Ex presos políticos caraceños luchan por recuperarse

Tomás Maldonado está adaptándose a la convivencia con su familia, luego de haber permanecido más de 10 meses preso en las celdas de La Modelo.

Tomás Maldonado todos los días lee la Biblia. Depende económicamente de una pequeña pensión que recibe del INSS como lisiado de guerra y de la ayuda de sus hijos y esposa. HOY/Mynor García

Tomás Maldonado está adaptándose a la convivencia con su familia, luego de haber permanecido más de 10 meses preso en las celdas del Sistema Penitenciario Jorge Navarro, conocido como La Modelo.

Cuenta que cuando estaba en la cárcel, le ayudó mucho las oraciones para tener un mayor acercamiento con Dios y le dieron fuerzas para no entrar en depresión.

Puede leer: En Carazo nadie olvida la masacre ejecutada por paramilitares y policías

El asedio de simpatizantes orteguistas por el momento ha finalizado en la casa de Maldonado, un mayor en retiro del Ejército de Nicaragua y exreo político.

A Maldonado se le acusó de cometer actos de terrorismo, crimen organizado, robo agravado, entorpecimiento del servicio público y daño agravado y se le condenó a 32 años de cárcel.

Cuenta que a través de una pequeña ventana diariamente a las 5:00 de la tarde, desde su celda, lograba predicar el evangelio a los demás reos políticos que permanecían encerrados y aislados.
Para olvidar esos malos momentos, sigue leyendo la Biblia y otros libros que hablan de la existencia de Dios.

También le gusta estar al tanto de las noticias, ver películas y estar en contacto con los demás reos políticos, con quienes hizo amistad. Le gusta recibir visitas, pero casi no sale a las calles para evitar discusión con fanáticos orteguistas.

La iglesia de la que estaba a cargo en Diriamba, donde fungía como pastor, dejó de frecuentarla, pero no duda en regresar.

Le retienen el pasaporte

El coronel en retiro del Ejército de Nicaragua y exreo político, Carlos Brenes, vivió una situación parecida. Fue secuestrado y condenado a 32 años de cárcel, por similares delitos y se le decretó libertad por la Ley de Amnistía.

Ahora que está libre, don Carlos retomó los trabajos en el campo, en una finca que posee en Jinotepe.
“Nosotros en la finca nos levantábamos muy de madrugada y nos acostábamos tarde, ahora el horario está trastornado. Existe un trastorno metabólico, como soy diabético, todavía es más complicado adaptarse a la hora de la insulina y a todos los elementos de la vida”, dice.

Don Carlos Brenes se ha dedicado a trabajar la tierra, y sigue a la espera de poder viajar a Costa Rica para realizarse un chequeo médico. HOY/Mynor García

Explica que en la cárcel, todo cambia. “El tratamiento, las dosis, las horas de entrega, de levantarse y de acostarse”. Brenes trata de adaptarse a los horarios y vida que antes llevaba, pero no le ha sido fácil.

Cuando salió de la cárcel lo primero que hizo fue asistir al médico para que le realizaran un chequeo general, pero por problemas en los riñones y extremidades inferiores necesita viajar a Costar Rica para ser valorado por un especialista, sin embargo, las autoridades nacionales le mantienen retenido su pasaporte.

También requiere de atención psicológica.

Brenes sale a caminar a las calles, pero dice que no se siente seguro, porque teme que lo vuelvan a secuestrar y que lo vinculen a un delito común. “Eso le está sucediendo a los estudiantes, a los campesinos y a toda aquella persona o ciudadano que no comulgue con el actual régimen”.

Agregó que los fanáticos orteguistas lo han insultado y que hasta lo han retado hasta los golpes, pero que evita caer en “ese juego”.

El asedio de fanáticos orteguistas a la casa de Brenes se detuvo. Considera que el acto del 19 de julio se puso en evidencia la soledad en que se encuentra Ortega y que se verá obligado a negociar una salida.

El ex preso político Carlos Brenes hizo un llamado a todos los pobladores que están en contra de Daniel Ortega a tener calma y no caer en las provocaciones ya que luego los agitadores terminan retirándose sin mayores dificultades.

Le cambiaron el nombre

Tomás Maldonado estuvo aislado en celdas de máxima seguridad en la planta 1-3 en La Modelo. En un cuartito de un metro ochenta centímetros de ancho y tres metros de largo.

Mientras cuenta el calvario de su encierro, llora de tristeza, se quita los lentes y saca un pañuelo para secarse las lágrimas. Su preocupación en ese entonces era que su familia no sabía de su paradero. En la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) asegura que le cambiaron el nombre y que le pusieron Manuel.

Tomás Maldonado le dio gracias a Dios cuando fue liberado. HOY/Mynor García

Pérez. Él pensó que estando ahí lo iban a asesinar, pero se aferraba más al Creador. “Yo le imploraba al Señor que supieran de mí… y mi familia se da cuenta hasta que me presentan en plaza El Sol como reo común. Ellos me habían visto donde me llevaban en una camioneta y luego me llevaban la comida”, cuenta.

Sufrimientos de Brenes y Maldonado

Carlos Brenes fue detenido a finales de agosto del 2018, cerca de la frontera de Peñas Blancas, que comparte Nicaragua con Costa Rica. Desde ese momento comenzó el calvario para este hombre de Carazo.

Carlos Brenes, al momento de su captura en la frontera de Peñas Blanca. HOY/Archivo

Mientras que Tomás Maldonado al momento de su secuestro fue llevado primero a una casa propiedad de Alba de Nicaragua SA (Albanisa), donde trabajó por un año como jefe de seguridad, luego a la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) y por último al Sistema Penitenciario Nacional Jorge Navarro conocido como La Modelo.

“Ahí en unas oficinas de Albanisa me tuvieron enchachado con los brazos hacia atrás en una silla de comedor y vendado nueve días. La tortura fue psicológica, me acusaban de ser el creador de los tranques… un hombre me amenazó con una pistola, la montó y me decía que me iba a pegar un tiro”, detalló el exmilitar, quien sigue creyendo que la lucha contra la dinastía orteguista sigue siendo espiritual.

“No es una lucha de carne y sangre, esto va a llegar a su fin, porque el Señor tiene el control de todo”, subrayó.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas