Eisner Barberena, ve hacia el futuro fuera de las piscinas

El nadador Eisner Barberena participará en los Juegos Panamericanos de Lima, el que podría ser uno de sus últimos torneos internacionales

Eisner Barberena actuará en la natación de los Juegos Panamericanos de Lima 2019, aunque ya piensa en su futuro fuera de las piscinas. HOY/URIEL MOLINA

Eisner Barberena actuará en la natación de los Juegos Panamericanos de Lima 2019, aunque ya piensa en su futuro fuera de las piscinas. HOY/URIEL MOLINA

A Eisner Barberena aún le quedan dos metas por cumplir, una que está a la orilla y otra un poco más lejana: los Juegos Panamericanos de Lima 2019 y los Olímpicos de Tokio 2020. Y serán sus actuaciones en estas dos competencias, o en al menos una de ellas, la que podrían determinar su retiro de la natación aunque en este momento solo tiene 24 años.

Barberena es un joven apasionado por el deporte de las piscinas, pero a la vez es un muchacho realista y consciente que en un país como Nicaragua el futuro de un deportista suele estar alejado de la disciplina que ama.

“Todo depende. Si quiero seguir en la natación debo hacerlo en el exterior, donde puede que estudie algún diplomado o posgrado. Este año y a mediado del próximo serán los claves para decidir”, asegura Barberena, que en 2016 culminó la carrera de Ingeniería Industrial en la Universidad Centroamericana, pero que lleva más de dos años dedicado un 100 por ciento al nado.

Además, este joven atleta también tiene sueños de emprender su propio negocio, quizás un restaurante o una tienda, pero por el momento dice que es “solo un sueño”.

Barberena será uno de los cuatro nicaragüenses que participarán en la natación de los Juegos Panamericanos de Lima 2019, de hecho, al publicarse este articulo, este muchacho está de viaje hacia la capital peruana.

Eisner Barberena empezó a nadar a los cuatro años y ha competir a los nueve HOY/ARCHIVO/Jader Flores
Eisner Barberena empezó a nadar a los cuatro años y ha competir a los nueve HOY/ARCHIVO/Jader Flores

En Lima competirá en los 100 y 200 metros dorso y los 200 combinados, con la mira puesta en mejorar sus marcas personales que a la vez son récords nacionales. En los 100 Barberena tiene 58.95 segundos como marca y en los 200 los 2:11.83 minutos.

En los últimos dos años, Barberena ha probado lo que representa dedicarse al deporte por completo, pues asegura que esto le ha ayudado a mejorar sus marcas, incluso le llevó a ganar cuatro medallas de bronce y una de plata, en los 100 metros dorso, en los Juegos Centroamericanos de Managua 2017.

“Para los Centroamericanos me preparé en Estados Unidos y me fue bien. Cuando voy fuera del país veo la diferencia física y no es mucha, lo que pasa es que los demás países se les apoya más, hay más intercambio con entrenadores de otros países, si en Nicaragua hubieran las mismas condiciones estoy seguro que se lograría representar mejor a nuestra bandera”, confiesa el nadador.

Y es que Barberena, al igual que la inmensa mayoría de los deportistas nicaragüenses, se dedican a sus disciplinas por pasión y un gran sentimientos de nacionalismo.

“Aunque no se gana algo monetariamente, pero fijate que sí, me gusta esa sensación que estoy representando a todos los nicaragüenses”, comenta el muchacho.

Esa sensación la tuvo más presente cuando participó en los Juegos Centroamericanos de Managua 2017, cuando tuvo la oportunidad de ser acompañado por toda su familia y amigos, a quienes les dio una gran alegría con sus preseas, en especial la de plata.

Precisamente, el apoyo de sus padres, Carlos Barberena y Bertha Espinoza, asegura que ha sido clave en su desarrollo deportivo, y no solo por su empuje, sino más bien por dejarlo desarrollarse en la natación de la manera más independiente posible.

Eisner Barberena ha ganado medallas en sus dos participaciones en Juegos Centroamericanos, los de San José 2013 y Managua 2017. HOY/URIEL MOLINA
Eisner Barberena ha ganado medallas en sus dos participaciones en Juegos Centroamericanos, los de San José 2013 y Managua 2017. HOY/URIEL MOLINA

“No tengo padres bien exigentes en el deporte. Es una situación que hace que los atletas dejen el deporte a temprana edad. Yo solo miro la emoción de mi papá, que celebra cuando gana, pero no se molesta si pierdo”, señala.

Ahora, la suerte está echada para Barberena, pero pase lo que pase, asegura que no dejará las piscinas para siempre, quizás después se le vea entrenando niños los sábados o compitiendo en categoría máster en un futuro aún lejano.

Así fue

Eisner Barberena empezó a nadar a los cuatro años como la mayoría de los niños, al ser llevado a clases por sus padres como una herramienta de seguridad.

A los nueve años ganó su primera competencia y pronto quedó segundo en otra, un resultado que le hizo llorar pero a la vez le llenó de la determinación que le han convertido en uno de los mejores nadadores del país.

Ahora suma medallas en Centroamericanos; Centroamericanos y del Caribe; Centroamericano y México, además de récords nacionales, incluyendo ser el único nica que ha bajado del minuto en los 200 metros dorso, resultado que consiguió en el Mundial de Rusia 2015.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas