Zapateros de Jinotepe con pocos rumbos

Si no les llegan “trabajitos”, los zapateros se van a sus casas con las manos vacías

Así de vacío luce el galerón de los zapateros en el mercado Jorge Matus Téllez de Jinotepe. HOY/Mynor García

Ni el inclemente sol que con sus rayos da luz a sus pequeños tramitos ni el sofocante calor los hace tirar la toalla, a pesar de los pocos clientes que los han visitado en los últimos días.

Son las 12:05 del mediodía, es martes y Jean Carlos Mercado, quien tiene como oficio la zapatería, no ha hecho ningún “rumbo”. Eso le preocupa porque significa llegar a su casa con las manos vacías y sin nada de provisión para alimentar a su familia.

Lea también: Perecederos por las nubes en los diferentes mercados

Este hombre, de aproximadamente 50 años, labora en el mercado Jorge Matus Téllez de la ciudad de Jinotepe, en el sector de zapatería, donde llega poca clientela y asegura que se mantiene ahí, por la misma necesidad. Hace aproximadamente dos años vendió zapatos nuevos, pero fracasó en ese negocio.

Jean Carlos Mercado antes vendía zapatos, pero fracasó en ese negocio. HOY/MYNOR GARCÍA

“Aquí muy poca gente viene, porque priorizan la comida, solamente cuando es fin de mes o cuando hay pago es que se arriman. Sobrevivimos de lo poquito que a veces ganamos, pero hay momentos que nos vamos con las manos vacías y eso es duro”, manifiesta.

En un día bueno de trabajo comenta que logra obtener cuatrocientos córdobas de ganancia, pero que regularmente se lleva entre 100 y 150 córdobas a su casa. A veces nada. La tarde era la esperanza de este obrero, para que se diera la visita de al menos un cliente.

Galerones vacíos

Otro que se queja de la poca clientela es Lenín Nicaragua, quien también trabaja en zapatería en este mercado. “Desde las seis de la mañana hasta mediodía, me he ganado veinte córdobas que me regaló uno de mis compañeros de un rumbito que hizo y en el que cobró cien córdobas. No he sacado ni la comida del perrito, que vale 23 córdobas”, dice.

Nicaragua adujo que cuando estaban situados en el centro histórico de la ciudad, hace más de tres años, les iba mejor, “porque la gente que pasaba en carro y motos, nos dejaba los zapatos y aquí los galerones permanecen vacíos”.

Puede leer: Luchando con el tiempo

La esperanza de él es poder ganar este fin de semana, mientras se verá obligado a fiar comida en una pulpería. Desde abril de 2018 que inició la crisis económica, política y social en el país, refiere que a los zapateros les ha ido mal, “porque por lo menos antes nos llevábamos cien y doscientos pesos, ahora nada”.

Ventaja

Don Carlos Mercado se dedica al mismo oficio y también se lamenta.  “Hay días buenos, malos y remalos. Ahorita está palmado, ni gente entra, desde que nos cruzamos aquí hemos mordido el leño”, refiere con rostro de preocupación.

La ventaja de este señor es que también ofrece materiales de zapatería y eso dice que a veces lo defiende, pero que el resto que solamente brinda su mano de obra sufre, porque no tienen otros ingresos.

Don Carlos Mercado, de oficio zapatero, se lamenta de la situación. HOY/Mynor García

“Antes de toda esta bulla, se lograba hacer algo, había un poquito más de movimiento, pero ahora ni para la comida se saca”, expuso Mercado. De cien córdobas que se ganó el martes, cincuenta fueron para su almuerzo, treinta para el abono de una deuda y diez para el pago de impuesto a la Intendencia.

También lea: El mundo electrónico lo atrapó a la edad de 12 años

...

Notas Relacionadas