.

Recordó que en sus giras del “timbo al tambo” por otros países como México, Venezuela, Puerto Rico y Suiza estuvo acompañada por el grupo de Los Palacagüinas.

Y  reconoció que no tiene comparación con su actual exilio porque no ha firmado contratos discográficos o show comerciales, sino que en esta nueva etapa de su segundo exilio su realidad es otra: “Es más dura al mismo tiempo más hermosa porque veo en el corazón y rostro de la gente una ansiedad infinita por la libertad que me nutre todos los días”.

Asimismo ha descubierto que platicar con los exiliados le ha nutrido su alma con fe y valor, ya que ellos le han contado sobre su dolor, orgullo y nostalgia por retornar a Nicaragua.  Su hermano el cantautor y pintor Luis Enrique Mejía Godoy, agrega Carlos también camina por este sendero.

Como cantautor con un año en el exilio recordó sus conciertos de solidaridad por la libertad de Nicaragua, por ciudades de España, entre ellas Madrid, Zaragoza, Sevilla y San Sebastián, y el gusto de ver y abrazar a madres y estudiantes nicaragüenses que trabajan en  lo que sea para sacar adelante a su familias.

Al igual contó que en Costa Rica se ha sentido orgulloso de ser recibido en lugares públicos o en  cafeterías por nicaragüenses que tienen un “aura de gente digna y trabajadora” que comparten su amor y extraordinaria amistad. Y que ha tenido el gusto de cantar junto a músicos como Dioniso Cabal, Rubén Blades y jóvenes del grupo del grupo Editus, entre otros.

Anuncia su nueva gira por Europa

En los próximos días el cantautor realizará su segunda gira internacional, esta iniciará en Costa Rica,  seguirá a Panamá y  para septiembre en varias ciudades de España en ocasión de las celebraciones de  las fiestas patrias.

Y compartirá un amplio repertorio incluyendo canciones que promueven, “el amor patrio”, como “Nicaragua mía”, “Viva León jodido”, entre otras; e interpretará canciones de otros cantautores como Erwin Krüger, explica.

Esta gira se extenderá a Francia, Suecia, Escandinavia y Dinamarca. Su idea es que se abran las compuertas de la conciencia y de la solidaridad, para que más personas “sepan lo que está pasando en Nicaragua”.

El artista se declaró “en una permanente batalla por la unidad de todos los nicaragüenses que luchamos por una Nicaragua libre”;  e instó a todos los nicaragüenses incluyendo a los grupos exiliados a debatir en paz, hermandad y sin descalificaciones.

Anunció que próximamente enviará una carta todos los músicos de Nicaragua con su mensaje de paz y tolerancia mutua, porque no es fácil en Nicaragua vivir exclusivamente de la música.

Luego invitó a los músicos unirse en la paz y la convivencia colectiva en el amor a Nicaragua; y aunque no le guste ver a un “hermano defendiendo al gobierno” él no tiene porque juzgarle, sino que lo “juzgue Dios, y allá él con su conciencia”.

Y sobre su posición como artista se identificó como un cantor comprometido con el pueblo de cara a la situación que se vive en Nicaragua de “crimen, persecución y exilio”.

 

 

...

Notas Relacionadas