Culpable por crimen de productor

El sujeto también atacó a machetazos a la esposa de la víctima

Al mediodía de hoy un juez de Jinotega notificará la sentencia en contra de Luis Humberto Cruz Cruz, quien fue declarado culpable de homicidio y homicidio en grado de frustración en perjuicio del productor Melvin Ramón Pineda Pineda y la esposa de este, Jackeline Araceli Salgado Reyes, respectivamente.

Cruz podría recibir las penas máximas de 15 años de prisión por el homicidio de Pineda y 10 años de prisión por el homicidio frustrado contra Salgado, las cuales fueron solicitadas por la Fiscalía.

En tanto, Jesús González, defensor de Cruz, solicitó la aplicación de la pena mínima de 10 años de prisión por homicidio y dejó a criterio del juez Segundo de Distrito Penal de Juicio en Jinotega, Erick Antonio Carvajal, la condena por el homicidio frustrado.

Según la Fiscalía, Cruz y otro hombre con características físicas de un adolescente, habrían atacado a machetazos a Pineda, de 35 años y su esposa de 27, el pasado 8 de enero en la casa de la pareja en la comunidad El Golfo, al sur de la cabecera municipal de El Cuá.

Le pidieron cena

Cruz y el otro sujeto —todavía prófugo y sin identificar— llegaron a la casa de las víctimas y estuvieron platicando durante aproximadamente 15 minutos sobre trabajos que Pineda pretendía realizar en su propiedad y este pidió a Salgado que les diera de cenar.

En el proceso, la Fiscalía había calificado los hechos como asesinato agravado y asesinato en grado de frustración, sosteniendo que los hombres tenían “planes plenamente distribuidos” y, en el corredor de la casa Cruz tomó un machete en cada mano y atacó a Pineda, hiriéndolo en distintas partes.

Al ver la agresión, Salgado fue a la sala de donde tomó una coba pretendiendo defender a su pareja, pero el desconocido la sujetó y desarmó. Cruz también atacó a la mujer macheteándola en las manos y barbilla, pero ella cayó e intentó ocultarse debajo de un camarote de madera.

Cruz metió el machete por una hendija y provocó varias heridas más a Salgado; mientras que Pineda aprovechó y logró llegar a un cuarto en el que se encerró con el niño, pidiéndole a los agresores que no los mataran y que se llevaran un motor y una lavadora que tenía en la casa.

...

Notas Relacionadas