Daniel Ortega le concede nacionalidad a expresidente salvadoreño acusado de corrupción

También concedió la nacionalidad a la pareja de Funes, Ada Mitchell Guzmán Sigüenza, y a sus hijos Diego Roberto Funes Cañas y Carlos Mauricio Funes Velásco

Mauricio Funes, nacionalidad, Nicaragüense, delitos, acusado, El Salvador

Mauricio Funes expuso que tanto la solicitud de asilo “como la ciudadanía nicaragüense fueron decisiones personales”. HOY / Tomado de la Presidencia de Nicaragua

HOY

Nicaragua otorgó la nacionalidad al expresidente salvadoreño Mauricio Funes, asilado en ese país desde 2016 cuando huyó de El Salvador aduciendo persecución política y luego de ser acusado de corrupción, informó ayer el diario oficial nicaragüense.

El Ministerio de Gobernación resolvió “otorgar la nacionalidad nicaragüense en calidad de nacionalizado al ciudadano Carlos Mauricio Funes Cartagena, originario de la República de El Salvador”, publicó La Gaceta, oficial nicaragüense.

En El Salvador, Funes (2009-2014) afronta cinco pedidos de arresto por estar acusado ante la justicia de varios delitos de corrupción.

 

Nicaragua también concedió la nacionalidad a la pareja de Funes, Ada Mitchell Guzmán Sigüenza, y a sus hijos Diego Roberto Funes Cañas y Carlos Mauricio Funes Velásco.

La publicación señala que Funes y su grupo familiar gozarán “de los derechos y prerrogativas que las leyes le conceden”.

La resolución que concede la nacionalidad a Funes fue refrendada por la ministra de Gobernación, María Amelia Coronel Kinloch.

El presidente salvadoreño, Nayib Bukele, había dicho que en los primeros 100 días de su mandato llevaría a Funes al país para que respondiera por los delitos que se le imputan.

Reacción de Funes

Sin embargo, Funes aseguró ayer en Twitter que esa posibilidad se hace más remota al recibir la nacionalidad nicaragüense.

Mauricio Funes en Twitter también declaró: “La nacionalidad nicaragüense no se pierde con un cambio de gobierno. El cambio de gobierno no forma parte de las causales de pérdida de la ciudadanía. Antes de opinar con tanta certeza hay que conocer la Constitución y las leyes nicaragüenses. Por eso es que ARENA (Alianza Republicana Nacionalista, partido político de El Salvador) está como está”.

“Ni hoy ni en los primeros 100 días de su gobierno (de Bukele) ni en años la extradición será posible”, sostuvo Funes.

En abril pasado, el Juzgado Octavo de Paz de San Salvador ordenó la detención de Funes por el delito de evasión de impuestos al no declarar ingresos por 271,857 dólares en 2014, además de evadir impuestos por 85,157 dólares. Fue el quinto pedido de arresto en su contra.

El expresidente enfrenta otros procesos penales ante la justicia salvadoreña, principalmente por delitos de corrupción, por los que fueron emitidas las otras órdenes de detención.

La primera de ellas se remonta a junio de 2018 por el supuesto desvío de 351 millones de dólares durante su mandato, y la segunda es de noviembre de ese mismo año por otros cargos de corrupción.

Las otras dos órdenes fueron emitidas en enero pasado por delitos de lavado de dinero y revelación de hechos y documentos en perjuicio de la administración pública.

La Corte Suprema de Justicia (CSJ) acordó en marzo pasado solicitar su extradición.

Sin embargo, el gobierno nicaragüense notificó en abril a la justicia salvadoreña que Funes no sería extraditado porque en ese momento gozaba de asilo político.

Funes Cartagena y su hijo Diego Roberto Funes Cañas no solo están exiliados en Nicaragua, sino que también son empleados del Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua, con salarios por encima de la paga promedio que recibe un trabajador del Estado que, según datos del Banco Central de Nicaragua, hasta febrero de este año se situó en 11,761.2 córdobas.  (Con información de Redacción Central)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas