Síndrome de producción óptima disminuida

En los tiempos modernos, la salud animal clásica tal como la conocemos, de enfermedades clínicas que se desarrollan con mayor o menor gravedad

Sector agropecuario, reforma fiscal, cambios, expica

HOY / Archivo

En los tiempos modernos, la salud animal clásica tal como la conocemos, de enfermedades clínicas que se desarrollan con mayor o menor gravedad, ya sean infecciosas, parasitarias, toximetabólicas, etc., son parte del pasado, nos interesan más que nada los signos clínicos o evidencias de enfermedades subclínicas que se están desarrollando ante nuestros ojos sin poderlo detectar, pero, que nos están afectando, al causar pérdidas económicas de gran envergadura.

Tradicionalmente, esperamos ver u observar diarreas, ojos llorosos, dificultades respiratorias, cojeras o claudicaciones, problemas de piel, inflamaciones de ubre, pero, cuando vemos esto, créanme que hace rato que venimos perdiendo dinero, ¿por qué? Porque la enfermedad tiene un tiempo de instalación en la que es asintomática.

Un ejemplo clásico es la mastitis… todos conocemos la ubre inflamada, roja, indurada, secretando pus por los pezones, que tanto cuesta tratar, aunque no vale la pena, hay que descartarla, y es por eso que realizamos en la finca el test de California, CMT, para detectar mastitis subclínica y que no se nos desarrolle posteriormente una mastitis clínica, ¿por qué? Porque podemos prevenir la mastitis, al ver que nos va aumentando la cantidad de células somáticas en el test, ya sabemos que está desarrollando mastitis y procedemos al tratamiento preventivo.

En la mastitis subclínica no tenemos inflamación evidente, no secreta pus por los pezones, no hay dolor, y sin embargo están proliferando bacterias dentro de la ubre, estamos produciendo menos leche y de menor calidad, por lo tanto, estamos perdiendo dinero. Así pasa en todos los renglones del síndrome de producción óptima disminuida.

¿Cuáles son los signos clínicos y síntomas del síndrome de producción óptima disminuida?

-Disminución en la ganancia de peso diaria. Si estamos por debajo de los 1,000 g de ganancia de peso diaria, estamos en problemas.

-Producción individual. Las vacas producen sin problemas de 20 a 30 litros de leche diario con manejos estándares; si producimos menos, estamos en problemas.

-Tasas, índices o porcentajes de reproducción bajos. Si tenemos un porcentaje inferior al 85% de preñez, estamos mal; si tenemos un parto cada dos años, estamos mal.

-Edad reproductiva: los toros tienen que llegar a su plenitud a los 18 a 24 meses, y las hembras deben llegar a los 3 años preñadas.

-Células somáticas, un indicador de mastitis subclínica. Su presencia nos indica que se está desarrollando dentro de la ubre un proceso inflamatorio grave por el que luego pagaremos las consecuencias perdiendo la vaca productora.

¿Con qué instrumento medimos los signos y síntomas?

-Balanza: tanto para el peso del animal, evaluando ganancia diaria de peso, como para el peso de la leche, individual y colectiva, no es necesario pesar diario, se hace mensual, y se estiman promedios.

-Registros: los registros son esenciales para darnos cuenta de cómo estamos y dónde están los problemas.

-Indicadores: es necesario precisar indicadores para evaluar, como peso al nacer, peso a los 150 días, producción de leche a los 60 días posparto, edad a la preñez, % de no retorno, intervalo interparto, etc.

Dr. Enrique Rimbaud, director del Consultorio Animal, presidente de Fundación A.Mar.Te. y doctor en Medicina y Tecnología Veterinarias. Teléfono: 8852-1488

...

Notas Relacionadas