Liberan a Edwin Altamirano, lo interrogaron unas 15 veces mientras estuvo detenido

“Me estaban acusando de un atentado contra el presidente de la república y lo otro era que supuestamente yo quería atentar contra la vida del secretario político del distrito”, declaró Edwin Altamirano vía telefónica  minutos después de su liberación

Edwin altamirano, detenido, liberado, policía, interrogatorio, atentado, daniel Ortega, chipote

HOY / Cortesía

HOY

A eso de las 10:00 de la mañana de este sábado 20 de julio, el excarcelado Edwin Altamirano fue puesto en libertad después de casi por 40 horas detenido en las celdas de El Chipote nuevo, a donde lo llevaron directamente la noche del jueves cuando fue capturado de manera violenta en su vivienda ubicada en Sabana Grande, Managua.

El tiempo en que Altamirano estuvo detenido fue interrogado al menos unas 15 veces en distintos momentos. Lo investigaban sobre una supuesta planificación de un atentado contra Daniel Ortega. “Me estaban acusando de un atentado contra el presidente de la república y lo otro era que supuestamente yo quería atentar contra la vida del secretario político del distrito”, declaró Edwin Altamirano vía telefónica  minutos después de su liberación.

En el interrogatorio que hicieron al excarcelado le preguntaron sobre su hermano que vive en Costa Rica, las personas que viven con él y otros detalles de su vida privada.

El jueves 18 de julio que llegaron a sacar a Altamirano de su casa, los policías no solo lo montaron a punta de golpes en la camioneta, sino que también maltrataron a sus hijos, de ocho y 10 años. Al igual que al resto de personas que estaban en la vivienda, incluso una vecina, que estaba de visita, recibió golpes y le robaron su celular.

Sin embargo, Altamirano afirmó que una vez puesto en las celdas de Auxilio Judicial no recibió más maltrato. Relató que compartió celda solo con un reo más, un policía, quien le dio de sus alimentos.

Minutos antes de ser liberado, un funcionario de alto mando de la Policía Orteguista volvió a entrevistar a Edwin y las preguntas giraban en torno al mismo tema, la planificación del supuesto atentado. “Yo nada tengo que ver con eso”, repitió Altamirano cuantas veces fue necesario. Posteriormente lo llegaron a dejar a su casa.

Excarcelado

Altamirano fue detenido la primera vez por la Policía en julio de 2018, cuando fue baleado por una agente de la Policía aunque este ya estaba reducido en una patrulla policial, denunció su esposa Reyna Duarte, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en ese momento.

Fue excarcelado el 15 de marzo de este año bajo la medida de convivencia familiar y fue hasta hace 20 días cuando firmó el documento que lo dejaba en total libertad por la Ley de Amnistía.

Cuando lo metieron preso la primera vez Edwin Altamirano perdió su trabajo y el vehículo con el que laboraba en acarreo comercial para la Aduana Aérea, donde también era socio de la cooperativa. “Yo estaba bien, estaba estable, pero perdí todo, todo, hasta mi dignidad, reputación. Me quitaron todo, el derecho a trabajar, el derecho a movilizarme”, expuso.

Cuando fue excarcelado en marzo pasado se vio en la necesidad de generar ingresos para el sustento de su familia. Por ello recurrió a elaborar y vender artesanías azul y blanco: chapas, pulseras y otras bisuterías. Es lo que aprendió a hacer en la cárcel.

Esta segunda vez que lo apresaron, la Policía Orteguista se llevó parte del material de trabajo y algunas artesanías ya elaboradas. Al igual que el dinero que había recogido de las ventas realizadas en las calles y ferias azul y blanco en las que había participado en días anteriores.

“Yo necesito ayuda. Necesito que me ayude la gente. Me tienen contra la espada y la pared, no puedo trabajar. No quieren que trabaje, no quieren que me mueva, entonces cómo le voy a dar de comer a mi familia. No tengo nada”, suplicó llorando Altamirano.

Afirmó que no quiere salir a las calles a vender, teme que otra vez lo vuelva a apresar. “Tengo miedo que me vayan a matar o maten a mi familia”, dijo. Asimismo pidió a las autoridades orteguistas que “me dejen tranquilo, que me dejen en paz”.

Si usted quisiera extenderle algún tipo de ayuda puede comunicarse al número 8148-2111.

 

...

Notas Relacionadas