Julio Sánchez sin miedo a quemarse afirma: “Vamos por medallas”

Doce años han pasado de la última medalla de la Selección Nacional de Beisbol en Juegos Panamericanos (Brasil 2007), la cual fue bronce

Julio Sánchez. HOY/ROBERTO FONSECA

Doce años han pasado de la última medalla de la Selección Nacional de Beisbol en Juegos Panamericanos (Brasil 2007), la cual fue bronce. Una medalla que no tuvo tanto brillo por lo accidentado del torneo y que terminó siendo compartida por las intensas lluvias. Ahora, el mánager Julio Sánchez no considera prematuro ni palabras vacías decir: “Vamos por medallas”.

“Los jóvenes como Alegría, Valle, Britton y Jilton han ido madurando y son diferentes. No le tienen miedo a ningún equipo. Estas dos victorias además de orgullo, nos motivan para llegar a Perú, somos optimistas pero con lógica, pero se puede conseguir medallas”, señaló el estratega.

La decisión de Duarte

Hay muchas cosas que se pueden criticar a Julio Sánchez, pero su sinceridad y honestidad para hablar con el periodismo no están en discusión. El estratega se adelantó porque sentía que no podía mentir y estar en silencio: Víctor Duarte está más fuera que adentro, pero curiosamente las declaraciones las dice entre lamentos, y con una cara de decepción, tratando de quebrar el destino y girar la situación con un chasquido de dedos.

“Hay una realidad y él está fuera. No me corresponde pero lo diré, quisiera a 24 Víctor Duarte en mi equipo que jueguen con esa bravura y consistencia, porque me demostró esas cosas. Teníamos que mandar una lista larga de 65 para los Juegos Panamericanos, cuando nos reunimos escogimos a Luis Montealto y Víctor Duarte, después nos pidieron a los 15 días que eran 34, entonces teníamos noticias que Duarte iba a Estados Unidos. Como se iba no se colocó en la lista. Para el futuro esperamos contar con su ayuda. Me gustaría verlo como primer bate del equipo”, concluyó Sánchez.

Britton y Calderón

De los mejores jugadores vistos en la serie destacan Dwight Britton y Jilton Calderón. El costeño mencionó que las razones de su buen rendimiento se debieron a la excelente condición física. “Gracias a Dios me recuperé de las lesiones. También ayuda la competencia sana. Hay un ambiente alegre y salimos a hacer lo que nos encomendaron”.

Por su parte, Calderón es uno de esos casos de estudio. Se hizo notar en la Liga Profesional, Serie del Caribe y contra Cuba, pero en el Campeonato de Primera División todavía no despega con Carazo. “Me han dicho que tal vez es una fatiga, algo así como cansancio. Venía de jugar una Liga Profesional, luego la Serie del Caribe y no descansé el tiempo suficiente. Este es un trabajo en que se necesita descansar y creo que eso me afectó, nunca bajé la cabeza. Mi familia y compañeros me han ayudado”, indicó Calderón.

...

Notas Relacionadas