Taxista denuncia violación en el nuevo Chipote

Preso esteliano es victima en su misma celda y con aparente complicidad de carceleros. Llama a familiares del joven a buscar ayuda

Walter Javier Aburto Sánchez, de 51 años y de oficio taxista, fue detenido por agentes de la Policía cuando volvía de guardar su unidad en un parqueo de Masaya. A la derecha muestra su espalda donde aún tiene las huellas de los golpes que recibió al ser detenido. HOY/Cortesía

Walter Javier Aburto Sánchez, de 51 años y de oficio taxista, fue detenido por agentes de la Policía cuando volvía de guardar su unidad en un parqueo de Masaya. A la derecha muestra su espalda donde aún tiene las huellas de los golpes que recibió al ser detenido. HOY/Cortesía

Seis días en manos de la Policía fueron suficientes para que Walter Javier Aburto Sánchez, de 51 años, un taxista originario de Masaya, viviera el horror de la represión.

Él fue salvajemente golpeado por los uniformados, lanzado a una celda de Masaya y enviado después a las oficinas de Auxilio Judicial, más conocidas como el nuevo Chipote.

Aburto Sánchez dice que es un hombre de palabra. “Allá en el Chipote no me maltrataron”, dijo. Las agresiones que asegura sufrió y cuyas huellas todavía están en su espalda, brazos y piernas, las vivió en las preventivas de Masaya. No obstante en el Chipote vivió algo que ayer denunció: “Se cometen violaciones en ese lugar”, dijo.

Lea también:Amnistía no para los secuestros y abusos policiales

El taxista relata junto a su abogada Yonarqui Martínez lo que vivió en los días de ilegal detención. HOY/Cortesía
El taxista relata junto a su abogada Yonarqui Martínez lo que vivió en los días de ilegal detención. HOY/Cortesía

El taxista, a quien la Policía detuvo bajo la sospecha de haber tirado bombas artesanales, contó que al ser llevado a una celda junto con un joven que lo acompañaba de nombre Johny, encontraron dentro a un tipo con tatuajes y otro joven del que solo pudo saber que es esteliano.

Descubrió que el muchacho esteliano es víctima de violaciones frecuentes de parte del tipo de los tatuajes, con aparente complicidad de los carceleros. “A mí me llevaron a interrogarme y al volver encontré a Johny que temblaba, me dijo que ese tipo tatuado con aspecto de malandrín lo amenazó, le dijo que lo violaría como ha hecho con el otro muchacho”, relató.

“Yo le advertí que si lo tocaba se metía en problemas conmigo porque era mi sobrino. Así se detuvo, pero ese otro muchacho sufre”, contó.

Golpes primero, luego preguntas

El taxista Walter Javier Aburto Sánchez fue liberado el miércoles por la noche, tras ser secuestrado por policías, junto con un joven que lo acompañaba la madrugada del viernes 05 de julio reciente.

Aburto Sánchez, igual que decenas de nicaragüenses que han pasado por lo mismo desde la represión desatada por el gobierno contra sus opositores, no supo el motivo de su traslado a una celda policial hasta que estaba en ella.

Después de los golpes que recibió, vino un interrogatorio sobre bombas artesanales y detonaciones de las que según dijo no tenía la más mínima idea.

Pese a la insistencia de los voceros del gobierno en decir de que en el país hay normalidad, la Policía secuestra, golpea e inventa casos contra personas opuestas al gobierno. HOY/Cortesía
Pese a la insistencia de los voceros del gobierno en decir de que en el país hay normalidad, la Policía secuestra, golpea e inventa casos contra personas opuestas al gobierno. HOY/Cortesía

Eran las dos de la madrugada, cuando volvía de guardar su taxi, en el barrio San Juan de Masaya y de pronto se vio rodeado de policías con pertrechos de guerra, como se mueven los agentes en esa ciudad y sin mediar palabras los montaron en una patrulla.

Lea también:Acusan al autoconvocado que regresó del exilio y fue secuestrado

“Fue golpeado desde el momento de su captura en Masaya. Lo desnudaron y lo agarraron a patadas y culatazos todo el cuerpo y así sin ropa fue trasladado a Managua donde lo siguieron golpeando”, detalló su abogada Yonarqui Martínez.

La abogada interpuso un recurso de exhibición personal por detención ilegal ante el Tribunal de Apelación, circunscripción oriental y la Sala Penal otorgó como juez ejecutor a Roberto Altamirano, el 9 de julio, pero fue hasta el 10 de julio por la noche que lo liberaron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas