Policía acribilla a una familia y acción deja un muerto y dos heridos

Sobrevivientes son opositores y aseguran que policías entraron a la vivienda disparando, sin orden de allanamiento, ni captura y sin decir lo que buscaban

La madre de los hermanos atacados. En la casa, un charco de sangre de una de las víctmas del ataque policial. HOY/Cortesía

La madre de los hermanos atacados. En la casa, un charco de sangre de una de las víctmas del ataque policial. HOY/Cortesía

La Policía Orteguista (PO) entró de manera violenta a la casa de Marina López, ubicada en el reparto Guadalupe, León, y sin decir alguna palabra empezaron a disparar, resultando asesinado Bryan Murillo López, de 23 años, y heridos de gravedad su hermano Kenner Murillo López y Javier Feliciano Cortés Castillo, quien es primo político.

Los jóvenes eran autoconvocados y participaron el año pasado en los tranques y las marchas en este departamento, para exigir la salida del régimen Ortega-Murillo.

Mediante un comunicado emitido ayer, la Policía señala a los jóvenes de delincuentes, alegando que tenían antecedentes delictivos por robo con intimidación, violencia, amenazas de muerte y violación de domicilio.

Rechazan “coartada” policial

Agregan que el occiso en compañía de los otros dos parientes, al percatarse de la presencia policial en la casa se abalanzaron sobre ellos con machetes, resultando lesionado un oficial. Por lo que se vieron en la obligación de disparar.

Los hermanos Bryan (Camisa a cuadro) y Kenner Murillo López. El primero será enterrado hoy y el segundo esta en el hospital. HOY/Cortesía
Los hermanos Bryan (Camisa a cuadro) y Kenner Murillo López. El primero será enterrado hoy y el segundo esta en el hospital. HOY/Cortesía

Esta versión es rechazada por la familia de los acribillados. Doña Marina, madre de dos de las víctimas, aseguró que los oficiales llegaron golpeando las puertas a las 4:30 de la mañana, y aunque ella preguntó quiénes eran, jamás recibió una respuesta, sin embargo, decidió abrir, la quitaron y empezaron las balas.

“Mi hijo (fallecido) se corrió para el pasillo porque estaba dormido en la sala y hasta ahí lo siguieron ellos, me lo balearon; salió del otro cuarto Kenner y también le dispararon, igual pasó con el otro (Javier), como perros y ensangrentados los montaron a la patrulla, como si fueran perros”, denunció.

López menciona que ella preguntó a los oficiales qué buscaban en su casa y por qué habían disparado, pero nadie le respondió. “Alumbraban a los cuartos, mi hija menor estaba encerrada y llorando de miedo, todos estamos horrorizados con esta masacre que vinieron a hacer a mi casa, todos (los policías) andaban AK”, aseguró.

Fue una masacre, dijo la madre de los hermanos. Las balas y la sangre que dejó el ataque muestra la violencia con que actuó la Policía. HOY/Cortesía
Fue una masacre, dijo la madre de los hermanos. Las balas y la sangre que dejó el ataque muestra la violencia con que actuó la Policía. HOY/Cortesía

Doña Marina cree que la acción violenta fue represalia de la Policía porque ellos son azul y blanco.
“Mis hijos no son delincuentes, jamás han estado presos y tampoco han sido denunciados por nadie, trabajan, se ganaban la vida en la construcción, o hacían rumbos, el vecindario les puede decir que jamás han tenido problemas con nadie”, puntualiza. Karen Murillo López, hermana del fallecido y de uno de los heridos, aseguró que su hermano (q.e.p.d.) una vez estuvo en la estación por un delito menor.

“Él estuvo un día por un asunto de drogas, pero el mismo día salió, jamás han estado por otro delito, jamás. Todo es inventado”, subraya. Comenta que los policías que llegaron a su casa eran de la Dirección de Operaciones Especiales (DOEP) y que en ningún momento mostraron una orden de captura, como lo aseguran en el comunicado.

Feliciano Cortés Castillo, es primo político de los hermanos también fue herido. HOY/Cortesía
Feliciano Cortés Castillo, es primo político de los hermanos también fue herido. HOY/Cortesía

“La Policía inventa y saca comunicados a su conveniencia, no son serios en lo que hacen, no había necesidad de matar, nadie les sacó machete, no hubo tiempo de nada, mi hermano Kenner hasta desnudo iba, le tuve que tirar una toalla, esto fue un abuso de poder, una verdadera masacre”, manifestó.

Karen contó que su hermano fallecido antes de ayer estuvo celebrando en familia a su hija mayor, que estaba de onomástico. “Nos quedamos con las fotos, jamás olvidaré esta tragedia que nos deja marcados, todo por la ambición del poder”, puntualizó.

Testigo del ataque

Según un testigo del ataque, consultado por Radio Darío de León, los policías llamaron a un superior para decirles que habían cometido un error. “Un oficial de negro llamó y dijo que la había encabado toda: ‘Capitán, la encabé, la cagué, necesito una patrulla’”, señaló el testigo que por seguridad prefirió omitir su identidad. “Después sacó su celular y se empezó a grabar un video donde él hablaba de que lo querían amenazar con machete”, agregó.

Hasta el cierre de esta edición, el hermano sobreviviente y el primo político de la víctima continuaban hospitalizados en el Óscar Danilo Rosales Argüello de León (Heodra).
Kenner se encuentra en estado delicado, mientras que Javier está estable.

Conmovidos por barbarie

Vecinos del reparto Guadalupe, en León, no salían de su asombro debido a la masacre que la Policía llegó a hacer a la casa de Marina López. Muy consternados llegaron a darle el pésame a la familia doliente.

Esta es la casa del fallecido y los dos heridos. Familiares admiten que piensan diferente al gobierno y eso pudo ser la causa. HOY/Perla Gutiérrez
Esta es la casa del fallecido y los dos heridos. Familiares admiten que piensan diferente al gobierno y eso pudo ser la causa. HOY/Perla Gutiérrez

“Son jóvenes que no se metían con nadie, Javier (uno de los heridos) era cristiano, jamás lo ibas a ver metido en problemas, no merecían esta tragedia”, dijo un vecino, que prefirió omitir su nombre. Otro amigo de la familia manifestó que él, junto a los jóvenes víctimas, siempre apoyaron la lucha por liberar a Nicaragua.

“Ese fue el delito, ya no podés pensar diferente porque te llegan a asesinar a tu propia casa”, subrayó. La madre del joven fallecido, Bryan López, teme que Kenner, quien se encuentra en estado delicado en el hospital, pierda la vida.

“Yo tenía dos varones y dos mujeres, me arrebataron uno esos asesinos, si mi muchacho muere no soportaría este dolor, Dios me ayude”, suplicó. López asegura que no pondrá una formal denuncia en la Policía, sino que buscará a los derechos humanos.

“De nada sirve ir a la Policía, si ellos mismos cometieron la masacre, yo buscaré otros medios para que todo mundo se enteré de esta injusticia, de este abuso de poder, no puede seguir pasando este tipo de cosas en Nicaragua, mis hijos no eran delincuentes y me los mataron”, subrayó.

El entierro de Bryan será hoy a las tres de la tarde en el cementerio Guadalupe de la ciudad de León. Una hora antes, los familiares celebrarán una misa. “Dios nos dé la fortaleza, porque el dolor es grande”, dijo la madre entre lágrimas.

Sangre opositora

01 de julio: Jesús Castro Zelaya y Elvin Rodríguez fueron asesinados en Abisinia, en El Cuá, Jinotega, por agentes de la Policía. Ambos estuvieron en tranques opositores.

29 de junio: Ezequiel Matus González fue asesinado en su vivienda en la comunidad Wapí, en El Rama. Fue activista opositor.

27 de junio: Edgard Montenegro y su hijo Yalmar fueron acribillados en Trojes, El Paraíso, Honduras. Eran opositores.

...

Notas Relacionadas