¡Llegó el café y el pan!

Jorge Ariel Hernández, un hombre que madruga para ganarse la vida

Jorge Ariel Hernández Delgado, lleva 12 años de vender café, leche y pan en el mercado de Diriamba. HOY/MYNOR GARCÍA.

A las 3:00 de la madrugada, antes que canten los gallos, don Jorge Ariel Hernández Delgado, de 50 años, busca cómo salir de su casa en el barrio La Cruz de San Pedro, porque a las 4:00 el café y la leche ya tienen que estar preparados.

Ya es parte de su rutina levantarse diariamente de madrugada y recorrer alrededor de veinte cuadras a pie para llegar a su trabajo, en el mercado La Mascota, de Diriamba, lo que para Jorge Ariel no es ningún sacrificio.

Una hora después, sale a vender el producto a diferentes puntos del mercado y a la bahía de buses que viajan a los departamentos de Masaya y Managua.

“A mí no me da pena nada, si me dicen que vaya a barrer las calles y que me van a pagar voy, porque me gusta el trabajo, gracias a Dios no tengo complejo”, dice en su tramo de ropa usada, su otro negocio. Jorge Ariel Hernández, vendedor de café y pan

Ventas han bajado

A diario elabora nueve litros de café y la misma cantidad de leche, a veces hasta más cuando hay bastante demanda de clientes. El pan simple y dulce que ofrece lo compra un día antes a las panaderías del municipio.

Don Jorge a diario prepara nueve litros de café y la misma cantidad de leche, a veces un poco más cuando hay bastante demanda de clientes. HOY/Mynor García

La mayoría de sus clientes son los mismos comerciantes y cargadores de productos varios. También la gente que sale temprano a sus trabajos.
Por el momento asegura que las ventas han estado malas y lo asocia a la situación que enfrenta el país y a la competencia, dado que en el mercado en las madrugadas se ve a más personas ofrecer el mismo producto.

Vendió verduras

Antes de vender café, leche y pan, Hernández vendía verduras, pero detalla que le fue mal, porque el producto mucho se le descomponía. También laboró en zonas francas, donde mejoró sus conocimientos en la confección de ropa para damas y caballeros, dado que el oficio lo había aprendido antes en talleres particulares.

La idea de vender pan, café y leche en termos surgió de los mismos marchantes y clientes que visitaban el tramo que alquilaba con su pareja la señora Esther Guevara Romero, quien ahora cuenta con un establecimiento de comida casera.

El negocio del café y pan le genera alrededor de seiscientos córdobas diarios en ganancia y eso le ha permitido comprarse un tramo, donde se dedica también a vender ropa usada en el costado norte del mercado.

Su cónyuge con el negocio del comedor le ayuda en los gastos del hogar, pago de deudas y en la manutención de sus dos hijas.

Su jornada laboral finaliza a las 8:00 de la noche.

El domingo 14 de julio en la iglesia apostólica Cristo Vive piensa contraer matrimonio con doña Esther y el 21 ambos serán bautizados.

Sorbito mañanero

El vaso de café don Jorge lo ofrece en cinco córdobas y el de leche en diez córdobas, mixto cuesta ocho córdobas.

A las 7:00 a.m. don Jorge vende casi todo el producto, pero hace una segunda y tercera tanda a las 10:00 a.m. y 4:00 p.m. HOY/Mynor García

La pieza de pan la da en cinco córdobas, pero hay otras que cuestan más por su variedad y tamaño.

...

Notas Relacionadas